La consolidación de servicios de la deuda

Consolidadores de deuda cristiana son los servicios financieros que prestan servicios básicos de consolidación de deuda a sus clientes, junto con el asesoramiento y la asistencia de presupuestos que se entiende a aplicar los principios bíblicos para el proceso de la administración del dinero. Muchas de las estrategias de reducción de la deuda van a hacer cosas malas a su calificación crediticia, pero la consolidación de la deuda sólo consigue que sus tasas de interés se reduzcan al tiempo que hace que las facturas sean más fáciles de pagar. Es una opción muy poderosa, siempre y cuando sus facturas sean pagadas a tiempo. ¿Cómo funciona la consolidación de deudas? Con la consolidación de deudas, usted combina todas sus deudas elegibles (por ejemplo, sus tarjetas de crédito o sus facturas médicas) en un monto de préstamo. La deuda se paga con el préstamo, y usted solo tiene que pagar un único monto de préstamo. Si decide que la consolidación de deudas es adecuada para usted, tenga presente lo siguiente: La consolidación de deudas no es una eliminación de sus deudas. Usted estará reestructurando sus deudas, no eliminándolas. Considere el costo total del préstamo. Antes de que puedas proceder con el entendimiento de la consolidación fiscal, es importante saber que cada deuda tributaria que acumules con el IRS, es un saldo que se asigna a un año específico. La deuda de cada año genera sus propias multas e intereses (lo que significa que el IRS no consolida toda tu deuda a medida que se acumula a lo ... El concepto de cómo la consolidación de deuda afecta la solvencia crediticia de un individuo es complejo. A corto plazo, dependiendo del método de consolidación, puede llegar a ser perjudicial. Esto ocurre sobre todo si la consolidación de deuda implica un regateo con los acreedores para acordar un pago de un monto único inferior al de la ... La Consolidación de deudas es un programa que combina todas tus deudas en un pago mensual que será más bajo en comparación con los pagos mensuales que estas pagando en este momento. Hay dos maneras de consolidar tus deudas. La primera es servicios de consejería de crédito, y la segunda es la negociación de deudas. Consolidación de deudas: es la unificación de las deudas –con una o varias instituciones financieras–, las cuales generalmente deben estar al día. OJO: no todas las instituciones consolidan deudas externas (es decir con otros bancos o financieras), algunas sólo consolidan las deudas que tengás con ellos. Cuando un prestatario participa en la consolidación de deuda, el individuo tendrá un solo pago, lo que la solidaridad permite a la persona para gestionar con eficacia sus obligaciones de pago, varios préstamos o líneas de crédito va a perpetuar, el riesgo de que a finales de los pagos, que a su vez, produce mayores tasas de interés y multas. En estos caso, te recomiendo ver el vídeo de cómo pagar las deudas con el método bola de nieve. Como ves, buscar la comodidad no es una buena razón, para tomar un crédito de consolidación de tus deudas, porque esta solución solo duerme tu conciencia. Lo que necesitas no es una solución que te conforme, si no una que si funcione.

Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común y el PSOE hemos llegado a un acuerdo en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que responde a la necesidad de paliar las consecuencias del Covid-19. [Pablo Echenique]

2020.06.25 10:00 Subversivo-Maldito Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común y el PSOE hemos llegado a un acuerdo en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que responde a la necesidad de paliar las consecuencias del Covid-19. [Pablo Echenique]

Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común y el PSOE hemos llegado a un acuerdo en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que responde a la necesidad de paliar las consecuencias del Covid-19. El acuerdo está en línea con:
- Las directrices de los diferentes Consejos europeos.
- El acuerdo programático entre PSOE y Unidas Podemos , así como, con el resto de acuerdos de investidura.
- La Mesa de Diálogo entre patronal, sindicatos y agentes sociales.
---
Entre las medidas que figuran en el acuerdo, desde Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, destacamos las siguientes:
- Asegurar la financiación de las políticas públicas dirigidas a garantizar los derechos sociales, acercándonos a una inversión educativa y sanitaria que converja con la media europea.
- Reforzar el sistema de garantía de ingresos mediante el desarrollo del Reglamento del Ingreso Mínimo Vital, con especial atención a las situaciones de vulnerabilidad cuya cobertura debe garantizarse en todo caso, así como un diseño del mecanismo de estímulo al empleo para asegurar la eficacia de este ingreso en su función de inserción social.
- Orientar, en el marco del diálogo social, las políticas de empleo a la eliminación de la brecha de género en el empleo y la ocupación y, en consecuencia, la brecha salarial.
- Se promoverá un pacto social y político por la racionalización de los horarios, que incluya una Ley de usos del tiempo y racionalización de los horarios, que permite reorganizar completamente los tiempos de trabajo, ocio y cuidados. Se debe, asimismo, desarrollar una legislación del trabajo corresponsable, que incluya la reforma del régimen de trabajo a tiempo parcial.
- Estudiar la posibilidad de extender la duración de, entre otras medidas para paliar los efectos de la Covid, las moratorias de desahucios, la imposibilidad de corte de suministros y el apoyo al pago de deudas relacionadas con la vivienda, para evitar impagos y desahucios que podrían dejar a muchas personas y familias en situaciones de extrema vulnerabilidad.
- Impulsar medidas contra el racismo y la xenofobia, con especial incidencia en los delitos de odio, atendiendo a las recientes recomendaciones de Naciones Unidas, que instan a los gobiernos a adoptar nuevos planes de acción para abordar la ola de racismo y xenofobia provocada por la covid 19.
- Estudiar medidas para contener las subidas abusivas de alquiler con carácter temporal, excepcionalmente, y en zonas urbanas de mercado tensionado.
- Elaborar un Plan Estatal para la Rehabilitación de Viviendas. Dicho Plan, que tendrá una duración de cuatro años, tendrá como objetivo la rehabilitación de viviendas para la eficiencia energética, la reducción de la factura de la luz y la accesibilidad, así como actuaciones de regeneración y renovación urbana y rural.
- Impulsar la actuación y la coordinación de todas las administraciones en el marco de sus competencias para asegurar el cumplimiento de las obligaciones institucionales frente a la violencia contra las mujeres
- Impulsar la consolidación de la respuesta institucional para la protección de los derechos de las personas LGTBI
- Evaluar la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia con el fin de detectar posibles mejoras en su funcionamiento y una mayor eficiencia en el impulso de la autonomía personal, con especial atención al sistema de cuidados y a la atención en las residencias.
- Incremento de los recursos púbicos dedicados a la educación y las becas. Fortalecer la educación pública como columna vertebral de nuestro sistema educativo incrementando la inversión de forma coordinada con las Comunidades Autónomas en el marco de la Conferencia Sectorial.
- Universalización del acceso a la Educación Infantil 0-3 en condiciones de equidad.
- Elaboración, en el marco de diálogo social y con perspectiva de género, una propuesta legal sobre el teletrabajo, que recoja entre sus previsiones el reconocimiento de nuevos derechos, como el derecho a la desconexión, a la formación continua y a la organización del tiempo de trabajo de la persona trabajadora con garantía para el empresario.
- Completar la digitalización del territorio, de banda ancha y móvil, y promover un despliegue territorialmente inclusivo de las infraestructuras y servicios 5G.
- Reducir la brecha fiscal con Europa. Nuestro país tiene unos ingresos fiscales sobre PIB más de siete puntos por debajo de la media de la Zona Euro. Esto supone decenas de miles de millones de euros cada año que no se pueden invertir en fortalecer nuestro estado del bienestar o nuestro modelo productivo. Para reconstruir social y económicamente nuestro país, es indispensable reducir esta brecha.
- Avanzar en la seguridad jurídica, certidumbre y progresividad de nuestro sistema fiscal, de manera que permita mejorar la capacidad de recaudación en términos de justicia fiscal y capacidad de pago de los contribuyentes (tanto para personas físicas como jurídicas), con el fin de que aporten más quienes más tienen para que reciban más quienes más lo necesitan.
- Estudiar en el marco jurídico vigente la posibilidad (a) de permitir a entidades locales saneadas y con bajo nivel de deuda el uso de parte de su superávit o remanente de tesorería en la aplicación de medidas concretas, (b) de destinar además a los ayuntamientos una parte de los fondos europeos.
- Lograr un Pacto por la Ciencia y la Innovación para incrementar la inversión total en I+D+I hasta la media de la Unión Europea en porcentaje del PIB estabilizado al final de la legislatura.
- Aumento de las partidas destinadas a proyectos de investigación, especialmente en las líneas estratégicas del plan de reconstrucción del país.
- Apostar por la cultura como un sector estratégico en el modelo productivo y el modelo social.
- Reforzar con carácter urgente a la Atención Primaria para asumir funciones de vigilancia y epidemiología de campo frente al COVID-19. La Atención Primaria precisa una inyección rápida e inteligente de recursos humanos y también tecnológicos.
- Organizar una red nacional de depósitos de reserva de material sanitario estratégico (materiales de protección, EPIs, mascarillas, sustancias desinfectantes, instalaciones de camas de UCIs, respiradores automáticos, etc.), distribuido por el territorio, en coordinación con las CCAA para prevenir su caducidad, incorporando su utilización y reposición al funcionamiento regular de los servicios sanitarios.
- Priorizar la compra a fabricantes españoles y coordinar la creación de esta reserva con el impulso público al levantamiento de la capacidad industrial local que nos permita fabricar estos materiales a alto ritmo en situaciones de emergencia.
- Aumentar los recursos destinados al Sistema Nacional de Salud. Con carácter general, aumento del total de la inversión pública en sanidad hasta alcanzar al menos la media europea en porcentaje del PIB estabilizado al final de la legislatura. Todo el incremento se destinará a sanidad pública de gestión directa.
https://www.facebook.com/pablo.echenique/posts/2707519366191830
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2017.11.30 18:00 AreaParticipacionRM Domumento 2 Camina Podemos: La Región de Murcia ante el debate del cambio constitucional y el reconocimiento de un Estado plurinacional y federal"

La Región de Murcia ante el debate del cambio constitucional y el reconocimiento de un Estado plurinacional y federal MAQUETADO Y DISPONIBLE PARA DESCARGAR DESDE AQUÍ
  1. Podemos Región de Murcia rechaza la ofensiva política lanzada por el Partido Popular (y Ciudadanos) contra el Estado de Las Autonomías con una pretensión apenas disimulada de recentralización estatal. Por el contrario, reconocemos que el autogobierno conseguido por la Región de Murcia en estas cuatro décadas ha posibilitado acercar a la ciudadanía las instituciones políticas y generar dinámicas de regionalización de todos los ámbitos de la vida social. Consideramos, sin embargo, que ha llegado el momento de una profundización del autogobierno en un sentido federal para hacer frente a los nuevos desafíos planteados por la crisis económica, social y política que se abrió en 2008.
  2. La principal deficiencia del Estado de las Autonomías, que ha perjudicado a las regiones periféricas como la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, es la ausencia de un espacio de representación institucional de las regiones y nacionalidades con competencias efectivas en las materias que les afectan en tanto que estructuras políticas, culturales y territoriales autónomas. El Senado no ha cumplido con esa función y por tanto el desafío político pendiente consiste en construir una institucionalidad para la representación territorial del país, acorde con las aspiraciones de descentralización democrática de los pueblos de España y que posibilite la resolución de los graves problemas de financiación, respeto cultural y desarrollo competencial de las regiones. La creación en 2004 de la Conferencia de Presidentes de CCAA y Ciudades Autónomas en 2004 expresa, implícitamente, la imposibilidad de abordar los problemas territoriales de España desde el Senado y tampoco ha servido de mucho.
    En ausencia de una institucionalidad de representación territorial lo que ha funcionado son las negociaciones bilaterales entre el gobierno autonómico y el central lo cual ha conducido a una lógica de diferenciación entre, por un lado, regiones ganadoras, conforme a su mayor capacidad de negociación política, y por otro, regiones perdedoras, dado su menor peso político. La Región de Murcia ha sido una región perdedora como lo muestra su pésima infrafinanciación, el déficit de infraestructuras, los problemas del agua, etc.
    Podemos Región de Murcia apuesta por la construcción de una institucionalidad que posibilite la representación territorial de las diferentes regiones y naciones de España y que supere definitivamente el modelo de negociación bilateral que conduce a una profundización de las desigualdades entre regiones ganadoras y perdedoras.
  3. La Región de Murcia continúa siendo una región periférica, esto es, una región de bajos salarios y elevada pobreza con una realidad productiva de bajo valor añadido y productividad, que además acumula importantes agravios respecto a otros territorios en materia de infraestructuras y servicios públicos. La Región de Murcia es una de las regiones más perjudicadas por el modelo de financiación autonómica del Estado español, el cual es injusto, genera agravios comparativos fuertes y, por tanto, incumple el principio de solidaridad. La Región de Murcia ha sido marginada en las inversiones territorializadas del Estado de manera sistemática. El Estado no ha garantizado la financiación por la vía del Fondo de suficiencia global de todas las competencias que se han ido transfiriendo al gobierno autonómico, habiéndose acumulado una «deuda histórica» en la medida en que este fondo no ha funcionado correctamente.
    La salida a la crisis territorial que vive España debe pasar necesariamente, en el caso de la Región de Murcia, por el reconocimiento y resolución de la deuda histórica acumulada que asciende según el Consejo Económico-Social entre 1400 y 2200 millones en los últimos diez años.
  4. El modelo de financiación autonómica del Estado español hace agua por todos lados, siendo la Región de Murcia una de las autonomías más perjudicadas.
    Se trata de un sistema de financiación inestable como consecuencia de sus peculiaridades políticas e institucionales propias del Estado español. Por un lado, los distintos gobiernos centrales no han sido capaces de renunciar a los beneficios electorales que puede obtener mediante la negociación política de las características del modelo de financiación. Por otro lado, existen tres factores institucionales que incentivan la renegociación continua del sistema: 1) las asimetrías entre el sistema de financiación Foral (País Vasco y Navarra) y el de Régimen Común (mucho más favorables al primero, que genera agravios a las Comunidades Autónomas más ricas, las cuales podrían obtener más ingresos con un sistema parecido al Régimen Foral); 2) la excesiva dependencia de las transferencias del gobierno central (la poca autonomía fiscal que tradicionalmente ha existido en el sistema de financiación autonómico), la cual hace que la principal estrategia de los gobiernos autonómicos para aumentar sus ingresos sea presionar para obtener más transferencias del gobierno central (y no tanto aumentar la corresponsabilidad fiscal) y 3) la progresiva transformación del Estado Autonómico (nuevas transferencias a los gobiernos autonómicos) que ha tenido como consecuencia que se haya consolidado la naturaleza "abierta" del sistema.
    No es un sistema justo ni solidario, y ha sido utilizado como un instrumento al servicio de la reproducción de sus intereses políticos. Lejos de actualizar el modelo que caducó en el 2013, han aprobado un Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que lo que hace es endeudar aún más a las comunidades más endeudadas. La Deuda pública de la CARM en el segundo semestre de 2017 ha crecido en 379 millones de euros y ya está situadaa esa fecha en la escalofriante cifra de 8681 millones de euros.
    En definitiva, el modelo de financiación ha generado enormes agravios comparativos entre comunidades por el reparto injusto que realiza el Estado central, se ha acumulado una deuda histórica descomunal por gestionar mal el traspaso de competencias de los servicios públicos fundamentales y hay un desfase de 2 años entre el momento que el Estado central recauda los impuestos procedentes de la Comunidad Autónoma y el momento en que los cede, lo que provoca un serio desequilibrio financiero entre ingresos y gastos.
  5. Podemos Región de Murcia valora positivamente el reconocimiento de la diversidad plurinacional de España y considera que no es incompatible el funcionamiento “confederal” de las nacionalidades históricas (mediante cupos y hacienda propia) con una solución de las desigualdades territoriales entre los territorios. Para ello, se requiere de una configuración del Estado de carácter federal que se plantee como objetivo una coordinación entre las regiones federadas en un sentido de simetría y equidad que evite el dumping fiscal.
    La imagen de la realidad española no puede limitarse a los trazos gruesos dibujados por los neocentralistas actuales por un lado y a los independentistas por otro. Todo nuevo pacto político que acompañe una reforma constitucional ha de apuntar a una reestructuración de la complejidad del Estado Español que tenga la miras puestas en cómo conjuntar mejor la diversidad política y cultural de los territorios regiones y naciones de España.
    La doble crisis social y territorial, que padece el país, ha puesto de manifiesto que el Estado español necesita llevar a cabo una reforma para avanzar en un marco institucional que favorezca la integración territorial y social de sus regionales y naciones, que debe avanzar en los siguientes aspectos:
.* Tribunal constitucional: Es necesario resolver los procesos de elección de sus miembros e impedir que se conviertan en mera representación de los intereses partidistas que replican los criterios de proporcionalidad de los apoyos parlamentarios. Sin olvidar, abrir la posibilidad de avanzar hacia un poder judicial federalizado.
.* Incorporación de las CC.AA a las relaciones intergubenamentales: Institucionalizar de manera efectiva foros como la Conferencia de Presidentes, a la que se podría otorgar un carácter consultivo periódico, podría mejorar la articulación del Estado autonómico. Ello requiere la concreción de una cultura federal, una auténtica cultura de la colaboración intergubernamental
.* Constitucionalización de las reglas básicas de financiación autonómica: La constitucionalización del principio de ordinalidad como restricción sería una solución en conjunto de solidaridad y autonomía.
.* Reflejo constitucional de la plurinacionalidad del Estado: avanzar hacia una estructura federal del Estado a fin de que sea apto para un sociedad multinacional, en el que se reconozca explícitamente la multiplicidad de naciones que encierra en su seno.
.6. Podemos Región de Murcia defiende los siguientes principios sociales básicos de articulación territorial del Estado:
Garantizar los Servicios Públicos Fundamentales por encima de todo, lo que implica el inmediato abandono de la mal llamada “consolidación fiscal” (que ha provocado un deterioro en los recursos disponibles). El Estado en su conjunto debe garantizar esos Servicios Públicos Fundamentales a los que consideramos necesario incluir las prestaciones por dependencia. Para ello hay que reforzar el Fondo de Garantía de Financiación de los Servicios Públicos Fundamentales.
La nivelación entre los recursos de los distintos territorios se consigue respetando el principio de ordinalidad (al mantener el orden tras transferencias) y el de solidaridad (al garantizar la financiación basada en las unidades de necesidad). Proponemos ampliar el Fondo de Convergencia Interterritorial, y dotar a la inversión de los P.G.E. unos criterios específicos que permitan territorializarla y fomentar la convergencia regional.
Fomentar una mayor autonomía para así conseguir una mejor gestión basada en un modelo federal y plurinacional. Mediante la reforma del sistema de cuenta (para que sea mucho más rápido) y la eliminación del FLA. Avanzando progresivamente en una agencia federal de la administración tributaria.
Gobiernos, territorios, regiones y naciones han de colaborar en mantener la “unidad en la diversidad, que el sistema federal pone en juego. Federalismo es más autogobierno pero también más gobierno compartido social y colaborativo.
.7. Podemos Región de Murcia considera que el Estado puede asumir la convivencia de dos sistemas de financiación autonómica, concierto y reparto, siempre que la financiación normativa por habitante a competencias homogéneas sea la misma en todos los territorios y previa atenuación en función de factores de nivelación territorial que garanticen la solidaridad entre los territorios.
Para hacerlos compatibles debe acometerse una reforma “político-institucional” que dote al Consejo de Política Fiscal y Financiera, al Senado o a un órgano de nueva creación en que los los acuerdos entre Comunidades Autónomas adopten los acuerdos relativos a financiación y normativa sobre tributos de forma colegiada. Los ingresos de las principales figuras tributarias los seguiría realizando el Estado pero se coordinarían las capacidades normativas autonómicas (sobre tributos propios y cedidos) a fin de evitar prácticas de dumping fiscal.
Los principios que deben regir la financiación que la Región necesita (no olvidemos que la nuestra es la segunda Comunidad Autónoma peor financiada) son los siguientes:
-Máxima territorialización de los tributos, utilizando los tributos indirectos estatales como base para establecer los fondos de Nivelación territorial. -Nivelación de la financiación por habitante. -Armonización de las normas tributarias autonómicas en materia de tributos propios y cedidos. 
.8. Podemos Región de Murcia considera que dentro del nuevo modelo de España plurinacional, se reconozca la problemática específica del campo murciano relacionada con el agua. La crisis hídrica que vive nuestra tierra es solo el epílogo del tema-sociedad que ha marcado nuestra construcción identitaria en las dos últimas décadas. Por ello hemos de resolver esta encrucijada del modelo productivo agrícola murciano, lo cual debe ser una prioridad indiscutible ahora que el PP de Tejerina y Rajoy han decidido definitivamente romper el discurso tradicional trasvasista del agua de la derecha murciana. Además, poder mostrar un modelo sostenible y garantista para el campo murciano supone, al mismo tiempo, ejercer un liderazgo político para toda la vertiente mediterránea española, huérfana de propuestas políticas consistentes que permitan compatibilizar empleo, ecología y solidaridad en un contexto de agudización de la sequía y de cambio climático.
En un contexto de cambio climático, la fuerte sequía tanto hidrológica como meteorológica no puede interpretarse como algo puntual. Es por ello que se hace necesario cambiar el patrón de intervención de las políticas de gestión de aguas y planificación hidrológica diseñando mecanismos, no solo técnicos, sino también de carácter institucional con el objetivo de alcanzar una gobernanza adecuada del agua y de la sequía a escala de Demarcación, especialmente en las de las zonas semi-áridas como la del Segura.
Resulta imprescindible abordar los cambios legislativos e institucionales oportunos que hagan posible la participación efectiva de todas las administraciones y usuarios del agua en la planificación de las aguas y en la gestión de la sequía. Por este motivo, de forma complementaria, pero de manera más ambiciosa al papel que desempeñan los organismos de cuenca, apostamos por la correcta implementación de un organismo ya previsto en la DMA, el Comité de Autoridades Competentes (CAC), que incluya entre sus funciones la gestión de la sequía de manera prioritaria.
Desde Podemos Región de Murcia exigimos su correcta implementación del CAC, dotándole de capacidad de decisión sobre planificación y gestión de la sequía, teniendo en cuenta que la propia Ley de Aguas y la DMA ya les atribuye la función de garantizar la adecuada cooperación en la aplicación de las normas de protección de las aguas.
Precisamente por su propia funcionalidad este órgano resulta más pertinente que nunca al estar configurado como órgano de cooperación en todo lo relativo a la protección de las aguas, ya que podrá incorporar en su seno a todas las escalas de la Administración Pública y de las diferentes políticas sectoriales de competencia autonómica como la agraria, la ambiental y la hídrica. Entendiéndose también integrada en este órgano la Administración Local en cuánto a su responsabilidad sobre abastecimiento y saneamiento a poblaciones.
A nivel de planificación Podemos Región de Murcia el uso y aplicación de los Planes Especiales de Sequía en la Cuenca del Segura (PES) que, una vez revisados para adaptarlos a la DMA y corregidas las deficiencias detectadas por la Comisión, conforman el mejor instrumento para hacer frente a la difícil situación que vive la Región de Murcia. Del mismo modo, apostamos por aplicar los planes de emergencia en situaciones de sequía para los municipios de más de 20.000 habitantes, ambos prácticamente olvidados por el gobierno del PP durante más de una década.
.9. Podemos Región de Murcia considera que dentro del nuevo modelo de España plurinacional, se reconozca la problemática específica del campo murciano relacionada con el agua. La crisis hídrica que vive nuestra tierra es solo el epílogo del tema-sociedad que ha marcado nuestra construcción identitaria en las dos últimas décadas. Por ello hemos de resolver esta encrucijada del modelo productivo agrícola murciano, lo cual debe ser una prioridad indiscutible ahora que el PP de Tejerina y Rajoy han decidido definitivamente romper el discurso tradicional trasvasista del agua de la derecha murciana. Además, poder mostrar un modelo sostenible y garantista para el campo murciano supone, al mismo tiempo, ejercer un liderazgo político para toda la vertiente mediterránea española, huérfana de propuestas políticas consistentes que permitan compatibilizar empleo, ecología y solidaridad en un contexto de agudización de la sequía y de cambio climático.
.10. Una España plurinacional y diversa no solo debe buscar la cohesión entre regiones sino también la cohesión entre las realidades urbanas y rurales. La España rural encuentra en nuestra Región uno de sus tradicionales asentamientos, debiendo resolver las situaciones de éxodo territorial y despoblamiento que la azotan. Mantener unos pueblos vivos no pasa por grandes proyectos de infraestructuras y sí por encontrar una posibilidad de desarrollo sostenible en todos estos enclaves que los hagan atractivos para la población joven, superando el déficit de servicios públicos y representatividad. Fijar población y evitar desequilibrios intraterritoriales nos acerca al objetivo de un país más justo y diverso.
submitted by AreaParticipacionRM to PlazaRegionMurcia [link] [comments]


2016.11.17 12:13 EDUARDOMOLINA El relato fallido de la austeridad expansiva. Lo importante es lograr conciliar crecimiento económico, ajuste fiscal y equidad en el esfuerzo. Los ingresos en España, a cierre de 2015, se situaban en el 38,2% del PIB frente al 46,6% del área euro, los gastos representan el 43,3% y el 48,6%.

http://ctxt.es/es/20161109/Politica/9462/fiscalidad-austeridad-presupuestos-crisis-deuda.htm
El relato de la austeridad expansiva, inspirado desde Harvard por los italianos Alberto Alesina y Silvia Ardagna, se articuló en torno a la tesis de que todo ajuste fiscal es más eficiente vía gastos (reduciéndolos) que vía ingresos (incrementándolos). Esta tesis estaba secundada por un corolario de dudosa consistencia académica, según el cual una contracción del gasto social serviría de estímulo a la actividad económica y el empleo.
La austeridad fiscal y la devaluación salarial iban a favorecer el retorno de la confianza, condición necesaria para que un país como España pudiese acudir con normalidad a los mercados financieros. Con familias, empresas y administraciones públicas sobreendeudadas, la prioridad al inicio de la crisis era facilitar el desapalancamiento para, en un segundo momento, reactivar el consumo y la inversión.
El relato puede parecer exitoso desde la perspectiva de 2016, en la medida en que el crecimiento y el empleo se han recuperado con más intensidad de lo que inicialmente cabía esperar. Sin embargo, cuando se analizan los fundamentos del actual ciclo económico y se repara en el incumplimiento reiterado de los objetivos de déficit público, son pocas las evidencias de los efectos expansivos de la austeridad y muchos los daños colaterales que ahora debemos atajar.
La confianza ha vuelto a los mercados y la deuda pública española se financia en condiciones excepcionalmente favorables (el tipo de interés medio de la deuda ha pasado del 4,1% en 2007 al 2,8% en la actualidad, a pesar de la tormenta financiera de 2012). Pero no es el ajuste fiscal de las administraciones públicas lo que ha calmado a los inversores y ha permitido una reducción de tipos, sino la intervención del Banco Central Europeo en los mercados de deuda. De hecho, el riesgo idiosincrático derivado de la incertidumbre política en España apenas ha cotizado.
La austeridad fiscal y la devaluación salarial iban a favorecer el retorno de la confianza, condición necesaria para que un país como España pudiese acudir con normalidad a los mercados financieros 
Es cierto que la economía española viene creando más de 500.000 empleos netos anuales, un desempeño excepcional, pero lo hace con unas tasas de temporalidad y de parcialidad involuntarias que son insólitas en el entorno internacional.
La devaluación interna se ha hecho casi exclusivamente a costa del factor trabajo (los dividendos han seguido creciendo a pesar de la crisis), en especial de la remuneración de los nuevos entrantes al mercado laboral, deprimiendo los salarios más bajos. Esto ha contribuido a descuadrar las cuentas de la Seguridad Social y ha deteriorado la distribución de la renta nacional de manera sobresaliente. Hemos dejado por el camino una factura sin pagar, en forma de exclusión social y pobreza infantil, que afecta de manera particular a los dos deciles de hogares con menor renta.
Además, la devaluación interna no ha supuesto una mejora significativa de los indicadores de productividad (no hacemos las cosas mejor, sino que somos menos los trabajadores que las hacemos), por lo que existe el riesgo de perder en el medio plazo la competitividad-precio ganada con el esfuerzo de estos años.
Los vientos favorables que han alimentado el crecimiento reciente no siempre van a soplar con la misma intensidad (efecto rebote tras la recesión, abaratamiento de los tipos de interés, depreciación del euro, caída del precio del petróleo, inestabilidad geopolítica en algunos de los principales competidores del sector turístico) y, desde luego, poco o nada tienen que ver con decisiones políticas de índole doméstica.
Lo que sí es cierto en el relato de la austeridad expansiva es el empeño puesto, por convencimiento propio y a instancias de los principales organismos internacionales, en articular el ajuste fiscal de las administraciones públicas por la vía exclusiva del gasto. El Programa de Estabilidad del Gobierno es claro en este sentido: “La estrategia fiscal en términos de ingresos y gastos para el conjunto de las administraciones públicas consiste en mantener la ratio de ingresos sobre PIB en torno a 38% del PIB y la ratio de gasto decreciente en 5 puntos de PIB, desde 43,5% de 2014 a 38,4% del PIB en 2018.”
La devaluación interna se ha hecho casi exclusivamente a costa del factor trabajo, en especial de la remuneración de los nuevos entrantes al mercado laboral, deprimiendo los salarios más bajos
Sucede que los ingresos de las administraciones públicas españolas, a cierre de 2015, se situaban en el 38,2% del PIB frente al 46,6% en el promedio del área euro, mientras que los gastos representan el 43,3% en España y el 48,6% en el área euro. No hemos conseguido detener la hemorragia de las finanzas públicas (el déficit primario cerró 2015 en el 2% del PIB y la ratio de deuda apenas se ha estabilizado en torno al 100% del PIB), pero nos hemos autoimpuesto una limitación adicional cuyo fundamento es esencialmente ideológico: congelar nuestros ingresos en un nivel 8,4 puntos de PIB inferior al promedio del área euro.
El cenit de esta estrategia fiscal llegó el pasado año, con una reforma que no abordó los males de nuestro sistema impositivo (baja capacidad recaudatoria, pese a tipos marginales similares o incluso superiores a las principales economías de nuestro entorno, y equidad insuficiente) y se quedó en una mera rebaja de impuestos cuyas consecuencias siguen sufriendo las arcas públicas. Al relato de la austeridad expansiva añadimos la creencia ciega en la curva de Laffer, con tan buen acierto que mientras la economía española crece a un ritmo extraordinario del 3,2% interanual, la recaudación del Estado acumulada hasta septiembre cae el 1,3%.
Conciliar crecimiento económico, ajuste fiscal y equidad en el esfuerzo.- Conviene recordar que la Comisión Europea propuso el pasado mes de julio una senda de ajuste fiscal para España en la que modificó de manera sustancial los objetivos de déficit público. La meta de 2016 se relajó desde el 2,8% del PIB al 4,6%, y la de 2017 lo hizo desde el 1,4% al 3,1%. Se prorrogó hasta 2018 el plazo para que España abandone el brazo correctivo del Protocolo de Déficit Excesivo, en una decisión que debe mucho al empeño personal de Moscovici. En la misma resolución se descartó la opción de sancionar a España por incumplimiento reiterado de sus compromisos en materia fiscal, como habría sido preceptivo.
Dadas las estimaciones de crecimiento e inflación, un ajuste de 0,5 puntos de PIB en 2017 equivale a unos 5.700 millones de euros, mientras que 0,7 puntos representan unos 8.000 millones aproximadamente
El Plan Presupuestario 2017 enviado a Bruselas a mediados de octubre estima que el ciclo económico puede permitir una consolidación del déficit público de un punto de PIB por lo que, partiendo del 4,6% con el que supuestamente cerraremos el presente ejercicio, quedaría pendiente un ajuste estructural de 0,5 puntos de PIB hasta alcanzar el 3,1% comprometido para el año que viene. Sin embargo, según se infiere de las previsiones de otoño de la Comisión, el ajuste estructural necesario podría ser de 0,7 puntos. Dadas las estimaciones de crecimiento e inflación, un ajuste de 0,5 puntos de PIB en 2017 equivale a unos 5.700 millones de euros, mientras que 0,7 puntos representan unos 8.000 millones aproximadamente.
Así las cosas, existen dos cuestiones sobre las que habrá que decidir en las próximas fechas. La urgente es definir la cuantía del ajuste estructural y detallar cómo se va a afrontar en los Presupuestos Generales del Estado 2017. Pero la cuestión verdaderamente importante es la misma que al inicio de la crisis: cómo conciliar crecimiento económico, ajuste fiscal y equidad en el esfuerzo.
Por eso no deberíamos perdernos en el mercadeo de apoyos parlamentarios a cambio de tal o cual incremento o reducción de gastos. Empecemos a pensar en una reforma integral que ataje definitivamente los males de nuestro sistema impositivo. Modifiquemos la actual estrategia fiscal, presupuestando un incremento gradual de los ingresos públicos que abarque toda la legislatura. Y asumamos, contribuyentes y decisores, que comprometerse a subir o bajar impuestos de manera incondicional, argumentando que una cosa o la otra es de izquierdas o de derechas, es un propósito carente de fundamento económico. La fiscalidad en sí misma no es un fin, sino una herramienta al servicio del bienestar común.
Autor
Daniel Fuentes Castro

Doctor en Economía por la Université Paris Ouest - Nanterre. He pasado por las universidades de Vigo, Zaragoza y Paris III; también OCDE y Banco de Francia.

CTXT. Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias.
¿Quieres suscribirte por solo 6 euros al mes? Pincha aquí
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.10.18 09:58 EDUARDOMOLINA Stuart Medina: El PSOE perdido en su dilema.Ecofin de 9 de mayo de 2011: "España y Portugal serán observados y vigilados" decía la hierática y agria canciller alemana Merkel, quien conseguía imponer el dogma alemán sobre toda Europa, exigiendo recortes.

http://www.infolibre.es/noticias/luces_rojas/2016/10/31/el_psoe_perdido_dilema_56123_1121.html
"El 19 de junio de 1989, el Gobierno de Felipe González incorporó la peseta al mecanismo de cambios del Sistema Monetario Europeo (SME) con la "banda ancha" que permitía una fluctuación del 6% en torno al tipo central. Ese momento fue calificado por el ministro de Economía, Carlos Solchaga, como "una de las más trascendentes que ha tomado el Gobierno" (El País, 1989). Sin duda lo fue. Es posible que los socialistas todavía no sean conscientes de las consecuencias que tendría esa decisión para el país y para su propio partido.
Hay que reconocerles a los dirigentes europeos una extraordinaria obcecación en imponerse regímenes monetarios disfuncionales. El hecho de que determinados países necesitasen mayores márgenes de fluctuación debió alertar a los dirigentes europeos acerca de la futilidad de fijar los tipos de cambio e ilustrarlos acerca de la utilidad de los tipos de cambio fluctuantes. Los intentos anteriores de crear un sistema de tipos de cambio fijos habían fracasado debido a que imponían ajustes asimétricos. El dominio comercial de la industria alemana generaba déficits en la balanza de pagos de las naciones menos competitivas como Francia, Italia, Reino Unido o España. Los desequilibrios de la balanza de pagos presionaban a la baja las cotizaciones de las divisas de los países deficitarios obligando a intervenciones de sus respectivos bancos centrales para sostenerlas mediante subidas de tipos de interés y ventas de reservas. Si bien los tratados comprometían al Bundesbank, el banco central alemán, en el sostenimiento de los tipos de cambio la realidad es que su colaboración fue siempre reticente. Esta cooperación habría exigido que Alemania bajase sus tipos de interés para reducir el atractivo en los mercados del marco. Los economistas alemanes del Bundesbank siempre temieron que bajar los tipos de interés y vender marcos para comprar las divisas de sus socios comerciales podría dar lugar a tensiones inflacionistas. La fobia a la inflación se impuso al cumplimiento de sus obligaciones y frecuentemente Alemania dejó que el peso del ajuste recayera sobre sus socios de la CEE.
El SME sufriría una profunda crisis en 1992 poco tiempo después de la reunificación alemana y del ingreso de España. Helmut Kohl había decidido cambiar todos los marcos de la antigua República Democrática Alemana por marcos de la República Federal aplicando un tipo de cambio de uno a uno, muy alejado de la cotización de mercado donde el precio del marco oriental valía una cuarta parte. El Bundesbank decidió subir los tipos de interés para contener los efectos potencialmente inflacionistas de tal medida. Esta decisión generó una crisis monetaria en toda Europa pues los demás países se vieron obligados a aumentar sus tipos de interés para evitar la salida de depósitos hacia Alemania. En Suecia el banco central tuvo que fijar el tipo de intervención para operaciones a un día en el 500%. Este escritor, a la sazón empleado de una empresa sueca, recuerda llamadas de pánico desde la casa matriz reclamando todos los saldos en cuentas bancarias de la filial española. Para contener las presiones especulativas, en agosto de 1993 los países europeos decidieron ampliar estas bandas de fluctuación hasta el 15%.
Ese año España se vio obligada a realizar hasta cinco devaluaciones pese a lo cual aguantó el tirón y continuó en el SME. Sin embargo las medidas de ajuste requeridas para defender la permanencia de España en el SME llevaron la tasa de desempleo hasta cerca del 23% superando el anterior record durante la crisis producida la subida de los precios del petróleo entre los años 70 y 80. Quizás si España no se hubiese comprometido a mantener un tipo de cambio artificial el gobierno hubiese podido aplicar un programa presupuestario anticíclico. Lejos de plantear un programa de este tipo el gobierno de González implantó medidas de contención del gasto social. En abril de 1992 un Real Decreto recortaba las prestaciones del paro, tanto en su cuantía como en su duración, al tiempo que endurecía las condiciones para acceder al seguro de desempleo. Esta disposición, conocida como el decretazo y rechazada unánimemente por los sindicatos, que convocaron una huelga general en mayo de 1992, fue el primer paso del fin de la política socialdemócrata puesta en marcha en 1989, entre otras cosas, porque el gobierno debía reducir drásticamente el déficit público para tratar de cumplir las condiciones del Programa de Convergencia de la Unión Europea (Marín Arce, 2000). Estas políticas provocaron la definitiva derrota electoral de los socialistas de Felipe González en 1996 al que sucedió José María Aznar. A diferencia del Reino Unido que resolvió no volver a participar en un experimento europeo, España, Portugal e Italia –los futuros PIGS– no escarmentaron y siguieron con obstinación el camino de la unión monetaria.
Rebobinemos la cinta hasta el año 2010. Tras negar en 2008 la crisis económica –seguramente para evitar el coste político de reconocerla en plena campaña electoral–, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero acometió un plan de expansión que inyectó más de 12.000 millones de euros en la economía a través del Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo, más conocido como Plan E. Muchos la criticaron por considerarlo extravagante pero el punto de vista de este autor es que esa política fue correcta y, si acaso, pecó de tímida. El plan se destinó a inversiones en los ayuntamientos, actuaciones de Investigación y Desarrollo, fomento de las energías renovables, actuaciones medioambientales, rehabilitación de edificios públicos, rehabilitación de viviendas y atención a la dependencia, entre otros programas. Pese a haber sido injustamente criticado, el plan dio resultados con una leve recuperación en 2010 tras la fortísima caída de la actividad económica del año anterior. Quizás algunos programas se estructuraron con excesiva premura y por tanto no tuvieron el impacto deseable, pero era lo mejor que se podía hacer desde un gobierno presupuestariamente constreñido ante una caída espectacular de la actividad económica. Probablemente España habría salido de la depresión en 2011 si el Plan E hubiese tenido continuidad pero la crisis griega y la reacción "austérica” lo abortaron prematuramente.
Poco después de ganar las elecciones de octubre de 2009 el desventurado nuevo primer ministro griego, George Papandreou, confesaba a sus pares europeos que el gobierno conservador que le había precedido mintió a la Unión Europea acerca de la verdadera magnitud del déficit griego. Anunció una estimación corregida del déficit que alcanzaría el 12,5% del PIB, un escándalo para los sacrosantos objetivos del Tratado de Maastricht. La escalada de la prima de riesgo sirvió de excusa para satisfacer los insensatos instintos de austeridad de ese nefasto cuarteto integrado por Merkel, Barroso, Sarkozy y Trichet. Las instituciones europeas impusieron en mayo de 2010 el giro a las políticas de “consolidación fiscal”.
En la reunión del Ecofin de 9 de mayo de 2011 la ministra de Hacienda española, Elena Salgado, llamó a Zapatero para decirle que habían llegado a un punto intermedio entre el recorte que exigía Alemania y el que pretendía realizar España: 5.000 millones para 2010 y 10.000 para 2011. En total el 1,5 por ciento de PIB. "España y Portugal serán observados y vigilados" (Guindal, 2012) decía la hierática y agria canciller alemana Merkel, quien por fin conseguía imponer el dogma alemán sobre toda Europa. En agosto, mientras se disparaba en los mercados la prima de riesgo, Jean Claude Trichet mandaba su carta-chantaje exigiendo una serie de reformas de tenor neoliberal como condición para comprar deuda pública española. Tal carta imponía un conjunto de reformas legales que constituían un mandato claro sobre la legislación que debían aprobar las Cortes Españolas y una extralimitación de las competencias del Banco Central Europeo.
Quizás la reacción más acertada para España habría sido abandonar el euro en ese mismo momento y recuperar la libertad para continuar la política presupuestaria expansiva imposible de aplicar dentro del rígido corsé del Tratado de Maastricht y del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Pero los socialistas españoles jamás habrían tomado una decisión semejante porque antes que defensores de la clase trabajadora son europeístas. En el epílogo de su obra, ZP exime de responsabilidades a los que impulsaron el Tratado de Maastricht:
"Pero debo dejar claro que considero injusto cualquier intento de responsabilizar de los males actuales a quienes concibieron y aprobaron el Tratado de Maastricht. Sería injusto, primero porque, a pesar de los 'defectos de fabricación' de la moneda común, el euro es un proyecto que, sin duda, merece la pena. El euro es Europa y Europa es más importante que cualquier crisis económica, por dura que ésta sea. Y, segundo, porque es políticamente indecoroso que los gobernantes miren hacia atrás en un tiempo de dificultades graves. (…)Algo ha fallado en el modelo del euro. Algo muy serio. El euro impulsó su prosperidad y su crecimiento, pero sin bases sólidas. Pero la UE y el euro son proyectos irrenunciables, y más aún en la era de la globalización" (Rodríguez Zapatero, 2013).
En definitiva, aquí Rodríguez Zapatero nos da la clave del pensamiento de muchos políticos devotos del europeísmo: el proyecto europeo es tan importante que todo lo demás está a su servicio. No está el euro al servicio de los europeos; somos los europeos los sacrificados en el altar del magno designio.
Poco después la tasa de desempleo volvía a dispararse y la economía española volvía a la recesión. En noviembre de 2011 el PSOE perdía estrepitosamente las elecciones y entraba en una profunda decadencia de la que quizás nunca se recupere. Es probable que el empeño de los socialistas por cumplir ante todo con sus responsabilidades europeas, dejando al Estado español inerme para proteger a los más débiles ante cada crisis económica, haya sido la tumba del partido más antiguo de España."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.10.05 21:00 RaulMarti SOCIALDEMOCRACIA:CAMBIAR O MORIR(1a. parte)

(ALEJANDRO TORRUS..Publico.es: 04.10.2016 21:29 )
La socialdemocracia europea se muestra incapaz de crear un nuevo discurso que aglutine nuevas mayorías que hagan frente a los problemas de la sociedad occidental del siglo XXI.
El reto es construir una alternativa transformadora del proyecto europeo
MADRID.- La profecía se ha cumplido: la socialdemocracia ha muerto o, al menos, sus heridas son tan profundas que sólo un tratamiento profundo, y traumático, puede hacer salir a la enferma de la UCI.
Y no se trata, exclusivamente, de una muerte en España.
La muerte es global, como el capital, como el flujo financiero, la desregulación, la privatización de los servicios públicos, la reducción de impuestos, y como ese cúmulo de intereses que la socialdemocracia lleva desde los años 80 empeñada en no combatir a costa de distanciarse de sus bases, de sus votantes y acercándose a la derecha liberal.
Desde 1950 hasta la actualidad, los partidos socialdemócratas de Europa Occidental han perdido, por término medio, doce puntos de apoyo electoral, según un análisis del profesor Ignacio Sánchez Cuenca.
La gran pérdida se produce a partir de los años 70, con la crisis del petróleo y la ruptura del sistema de Bretton Woods y el inicio de la libertad de movimiento del capital.
El proceso de descomposición, sin embargo, se ha acentuado en el siglo XXI, sobretodo, con el inicio de la crisis de la deuda allá por 2008. La socialdemocracia parece incapaz de llevar la igualdad y la redistribución que le hizo funcionar tras la II Guerra Mundial.
En España, el momento más evidente de este desmoronamiento de la socialdemocracia fue la reforma del artículo 135 de la Constitución por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
Pero no fue más que la culminación de un proceso que comenzó muchos años atrás.
Como cuando se aprobó un mercado único europeo excluyendo unauna armonización fiscal o cuando se permitió una unión económica y monetaria y no una unión política.
Zapatero y Rajoy.- EFE
"Los partidos socialdemócratas no han sido capaces de formular una alternativa seria y eso les está pasando factura.
Dicen que les gustaría tener una unión fiscal, un mayor control sobre las políticas económicas de la UE, otro tipo de Banco Central Europeo... pero son los partidos socialdemócratas los que han construido esta Europa.
Ellos han apoyado las políticas de consolidación fiscal, por ejemplo. Y ahora no pueden impugnar todo el sistema institucional que ellos han ayudado a crear", explica a Público Ignacio Sánchez Cuenca, director del Instituto Carlos III-Juan March de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid y Profesor de Ciencia Política en la misma universidad.
El diseño institucional de la UE y el impulso a las políticas neoliberales, dictadas por Berlín y la Comisión Europea e incuestionables bajo la amenaza de sanciones, ha agravado la desigualdad y el paro impidiendo cualquier política alternativa a la austeridad y ha acentuado aún más el descrédito de los votantes hacia los partidos socialdemócratas.
Los socialistas europeos están sufriendo un guion muy similar en Europa, tal y como apunta el economista David Lizoain en un artículo publicado en la web Social Europe.
"En primer lugar, se hace una campaña electoral basada en un estímulo a la demanda y/o al fin de la austeridad.
En segundo lugar, en caso de ganar se descubre de repente la existencia de una serie de limitaciones que hacen que sea difícil llevar a cabo el programa inicial.
En tercer lugar, se gana tiempo durante varios años antes de una capitulación, que se materializa a veces en el nombramiento de un gobierno tecnocrático.
Finalmente, se espera una derrota electoral contundente a manos de unos votantes frustrados", escribe Lizoain, que concluye señalando que Hollande ha perdido su oportunidad de relanzar unnuevo tipo de mayoría progresista en Europa y ahora "está camino de crear una situación donde el electorado progresista se tendrá que movilizar detrás de Sarkozy para frenar a Marine Le Pen" en el "fracaso total" del socialismo.
¿Plantar cara a la troika?
El primer gran cambio en Europa de mutación de la izquierda socialdemócrata lo protagonizó Toni Blair con el Nuevo Laborismo y la tercera vía. La experiencia, sin embargo, supuso una pesada losa para las laborista que no han levantado cabeza desde entonces.
De hecho, tras varios fracasos, los laboristas han escogido a Jeremy Corbyn, que propugna una vuelta a los orígenes y la lucha contra la austeridad europea, que ha provocado el aumento de la afiliación en el partido y también el rechazo de gran parte de la cúpula laborista.
Un ejemplo más se vivió durante la grave crisis griega. Prácticamente ningún partido socialdemócrata apoyó a Syriza para plantar cara a la Troika y a las políticas del BCE.
Es más, el exministro de Finanzas de Francia, gobernada por el socialista Hollande, última gran victoria de los socialistas europeos, viajó a Atenas para poner palos en las ruedas al Ejecutivo griego y exigir "responsabilidad fiscal y reformas estructurales adicionales".
Corbyn
"Además de la división ideológica entre conservadores y socialdemócratas también hay una división entre países acreedores y deudores y esto es lo que ha pasado en Grecia.
Lo que se busca en Atenas es que Grecia pague sus deudas.
No hay solidaridad de partidos de izquierdas. El SPD alemán, por ejemplo, mantiene nominalmente el discurso de solidaridad, pero no existe tal solidaridad", prosigue Sánchez Cuenca.
La caída de la socialdemocracia, por tanto, no es sólo una realidad en los países del sur de Europa, como España y Grecia.
También en el centro y en el norte de Europa se observa el estancamiento de las fuerzas progresistas socialdemócratas.
Así el SPÖ de Austria ha pasado del 51% del voto en 1979 al 27% actual; el SPD alemán, que llegó a concentrar un 46% del voto en 1972, tiene un 26% de apoyo; y el SAP de Suecia tenía el 50% de los sufragios en 1968 y ahora solo cuenta con el 31% de los apoyos, siempre con los datos ofrecidos por el profesor Ignacio Sánchez Cuenca. En el caso del PSOE ha caído del 43,9% en el año 2008 al 22% de 2015; y en Grecia del 43,9 del PASOK en 2009 al 7% de 2015.
CONTINUARA (¿Quien recoge los restos de los electorados socialistas)
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2016.06.28 17:43 EDUARDOMOLINA El voto en los barrios obreros. Voto polarizado entre los barrios más golpeados por la crisis. El PSOE pierde su influencia y la falta de una alternativa anticapitalista divide a la clase trabajadora entre Podemos y el Partido Popular.

Por Marta Clar
http://www.izquierdadiario.es/El-voto-en-los-barrios-obreros?id_rubrique=2653
"Este 26J nos deja como resultado una clase obrera polarizada electoralmente. El Partido Socialista pierde su influencia sobre sus bastiones históricos en Cataluña, concretamente el llamado "cordon rojo" vuelve a teñirse de morado, haciendo evidente la consolidación de En Comú Podem, ha diferencia del flojo impacto de la fórmula Catalunya Si Que Es Pot. Sin embargo, al mismo tiempo, el Partido Popular vuelve a cobrar fuerza entre los barrios más precarizados de Madrid, Valencia y Sevilla.
En el distrito de Nou Barris de Barcelona, uno de los más golpeados por la crisis, con un elevado porcentaje de población inmigrante y la renta familiar más baja de la ciudad, en Comú Podem se ha situado como la fuerza ganadora con un porcentaje prácticamente idéntico al de las elecciones del 20D, con un 30% de los votos, arrebatándole el primer lugar al PSOE. Esta similitud con las anteriores elecciones, se repite en el Hopistalet de Llobregat, donde la coalición morada ha confirmado su primera posición con una escasa diferencia de casi tres mil votos respecto al PSOE.
La situación en Hospitalet es alarmante. Una ciudad donde la crisis hace estragos, donde más de 15.000 personas están en situación de emergencia social y necesitan recurrir a ayudas para cubrir las necesidades alimentarias básicas, y más de 3.000 familias se encuentran con necesidad de alquiler social, mientras la ciudad cuenta con alrededor de 1.000 pisos vacíos propiedad de entidades bancarias.
El 26J confirma la derrota del partido de Pedro Sánchez en uno de sus bastiones históricos catalanes, donde la brecha de la pobreza cada vez se hace más amplia.
En el barrio obrero de Benimaclet, en la ciudad de Valencia el PP ha logrado superar el empate técnico, consiguiendo ser la primera fuerza con el 33% de los votos, dos puntos arriba de la coalicción A La Valenciana, de Podemos y Compromís. Pese a los contínuos escándalos de corrupción, el Partido Popular valenciano ha roto el empate técnico del pasado 20 de diciembre a su favor.
En la ciudad de Madrid, Unidos Podemos ha conseguido mantenerse como primera fuerza en Villa Vallecas y Puente de Vallecas, uno de los barrios que más ha sufrido el desempleo. Como ya ocurrió en las municipales bajo la fórmula de Ahora Madrid, la formación liderada por Pablo Iglesias le arrebata uno de sus principales feudos al PSOE, aunque esta vez con un 34,42% del voto, bastante por debajo del 42% en las municipales del 2015. Sin embargo, ha perdido Usera, quedando por detrás del Partido Popular que ha ganado cuatro puntos en relación a diciembre. En Vicálvaro, ésta vez también ha quedado por detrás del PP.
En Sevilla, el Partido Popular ha mantenido la victoria, incluso en los barrios más pobres. En el distrito Sur ha conseguido una subida importante de cuatro puntos, mientras que Podemos-IU aunque se ha mantenido en tercer lugar, ha caído tres punto respecto de las pasadas elecciones presidenciales, cuando las dos formaciones se presentaban por separado. En Cerro-Amate ocurre lo mismo, esta vez la coalición continúa en segundo lugar, por debajo del PSOE, pero con menos votos que presentándose por separado.
El marcado giro al centro que viene protagonizando Podemos y su mano tendida al PSOE, el partido de la "cal viva" y uno de los principales pilares del Régimen del 78 no ha convencido homogéneamente a la clase trabajadora y los sectores populares que más han sufrido las consecuencias de la crisis. El recorte de 36.000 millones de euros previstos para el gasto social respecto al 20D como gesto amable hacia Bruselas, y la propuesta de reestructuración de la deuda a un máximo del 6% de total, se alejan mucho de aquel Podemos que se presentaba como principal y única alternativa a los recortes y la precariedad.
El fracaso del "sorpasso" al PSOE y la recuperación creciente del Partido Popular en los barrios más golpeados por la crisis, no solo evidencia que el Régimen del 78 sigue vivo, sino que supone un profundo cuestionamiento a la estrategia reformista de Unidos Podemos, incapaz de levantar una verdadera alternativa para resolver los principales problemas de la clase obrera, las mujeres y la juventud.
Los zig-zags de su discurso cada vez más moderado y un programa que deja sin respuesta cuestiones tan importantes como la precariedad laboral, la privatización de los servicios públicos, la apertura de fronteras o la regularización sin contrato ni restricciones para la población migrante y refugiada, han sido la causa de este desencanto.
Tan solo la construcción de una verdadera alternativa al Régimen del 78 y sus partidos, que desde una perspectiva anticapitalista y de clase plantee la necesidad de reactivar la movilización social, podrá ofrecer una salida a las enormes aspiraciones democráticas y sociales que siguen vigentes entre amplios sectores de la población pese a los resultados del 26J."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 03:51 ShaunaDorothy El caos imperialista alimenta la crisis de los refugiados ¡No a las deportaciones! ¡Abajo la Unión Europea! (Mayo de 2016)

https://archive.is/yVIPD
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
EE.UU. y las potencias imperialistas europeas son los responsables de la terrible situación en la que se encuentran cientos de miles de personas desesperadas que tratan de entrar a Europa. En particular, las guerras y ocupaciones dirigidas por EE.UU. en el Medio Oriente han obligado a millones a abandonar sus hogares. Frente al resultante influjo masivo hacia Europa (que corresponde sólo a una fracción diminuta de los 60 millones de refugiados en el mundo), la Unión Europea (UE) ha intensificado las medidas represivas para bloquear el ingreso y acelerar las deportaciones.
La respuesta de la UE ante las horrendas muertes de unos 2 mil 500 refugiados ahogados en el Mediterráneo a principios de 2015 fue una escalada de la militarización en las fronteras. Los estados miembros, incluyendo Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia, enviaron buques de guerra a las costas de Libia y otros lugares, bajo el pretexto de disuadir a los “traficantes de personas”. El verdadero propósito, sin embargo, es impedir que los refugiados lleguen a las costas de la racista “Fortaleza Europa”.
Conforme se cierra el paso por el Mediterráneo, los refugiados que huyen de Siria y otros países desgarrados por la guerra no tienen otra alternativa que cruzar por los Balcanes. En agosto, muchos miles llegaron a Hungría cada día, incluso a pesar de que el gobierno violentamente antiinmigrante de Budapest lanzó a la policía contra los refugiados y amenazó con deportaciones masivas. Reconociendo que el influjo era prácticamente imposible de detener, la canciller alemana Angela Merkel anunció que los refugiados atrapados en Hungría serían recibidos en Alemania, pasando por Austria. Esta estratagema ayudó a mejorar la imagen del imperialismo alemán: Merkel pasó de ser ampliamente repudiada por su papel en la crisis de la deuda griega a ser celebrada como la cara “humanitaria” de la UE.
Cuando el influjo diario de refugiados hacia Alemania superó las 10 mil personas, se dio una violenta reacción racista al interior del partido de la propia Merkel, la Unión Democrática Cristiana, y su partido filial en Bavaria. Alemania rápidamente introdujo controles en la frontera austriaca. Junto con el presidente de Francia, François Hollande, Merkel trató de obligar a otros estados miembros de la UE a “compartir la carga” y aceptar cuotas obligatorias de refugiados. Esta medida causó un escándalo al interior de la UE, subrayando su inestabilidad. En Gran Bretaña, donde los conservadores en el poder compiten con los racistas y antiinmigrantes “euroescépticos” del UK Independence Party (Partido de la Independencia del Reino Unido), el primer ministro David Cameron se rehusó a aceptar una cuota. Mientras tanto, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, descartó la propuesta alemana como “imperialismo moral”.
Las tan cacareadas fronteras internas libres de pasaportes de la UE nunca han sido un obstáculo para la deportación en masa de quienes los gobernantes capitalistas consideran indeseables, como los romaníes (gitanos) expulsados de Francia. Los sucesos recientes han dejado completamente en claro la farsa que son estas pretensiones. Hungría erigió cercas de alambre de púas en sus fronteras y promulgó leyes que hacen del cruce ilegal de fronteras un crimen con pena de hasta cinco años de prisión. Un policía fronterizo búlgaro mató a un refugiado afgano a tiros. Los gobernantes de la UE crearon nuevos paquetes de duras leyes contra los inmigrantes. En Alemania, el Bundestag (parlamento) aprobó una nueva legislación para acelerar el procesamiento y la deportación y está considerando la creación de “zonas de tránsito” para los refugiados, que han sido comparadas con campos de concentración.
El racismo contra los inmigrantes ha vuelto a estallar también en las calles de Alemania. A principios de octubre, unos 10 mil racistas de hueso colorado y fascistas abiertos marcharon por Dresden denunciando a Merkel y coreando “¡Deportación, deportación!”. La organización de esta turba enfurecida estuvo a cargo de Pegida, grupo racista y antimusulmán que ha encontrado renovado vigor. Cuando Pegida corrió el rumor de que camiones llenos de “invasores” iban en camino a un campo de refugiados en Sajonia, cientos de personas de la localidad erigieron barricadas para mantener fuera a los inmigrantes.
Notablemente, el sindicato alemán IG Metall publicó una declaración el 8 de septiembre, “Hacia una política de refugiados sustentable basada en la solidaridad”, que, entre otras cosas, “condena todos y cada uno de los actos de violencia contra los refugiados de la manera más enérgica posible”. El punto, sin embargo, no debería ser que las organizaciones obreras ofrezcan asesoría política al gobierno burgués, los amos del “divide y vencerás”, sino que se movilizaran en actos concretos de solidaridad, como la defensa de los hostales de refugiados contra los ataques racistas y en oposición a las deportaciones. El escuálido debate sobre quiénes son los refugiados “genuinos” debe ser rechazado completamente. En cambio, la clase obrera debe hacer suya la lucha por plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes, sin importar cómo entraron al país.
Para la gran mayoría de los inmigrantes, el estatus de refugiado es la única posibilidad de obtener el derecho a permanecer en un país de la UE. Los gobernantes capitalistas eligen a los refugiados de acuerdo a las necesidades de la economía. El creciente promedio de edad y las bajas tasas de natalidad de la población alemana han resultado en escasez de mano de obra en ciertos sectores. Los refugiados sirios, que con frecuencia tienen niveles de educación y capacitación relativamente altos, tienen más probabilidades de recibir el estatus legal que los provenientes de Kosovo, un país asolado por la pobreza y donde una de cada cuatro personas vive con 1.20 euros (1.32 dólares) al día. Alemania ha sumado a Kosovo, Albania y Montenegro a su lista de “estados seguros”, esencialmente garantizando que los inmigrantes de esos países —en particular los romaníes— serán deportados.
La actual crisis de refugiados en Europa es la peor desde, al menos, la que acompañó a la carnicería fratricida desencadenada por la desintegración contrarrevolucionaria de Yugoslavia en 1991, en la que el imperialismo alemán desempeñó un papel crucial. Durante la primera mitad de la década de 1990, EE.UU. dirigió una campaña de bombardeo en Bosnia, seguida del bombardeo de la OTAN contra Serbia en 1999, al que se sumó Alemania, bajo el pretexto de defender a Kosovo. En realidad, el objetivo de EE.UU. era introducir una presencia militar de la OTAN en la región. Como escribieron nuestros camaradas de Alemania en Spartakist No. 210 (octubre de 2015): “Kosovo es ahora un protectorado de la OTAN, controlado por la Bundeswehr [ejército alemán] como uno de los principales componentes de las fuerzas de ocupación imperialista de la KFOR [Fuerza de Kosovo]. La burguesía alemana ve a los Balcanes como su patio trasero, que ocupó anteriormente durante el III Reich. ¡No a las deportaciones de romaníes! ¡Fuera la Bundeswher de los Balcanes!”.
Merkel soborna a Turquía
Turquía tiene más de dos millones de refugiados sirios, el doble de los que se estima que solicitarán entrar a Europa este año, a pesar de que la población de Turquía de 75 millones palidece en comparación a la de 500 millones de la UE. No obstante, Merkel trató desvergonzadamente de sobornar al presidente turco Recep Tayyip Erdogan para que le quitara a los refugiados de las manos. Entre otras cosas, la oferta incluía un paquete de ayuda por un total de 3 mil millones de euros, promesas de “reenergizar” la solicitud congelada del ingreso de Turquía a la UE y la liberalización de las visas para los ciudadanos turcos de visita en la UE.
El gobierno turco, sin embargo, quiere aún más por sus servicios. Erdogan ve en el embrollo sirio una oportunidad de impulsar las ambiciones más amplias de Turquía. Su régimen ha renovado su guerra asesina, que data de hace décadas, contra los kurdos oprimidos en casa y trató de impedir que los kurdos de Siria establecieran una región autónoma al otro lado de la frontera turca. La clase obrera turca debe defender a los kurdos contra la sangrienta guerra de Erdogan. Nos oponemos a la salvaje represión estatal contra el Partido Obrero del Kurdistán (PKK), a pesar de nuestras diferencias políticas con este grupo nacionalista.
Los marxistas no tenemos lado en la guerra civil étnico-sectaria en Siria. Sin embargo, hace un año EE.UU. intervino militarmente al mando de una coalición que hasta la fecha ha conducido más de 7 mil 600 ataques aéreos contra las fuerzas del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria con el apoyo de agentes en el terreno, incluyendo a los nacionalistas kurdos de Irak y Siria. Reconociendo que el imperialismo estadounidense es el mayor peligro para los trabajadores y los oprimidos del planeta, declaramos: “Los marxistas revolucionarios tienen un lado militar con el EI cuando éste hace blanco de los imperialistas y sus títeres, incluyendo a los nacionalistas kurdos sirios, los peshmerga [milicia kurda iraquí], el gobierno de Bagdad y sus milicias chiítas” (WV No. 1055, 31 de octubre de 2014). Adicionalmente, exigimos el retiro de las demás potencias capitalistas involucradas en el conflicto interno, incluyendo a Turquía, Arabia Saudita, Irán y Rusia. Vemos al proletariado del Medio Oriente como la fuerza con el poder social para dirigir a las masas oprimidas en el derrocamiento revolucionario de sus gobernantes capitalistas. Esta perspectiva debe ser asociada a la movilización de los obreros en los países imperialistas en la lucha revolucionaria para barrer con sus propias clases dominantes.
El imperialismo estadounidense se siente envalentonado para embarcarse en las intervenciones militares en el Medio Oriente, que han devastado el tejido social de países enteros y transformado a millones en refugiados, gracias a la contrarrevolución capitalista en la Unión Soviética en 1991-1992 —una catástrofe histórica para la población trabajadora del mundo—. La invasión y ocupación en 2001 de Afganistán dio como resultado la masacre de un incontable número de personas y forzó a muchos a huir hacia Pakistán. En Irak, el derrocamiento imperialista de Saddam Hussein en 2003, cuyo régimen bonapartista estaba basado en la minoría sunita, desató una guerra sangrienta entre las poblaciones sunita, chiíta y kurda. El bombardeo de la OTAN contra Libia en 2011, que condujo al derrocamiento del régimen del caudillo Muammar Kadafi, sentó las bases para un éxodo masivo y el caos que impera ahí actualmente. La masacre en Siria ha llevado a 200 mil muertes y ha empujado a unas cuatro millones de personas fuera del país.
¡Por los estados unidos socialistas de Europa!
En respuesta a la enorme oleada de refugiados que están entrando a Europa, los liberales y los reformistas han promovido ilusiones fatuas en la fachada humanitaria de la UE. Un claro ejemplo es el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT), cuya sección alemana exige “Abolir los requerimientos de visa para los refugiados” y “Echar abajo las cercas en las fronteras externas de la UE” (socialistworld.net, 14 de octubre). Todas las variantes del llamado por “fronteras abiertas” equivalen a exigir la abolición de los estados-nación bajo el capitalismo, lo cual es imposible. Para el CIT (cuya sección estadounidense es Socialist Alternative [Alternativa Socialista]), esta noción también alimenta la vacua esperanza de un capitalismo reformado que dará niveles de vida decentes a todo el mundo.
El mismo artículo del CIT también exige: “Dar fin al acuerdo de Dublín III; por el derecho a buscar asilo en la tierra que uno elija”. Estos defensores de las “fronteras abiertas” ven equivocadamente a la UE como una suerte de superestado que se alza por encima de los estados-nación y cuenta con el poder de eliminar las fronteras internas. La regulación de Dublín III es considerada un obstáculo para este proyecto porque estipula que los estados miembros pueden deportar a los refugiados al primer país de la UE al que entraron, que a su vez decide si detenerlos y/o deportarlos a sus países de origen. Los marxistas no tomamos posición sobre cómo los países capitalistas deben “repartirse la carga” de los refugiados. En cambio, nos oponemos a todas las deportaciones, sin importar sus fundamentos legales.
La UE es un consorcio de estados capitalistas cuyo propósito es maximizar la explotación de la clase obrera y garantizar la subordinación económica y la subyugación de países más pobres, como Grecia, por parte de las potencias imperialistas —predominantemente Alemania—. El Acuerdo de Schengen, que permite el tránsito sin pasaportes entre los países firmantes, ha nutrido las ilusiones en la integración europea. Aunque el acuerdo liberalizó algunos cruces fronterizos, la UE fortaleció las medidas para mantener fuera a los que huían de las condiciones inhumanas impuestas por el imperialismo en sus propios países. Hace casi dos décadas, señalamos en una declaración de protesta de la Liga Comunista Internacional [LCI] titulada “‘Fortress Europe’ Bars Kurdish Refugees” [La “Fortaleza Europa” prohíbe la entrada a los refugiados kurdos] (WV No. 683, 30 de enero de 1998):
“Como el tratado de Maastricht de 1992, que proyectaba una moneda común europea para el final del siglo, Schengen fue presentado como un paso hacia la integración de las sociedades capitalistas existentes en un estado europeo supranacional único. Pero ésta es una utopía reaccionaria. La burguesía, por su naturaleza, es una clase nacionalmente limitada, cuyo ascenso al poder estuvo estrechamente relacionado con la consolidación de poderosos estados-nación, que servían para proteger el mercado nacional de la burguesía mientras competían internacionalmente con los estados capitalistas rivales”.
El Partido Comunista de Grecia (KKE) se opone formalmente a la UE, una posición que contradice su rechazo criminal a votar “no” contra la austeridad impuesta por la UE en el referéndum de julio de 2015 en Grecia. Su oposición a la UE proviene de un punto de vista nacionalista. El KKE llama por la “abolición de las Regulaciones de Dublín y el Acuerdo de Schengen” y propone el “tránsito inmediato de los refugiados de las islas [griegas] a sus destinos finales, bajo la responsabilidad de la UE y la ONU, incluso utilizando vuelos chárter directos” (kke.gr, 23 de septiembre). Esta enternecedora preocupación por que la UE y la ONU otorguen a los refugiados un pasaje seguro fuera de Grecia hace eco de los lamentos del gobierno de Syriza en Grecia de que el país se está volviendo una “bodega de almas”, es decir, que se encuentra abrumado por tantos refugiados.
Nuestro enfoque se basa en la oposición internacionalista proletaria a la UE misma. Nuestros camaradas griegos llaman por la salida de Grecia de la UE y del euro, al mismo tiempo la Spartacist League/Britain llama por la salida en el referéndum prometido acerca de la membresía de Gran Bretaña en la UE [que se llevará a cabo el 23 de junio]. Salir de la UE y la eurozona evidentemente no pondrá fin a la explotación capitalista y a la subyugación imperialista. Sin embargo, dar un golpe a este club de banqueros y patrones, colocaría a la clase obrera —especial pero no únicamente en Grecia— en una mejor posición para luchar por sus propios intereses. Nuestro programa es por revoluciones proletarias para expropiar a los explotadores capitalistas y establecer los estados unidos socialistas de Europa.
Históricamente, el movimiento marxista ha reconocido el potencial que tienen los obreros nacidos en otros países para desempeñar un papel de vanguardia. En 1866 cuando los maestros sastres británicos trataron de reclutar a trabajadores belgas, franceses, suizos y más tarde alemanes para reducir los salarios, la Asociación Internacional de los Trabajadores movilizó al movimiento obrero para derrotar estos ataques. En una carta, Karl Marx observó: “Es una marca de honor que los trabajadores alemanes demuestren a otros países que ellos, como sus hermanos en Francia, Bélgica y Suiza, saben defender los intereses comunes de su clase y no se convertirán en obedientes mercenarios del capital en la lucha de éste contra los obreros” (“Una advertencia”, 4 de mayo de 1866). Escribiendo en La Guerra Civil en Francia acerca de la Comuna de París de 1871, el primer ejemplo de la toma del poder por la clase obrera, Marx señaló: “La Comuna concedió a todos los extranjeros el honor de morir por una causa inmortal”. La Comuna nombró a un obrero alemán, Leo Frankel, ministro del trabajo y honró a dos comuneros polacos poniéndolos a la cabeza de la defensa de París.
De igual forma, la LCI reconoce que los trabajadores inmigrantes en la clase obrera multiétnica de Europa representan los lazos vivos con los explotados y los oprimidos de sus países de origen. Como tales, son un componente vital de nuestra perspectiva de la revolución permanente, que en los países dependientes es la única manera de romper con las cadenas de la subyugación imperialista y dar fin a la miseria multilateral: la lucha por la dictadura del proletariado. En el Medio Oriente, la lucha contra el imperialismo y sus regímenes locales sátrapas y por una federación socialista de la región debe estar unida a la lucha por el gobierno de la clase obrera en EE.UU. y los centros imperialistas europeos. Junto con las revoluciones proletarias en los demás países imperialistas y en el mundo subdesarrollado, la creación de una Europa socialista llevaría a una amplia expansión de las fuerzas productivas de todos los países en una economía planificada internacional. La resultante abolición de la escasez material lanzaría a la humanidad a nuevos horizontes, haciendo de la emigración impulsada por la guerra y la pobreza, al igual que las fronteras nacionales, reliquias de un pasado distante.
Para ese fin, la LCI lucha por reforjar la IV Internacional, partido mundial de la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/refugiados.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 20:48 ShaunaDorothy El golpe en Ucrania: Encabezado por fascistas y respaldado por los imperialistas de EE.UU. y la UE - Crimea es rusa (Abril de 2014)

https://archive.is/N7B1d
Suplemento de Espartaco, Abril de 2014 Abril de 2014
El golpe en Ucrania: Encabezado por fascistas y respaldado por los imperialistas de EE.UU. y la UE
Crimea es rusa
El siguiente texto se basa en artículos publicados en Workers Vanguard Nos. 1041 y 1043, periódico de nuestros camaradas de la SL/U.S.
Conforme el caudillo ruso Vladímir Putin desplegaba tropas en Crimea, siguiendo una resolución del parlamento ruso, la maquinaria de propaganda occidental se puso histérica. El secretario de estado estadounidense, John Kerry, declaró que Rusia pagaría “muy caro” su incursión, amenazando con expulsarla del imperialista Grupo de los 8 y con congelar sus propiedades en el extranjero. Sin la menor ironía, Kerry pontificó: “Nadie puede, en el siglo XXI, comportarse como en el siglo XIX e invadir un país con un pretexto totalmente inventado”. Afganistán, Irak, Libia: la lista de países que el imperialismo estadounidense ha amenazado e invadido “en el siglo XXI” sigue y sigue. Y los sucesos de Ucrania ciertamente contaron con la participación de los imperialistas estadounidenses en particular, así como de la Unión Europea (UE).
La movilización militar rusa en Crimea responde directamente al derrocamiento del gobierno en Kiev, la capital ucraniana. El 22 de febrero, el corrupto presidente prorruso Viktor Yanukovich fue derrocado por un golpe de estado derechista encabezado por fascistas y respaldado por Estados Unidos y la UE; posteriormente, Yanukovich huyó a Rusia. Los matones que arrojaban cocteles molotov, que habían estado al frente de las manifestaciones masivas y que por tres meses ocuparon las calles de Kiev tomando instalaciones de gobierno y enfrentando con violencia a la policía, hoy están al mando. Los fascistas del partido Svoboda tienen un viceprimer ministro y varios ministerios del nuevo gobierno. Uno de los fundadores de Svoboda, Andriy Parubiy, ahora encabeza el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, que supervisa las fuerzas armadas. El nuevo viceprimer ministro en asuntos económicos es Oleksandr Sych, de Svoboda, un miembro del parlamento tristemente célebre por sus intentos de prohibir todos los abortos, incluyendo en caso de violación. Si bien Arseniy Yatsenyuk, el favorito de Washington y líder del Partido de la Patria, está ahora a cargo como primer ministro, los matones de la Plaza Maidán siguen dictando la política.
El éxito del golpe de estado nacionalista de derecha alarmó profundamente a la población de habla rusa, en particular de las regiones del oriente y el sureste de Ucrania. Y, en efecto, uno de los primeros actos del nuevo régimen fue abolir una ley de 2012 que permitía el uso oficial del ruso y otros idiomas minoritarios. Esto justificadamente se tomó como un ataque a las minorías no ucranianas, produciendo amplias protestas, incluso en Lviv, donde los fascistas cuentan con una base considerable. De las 27 regiones en las que está dividida Ucrania, trece, principalmente en el oriente, habían adoptado el ruso como su segunda lengua oficial, y dos regiones del occidente adoptaron el rumano, el húngaro y el moldavo. En Crimea —donde el 58.5 por ciento de la población es étnicamente rusa, el 24.4 es ucraniana y el 12.1 es tártara— la nueva ley chovinista de Kiev golpeó particularmente duro, dado que la aplastante mayoría de la población de dos millones de personas de la región usa el ruso como su lengua principal, independientemente de sus antecedentes étnicos.
El ejército ruso, con ayuda de las fuerzas locales de “autodefensa”, estableció su control sobre la República Autónoma de Crimea. Hay en la Península de Crimea numerosos soldados y marinos rusos. Por un acuerdo con los gobiernos ucranianos anteriores, la ciudad de Sebastopol es la base de la flota rusa del Mar Negro. Sobre esta base, el nuevo gobierno prorruso de Crimea convocó a un plebiscito, llevado a cabo el 30 de marzo, para decidir el estatus del territorio: seguir siendo parte de Ucrania, o buscar una independencia de facto y una afiliación más estrecha a Rusia. Casi el 97 por ciento votó a favor de la secesión de Ucrania y por la absorción por Rusia, con cálculos de participación del electorado en 83 por ciento.
Como era de esperarse, el nuevo gobierno ucraniano denunció la intervención de Putin como una apropiación rusa de territorio ucraniano, y los voceros de la burguesía la han comparado con la Guerra Ruso-Georgiana de 2008. La movilización militar de Rusia en Crimea no es equivalente a esa guerra, en la que las fuerzas rusas penetraron en territorio georgiano. En ella, los marxistas adoptamos una línea derrotista, oponiéndonos a ambos ejércitos burgueses. (Georgia estaba respaldada por el imperialismo occidental.)
Fortaleciendo nuestra posición
El pueblo de Crimea tiene todo el derecho a la autodeterminación, incluyendo la independencia o la incorporación a Rusia. En la actual coyuntura, el ejercicio de ese derecho fue posible por el apoyo de las fuerzas rusas. De hecho, fue el nuevo gobierno de Crimea el que solicitó la movilización militar rusa. Al interior de Crimea, la principal oposición a separarse de Ucrania viene de los tártaros, un pueblo turco mayoritariamente musulmán. El 26 de febrero hubo enfrentamientos en Simferópol, capital de Crimea, entre manifestantes prorrusos y tártaros, dejando dos muertos y 30 heridos. La desconfianza de los tártaros ante las autoridades rusas se remonta al periodo de Iosif Stalin, quien en 1944 deportó en masa a los tártaros de Crimea, su patria histórica, al Asia Central y otras partes de la Unión Soviética.
Como explicaron nuestros camaradas estadounidenses en WV No. 1041 (7 de marzo), para los marxistas es principista apoyar la movilización militar rusa en Crimea. Sin embargo, nuestra posición contenía un error significativo que fue señalado por un simpatizante de la Liga Comunista Internacional, Jonah, en una carta del 14 de marzo. El problema —escribió Jonah— es la afirmación en ese artículo de que el apoyo a la movilización militar rusa era principista “siempre y cuando Rusia implemente derechos especiales para la minoría tártara de Crimea, muy oprimida bajo el dominio ucraniano”.
El mismo artículo declaró además que “si las fuerzas rusas utilizaran la toma de Crimea para profundizar la opresión de los tártaros, sería entonces aprincipista apoyar la movilización militar rusa”. Jonah escribió:
“Esa oración y el requisito sobre los ‘derechos especiales para la minoría tártara de Crimea’ parece condicionar la autodeterminación de los crimeos rusos al trato que reciban los crimeos tártaros de parte de Rusia en el momento en que Crimea vote ser parte de Rusia, en caso de que ello ocurra. Si ése es el criterio para la autodeterminación, no veo cómo se pueda apoyar la autodeterminación en ningún lugar (énfasis en el original)”.
Nuestro simpatizante tuvo razón al señalar este problema. La condición que pusimos para apoyar la movilización militar rusa, y por ende al ejercicio de la autodeterminación por parte de la mayoría crimea, fue una concesión a la presión de la propaganda imperialista dirigida contra Rusia y su caudillo burgués, Vladímir Putin. Tras haber apoyado el golpe infestado de fascistas que derrocó al régimen de Yanukovich en Ucrania, los imperialistas estadounidenses y europeos, así como sus mercenarios en los medios, pusieron el grito en el cielo sobre una inexistente “invasión” de Crimea —de hecho, las tropas rusas de la flota del Mar Negro estacionadas en Sebastopol ya estaban allí— y condenaron la “anexión” de Crimea llegando a compararla con la Anschluss de Austria por parte de la Alemania nazi.
Contra lo que normalmente se presenta en los medios occidentales, la movilización militar rusa en Crimea no es la intervención de un “país extranjero”, pese al estatus formal de Crimea como parte de Ucrania. Crimea ha sido rusa desde finales del siglo XVIII, cuando le fue arrebatada al Imperio Otomano. No fue sino hasta 1954 cuando el premier soviético Nikita Jruschov se la cedió a la República Soviética de Ucrania —un estúpido error administrativo que contradijo tanto la historia como la configuración nacional y lingüística de Crimea—. Después, con el colapso de la Unión Soviética, este error cobró significación, pues la suerte de la región quedó sujeta a las enconadas disputas entre los ahora estados burgueses de Rusia y Ucrania. En 1991, los habitantes de Crimea intentaron celebrar un referéndum sobre su independencia, pero las autoridades ucranianas se lo prohibieron indefinidamente.
En Rusia, una tarea crucial para los marxistas es luchar por los derechos de los tártaros musulmanes y de otras minorías étnicas y nacionales. Al apoyar la movilización militar rusa en Crimea, no hemos dado ni un ápice de apoyo político al régimen capitalista y chovinista ruso de Putin. Es el deber de los marxistas oponerse a todo tipo de nacionalismo y chovinismo de grandes potencias. Desde la destrucción contrarrevolucionaria del estado obrero degenerado soviético en 1991-92, hemos enfatizado la necesidad de que los trabajadores se unan en la lucha contra la explotación capitalista y contra toda manifestación de opresión y subyugación nacional, así como contra el fanatismo antijudío. En una declaración que la Liga Comunista Internacional emitió el 3 de abril de 1995, cuando fuimos proscritos en Ucrania como parte de una cacería de brujas anticomunista, enfatizamos que “hoy, en nuestra lucha por que se afirmen y se defiendan los derechos democráticos de los trabajadores de todas las nacionalidades, creemos que se justifica un plebiscito sobre la afiliación nacional en Crimea y en Chechenia” (WV No. 620, 7 de abril de 1995).
¡Por el derecho de todas las naciones a la autodeterminación!
El derecho a la autodeterminación y demás derechos nacionales se aplican a los pueblos de todas las naciones, incluyendo a los de grandes potencias como Rusia. Como marxistas, siempre hemos rechazado la metodología de que los derechos democráticos aplican sólo a ciertos pueblos “progresistas”, y no a los que se consideran “reaccionarios”. Por ejemplo, el estado sionista oprime cruelmente a los palestinos, pero nosotros le reconocemos derechos nacionales tanto a los judíos israelíes como a los palestinos y nos oponemos a la concepción de que hay que arrojar a los judíos al mar. En Irlanda del Norte, la minoría católica esta oprimida por la (apenas) mayoría protestante y por el estado británico. Pero reconocemos que los protestantes constituyen una comunidad aparte y nos oponemos a la reunificación forzosa con un estado católico irlandés. Estamos por una república obrera irlandesa que forme parte de una federación voluntaria de repúblicas obreras de las islas británicas.
Como subrayó el dirigente bolchevique V.I. Lenin, reconocer el derecho a la autodeterminación es un modo de sacar la cuestión nacional del orden del día para favorecer la unidad combativa del proletariado, permitiendo así que los trabajadores de las distintas nacionalidades comprendan quiénes son sus verdaderos enemigos: sus respectivas clases capitalistas. Somos oponentes implacables del nacionalismo ruso, tal como nos oponemos a todas las formas de nacionalismo. Por eso apoyamos al pueblo checheno en sus luchas militares por la independencia contra los brutales opresores burgueses rusos, tanto bajo Boris Yeltsin como bajo Vladímir Putin.
Al intervenir en Crimea, Putin busca defender los intereses de la Rusia capitalista frente a los imperialistas de Occidente, que quieren establecer un estado cliente en su frontera. Al mismo tiempo, en el contexto del aumento de las hostilidades contra la etnia rusa en Ucrania, las maniobras militares de realpolitik de Rusia coinciden con los muy justificados temores nacionales que enfrentan los rusos de Crimea.
¡Los obreros deben barrer a los fascistas de las calles!
Así como nuestra actitud con respecto a la movilización militar rusa en Crimea no implica ni el menor apoyo político al régimen capitalista de Putin, nuestra oposición al golpe de Ucrania tampoco implica ningún apoyo político a Yanukovich y sus secuaces. Lo que hacía falta mientras se preparaba el golpe era afirmar la unidad de clase del proletariado por encima de las divisiones nacionales y étnicas que atormentan al país. Habría estado en el interés del proletariado internacional el que la clase obrera de Ucrania se movilizara para barrer a los fascistas de las calles de Kiev. Hoy, ciertamente está en el interés del proletariado que se formen milicias obreras multiétnicas y no sectarias para aplastar a los fascistas y repeler todas y cada una de las expresiones de violencia comunal.
En nuestro artículo “Ukraine Turmoil: Capitalist Powers in Tug of War” (Descontento en Ucrania: Potencias capitalistas en juego de tira y afloja, WV No. 1038, 24 de enero), señalamos el importante papel que tuvieron los fascistas en las manifestaciones contra el gobierno en Ucrania. Pero, pese a la abundante evidencia de que los neonazis tenían un firme control sobre la oposición que ahora es gobierno, el New York Times y otros voceros de la clase dominante estadounidense siguen sin llamarlos por su verdadero nombre. Los medios occidentales siguen vendiendo la mentira de que el golpe fue resultado de una “revolución pacífica” por la democracia y contra la corrupción.
Svoboda es un partido fascista y antijudío cuyo líder, Oleg Tyagnibok, afirma que una “mafia judeo-moscovita” controla Ucrania. Este partido tiene sus orígenes en los nacionalistas ucranianos que dirigía Stepan Bandera, quienes durante la Segunda Guerra Mundial colaboraron militarmente con los nazis y llevaron a cabo asesinatos masivos de judíos, comunistas, soldados del Ejército Rojo y polacos. Originalmente, el partido se llamaba Partido Social-Nacionalista de Ucrania, en una referencia deliberada al Partido Nazi (Nacional-Socialista) de Alemania. En enero, Svoboda dirigió una marcha de 15 mil personas con antorchas en Kiev y otra en su bastión Lviv, en el occidente de Ucrania, en memoria de su héroe Bandera.
Grupos aún más extremistas, como Sector Derecho, que considera a Svoboda demasiado “liberal” y “conformista” rebasaron a Svoboda en las protestas. Al introducir pandillas paramilitares, inclinaron la balanza en las protestas en Kiev a favor de ataques contra la policía, con el propósito de derrocar al gobierno. Tras el golpe, los partidarios de Sector Derecho en Stryi, una ciudad en la región de Lviv, destruyeron un monumento nacional a los soldados del Ejército Rojo que murieron liberando a Ucrania de la Alemania nazi. (En el último mes, también han sido desmanteladas decenas de estatuas de Lenin.) Aleksandr Muzychko, líder de este grupo en el oeste de Ucrania, juró combatir “la escoria rusa, judía y comunista hasta morir”. Afirmando el control que tiene Sector Derecho sobre la situación, Muzychko declaró que, ahora que el gobierno ha sido derrocado, “habrá orden y disciplina” o “los escuadrones de Sector Derecho fusilarán ahí mismo a los bastardos”.
En la medida en que existe un gobierno en Ucrania desde el golpe, sus leyes están mayormente dictadas por estos grupos neonazis, rusófobos, antijudíos y ultranacionalistas. Además de arrebatarles su estatus semioficial a los idiomas minoritarios, el nuevo régimen también ha ilegalizado en el occidente del país al Partido “Comunista” (PC) de Ucrania, que colaboraba abiertamente con el régimen burgués de Yanukovich y con su Partido de Regiones. El PC, que dice tener 115 mil miembros y más de dos millones de votantes, ha reportado que sus partidarios han sido golpeados y acosados y que la casa de su dirigente fue quemada. Mientras tanto, citando “amenazas constantes respecto a las intenciones de atacar las instituciones judías”, un rabino de Kiev llamó a la población judía a evacuar la ciudad y, de ser posible, el país. De hecho, el 24 de febrero una sinagoga de Zaporozhye, al sureste de Ucrania, fue atacada con bombas incendiarias. En una declaración del 3 de marzo, el Ministerio del Exterior ruso señalaba: “Los aliados de Occidente son ahora neonazis abiertos que atacan iglesias ortodoxas y sinagogas”.
Lo que precipitó la actual crisis en Ucrania fue la decisión de Yanukovich de rechazar una “sociedad” con la UE. Eso hubiera implicado un préstamo del FMI que hubiera sometido a la clase obrera ucraniana a raciones de hambre, como ocurrió en Grecia y otros lugares. La asistente del secretario de estado estadounidense para asuntos euroasiáticos, Victoria Nuland, la representante de la UE para asuntos exteriores, Catherine Ashton, el senador estadounidense John McCain y muchos otros políticos estadounidenses y europeos se apresuraron a la Plaza Maidán en Kiev para alentar a los manifestantes y mostrarles su apoyo. El 17 de diciembre, el presidente ruso Putin ofreció al desesperado Yanukovich un préstamo por 15 mil millones de dólares y una reducción en el precio del gas. Aunque eso no es ni remotamente suficiente para sacar al país de la pobreza, le hubiera dado un respiro a Ucrania, que está a punto de declararse en quiebra. Inmediatamente, el senado estadounidense denunció el préstamo de Putin como “coerción económica rusa”.
En todos los niveles, lo que está ocurriendo en Ucrania es producto de la contrarrevolución capitalista que destruyó al estado obrero burocráticamente degenerado soviético y destrozó las economías y los pueblos de las antiguas repúblicas soviéticas. La economía ucraniana, que estaba integrada a la división económica del trabajo de toda la Unión, recibió un severo golpe. Los estándares de vida se desplomaron en todo lo que había sido la URSS. En Ucrania, los salarios reales llegaban en 2000 cuando mucho a un tercio de lo que habían sido en 1991, y el empleo industrial cayó en un 50 por ciento entre 1991 y 2001.
Como antigua república soviética, Ucrania sigue dependiendo mucho económicamente de Rusia. El grueso de la industria —la producción de acero, metales, vagones de tren y equipamiento nuclear— se localiza en el muy rusificado y ortodoxo oriente del país, y no en el occidente más rural y católico uniato. Estas industrias, cruciales para Rusia, no les sirven a los imperialistas occidentales, que planean liquidarlas.
La población ucraniana, compuesta por 46 millones de personas, está profundamente dividida, con gran parte del occidente propugnando por mayores vínculos con la UE mientras el oriente y el sur voltean hacia Rusia en busca de apoyo. El país también se ha polarizado entre pandillas corruptas de magnates capitalistas que antes se apoyaban mutuamente mientras se atiborraban con el robo de la riqueza industrial que la clase obrera multinacional soviética construyó a lo largo de décadas. Algunos de estos oligarcas, con un apetito de más inversiones europeas, se orientan al Occidente. Mientras tanto, la base de apoyo de Yanukovich está en el oriente de Ucrania y en Crimea, que comercian con Rusia.
La clase obrera ucraniana, que a principios de los años noventa mostró su combatividad en la región oriental e industrial de Donetsk, ha guardado silencio como clase. Sin duda, los obreros no le tienen mucho afecto al capo mafioso Yanukovich. Pero el golpe proimperialista en Ucrania, facilitado por los fascistas, deja a la clase obrera inerme ante una explotación aún más salvaje por parte de los imperialistas.
Rivalidad entre las grandes potencias
Aliarse con ultrarreacionarios y fascistas nunca ha molestado a los “democráticos” imperialistas estadounidenses. De hecho, los seguidores de Bandera son viejos amigos de Washington. Tras la Segunda Guerra Mundial, la inteligencia occidental protegió a las unidades de Bandera para convertirlas en guerrillas en contra de los soviets y un sostén principal de Radio Europa Libre. Hoy, cuando necesitan medidas de austeridad aun más severas para mantener el flujo de las ganancias, la clase gobernante ucraniana y sus padrinos imperialistas pueden encontrar a los fascistas útiles para desviar el descontento social, de los oligarcas y los capitalistas extranjeros, a las minorías como los judíos y los inmigrantes, o bien para aplastar a los militantes obreros e izquierdistas. Cuando Barack Obama acababa de asumir la presidencia, dijo que intentaría “comenzar de nuevo” sus relaciones con Rusia. Sin embargo, hoy la actitud estadounidense hacia Rusia recuerda en cierto modo los días de los hermanos Dulles durante la Guerra Fría de los años cincuenta, con los políticos y los medios estadounidenses denigrando constantemente a Rusia. Pero la hostilidad de los imperialistas estadounidenses hacia Rusia ya no se trata de derrocar las relaciones de propiedad colectivizadas que estableció la Revolución de Octubre de 1917. Por el contrario, es una expresión de la política de “gran potencia”.
Siete décadas de economía planificada convirtieron a la Rusia soviética, de un país mayormente campesino, en uno básicamente urbanizado, con una capacidad militar análoga a la de Estados Unidos, una mano de obra calificada y un numeroso y altamente entrenado personal científico y técnico. Gracias en buena parte a los elevados precios del petróleo y el gas en los últimos años, la economía rusa se ha recuperado de la catástrofe de la “terapia de choque” que vino con la contrarrevolución capitalista. Rusia es el mayor productor mundial de petróleo y gas, y todavía tiene un arsenal nuclear considerable. También tiene un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y la capacidad de ser una espina en el costado de Estados Unidos, como cuando Obama amenazó con atacar Siria el año pasado.
En su constante campaña por la hegemonía mundial, Estados Unidos ha estado tratando de minar la fuerza de Rusia como potencia regional, continuamente extendiendo la OTAN hacia Europa Oriental e intentando instalar regímenes dóciles mediante una serie de “revoluciones” de diferentes colores en las antiguas repúblicas soviéticas. Estados Unidos también ha instalado bases en toda el Asia Central y toda la periferia de Rusia. Esta extensión militar busca cercar no sólo a la Rusia capitalista, sino también a China, el mayor y más poderoso de los estados obreros burocráticamente deformados que quedan. Rusia, por su parte, ha colaborado en numerosas ocasiones con el imperialismo estadounidense. Por ejemplo, desde 2009 Rusia ha permitido que Estados Unidos cruce su espacio aéreo para trasladar tropas y armamento a Afganistán, cuando hasta entonces sólo había permitido el traslado de suministros “no letales”.
Con pasmosa hipocresía, Estados Unidos y la UE —llevando a remolque a sus voceros mediáticos— condenan a Rusia por su “interferencia” en los asuntos ucranianos. Son en realidad los imperialistas quienes tienen sus sucias manos metidas en toda Ucrania. Cuando, el mes pasado se filtró una conversación telefónica entre Victoria Nuland y Geoffrey Pyatt, embajador estadounidense en Ucrania, todo el énfasis de la prensa estuvo en la frase “Fuck the EU” (que se joda la UE). En cambio se pasó por alto el hecho de que la disputa era respecto a quién debería ocupar el poder tras Yanukovich, con Nuland rechazando de plano el proyecto del antiguo boxeador Vitali Klitschkó, a quien estaba promoviendo el imperialismo alemán (Klitschkó de hecho paga impuestos en Alemania). Como bien describió la llamada telefónica el profesor Stephen Cohen en una entrevista para Democracy Now! del 20 de febrero, “la más alta funcionaria del Departamento de Estado, que supuestamente representa al gobierno de Obama, y el embajador estadounidense en Kiev, para ponerlo en términos llanos, están tramando un golpe de estado contra el presidente electo de Ucrania”.
En el reciente golpe, la UE —encabezada por Alemania, Francia y Polonia— ha hecho el papel de ariete para la austeridad del FMI. La UE es un bloque comercial imperialista dominado por Alemania, y su “oferta” de membresía sólo significa profundizar la pobreza de la clase obrera ucraniana. El préstamo del FMI atado al acuerdo con la UE estipula que Ucrania no podrá aceptar ningún apoyo económico de Rusia. Eso significaría recortar los subsidios de petróleo y gas para los ucranianos, haciendo imposible a muchos de ellos calentar sus hogares en el gélido invierno y exigiría nuevas y más drásticas privatizaciones de los servicios y las industrias públicas. En pocas palabras, aseguraría la privación económica de la clase obrera ucraniana, en el oriente y el occidente.
Irónicamente, Yanukovich, que se había mostrado más que dispuesto a colaborar con la UE, probablemente rechazó el acuerdo de préstamo porque temía no sobrevivir políticamente a las consecuencias sociales del paquete de austeridad que lo acompañaba. Ucrania necesita unos 35 mil millones de dólares sólo para pagar sus deudas durante los próximos dos años. Pero en realidad, no es gran cosa lo que ofrecen los imperialistas de Estados Unidos y la UE.
Socialistas del Departamento de Estado
Mientras los medios burgueses de Occidente trabajan horas extras para presentar las manifestaciones reaccionarias de Kiev como una “lucha por la democracia”, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) de EE.UU. se suma al coro con su propia variación del mismo tema. Un artículo del socialistworker.org del 24 de febrero reconocía que los fascistas como Sector Derecho estaban “cada vez más en la primera línea de los choques con las fuerzas del gobierno” y señalaba que “no puede subestimarse la amenaza de la extrema derecha en Ucrania”. Sin embargo, continúa el artículo, “sería un error descartar todo el movimiento de protesta debido a su presencia”, describiendo las protestas de Kiev como una “acción desde abajo”. ¡También lo eran los saqueos de las fuerzas de asalto nazis!
La ISO no se detiene ahí y llama por “un esfuerzo de base que incluya organizaciones obreras independientes, sindicatos y una izquierda fortalecida que establezca una atmósfera de solidaridad al interior de Maidán, en la que el mensaje tóxico de odio se marchite y muera” [énfasis nuestro]. Para decirlo claramente, aquí la ISO está llamando a los obreros a unirse y ayudar a un movimiento controlado por fascistas y fuerzas de extrema derecha. Cualquier obrero con la desgracia de encontrarse bajo la influencia de la ISO se hubiera visto a sí mismo participando en un golpe de estado dirigido por fascistas.
Los grupos de izquierda ingenuos, los militantes sindicales y los activistas gays que intentaron unirse a la protesta fueron golpeados y expulsados de la plaza mediante la fuerza de las armas. La ISO está acostumbrada a la compañía de archireaccionarios. Desde su origen en los años cincuenta, la tendencia internacional de la ISO —incluyendo a sus viejos socios del Socialist Workers Party [Partido Obrero Socialista] británico— siempre se ha alineado con el imperialismo “democrático”. Al estallar la Guerra de Corea, abandonó el trotskismo al negarse a defender a la Unión Soviética, China y Corea del Norte, procediendo a apoyar a todas y cada una de las fuerzas que se movilizaran contra el estado obrero soviético en nombre del “antiestalinismo”. Eso incluye el embellecimiento del general Andrey Vlasov, líder de los fascistas rusos que durante la Segunda Guerra Mundial luchó del lado de Hitler.
La Revolución Rusa y la cuestión nacional
El Partido Bolchevique que dirigió la Revolución de Octubre de 1917 defendía firmemente la igualdad de todas las naciones, pueblos e idiomas. Los bolcheviques se oponían a cualquier forma de desigualdad o privilegio nacional. Eso les permitió movilizar a los trabajadores —rusos, judíos, armenios, azerbaiyanos, ucranianos, etc.— para derrocar el dominio de los capitalistas y los terratenientes.
Durante los años que siguieron a la Revolución de Octubre, los bolcheviques defendieron asiduamente los derechos de los diversos pueblos y nacionalidades del país. Por ejemplo, en 1921 se estableció la República Autónoma de Crimea dentro de la Federación Rusa; aproximadamente una quinta parte de su población la constituían tártaros de Crimea. En los primeros años del poder soviético hubo un marcado desarrollo de la cultura nacional de los tártaros de Crimea: los tártaros fundaron centros de investigación, museos, bibliotecas y teatros. Sin embargo, con el triunfo y consolidación de la burocracia estalinista comenzando en 1923-24, el chovinismo granruso comenzó a florecer. Con el paso de los años terminó la enseñanza de la lengua y la literatura tártara y todas las publicaciones en ese idioma fueron prohibidas.
Cuando los nazis invadieron la Unión Soviética en 1941, un sector de los tártaros los recibió como a libertadores. Pero otros muchos tártaros pelearon en el ejército soviético contra Alemania. Después, vengativamente Stalin recurrió al castigo colectivo de la población tártara de Crimea. En 1944, cerca de 180 mil tártaros fueron deportados al Asia Central y otras regiones de la Unión Soviética. Los chechenos y los alemanes del Volga recibieron un tratamiento similar. Casi la mitad de los tártaros murieron en su camino al exilio. No fue sino hasta 1967 cuando las autoridades soviéticas comenzaron la “rehabilitación” de los tártaros. Tomó otras dos décadas para que se les permitiera comenzar a regresar a Crimea, creando una gran animadversión entre la población tártara.
Sin embargo, sería equivocado considerar las relaciones nacionales en el estado obrero degenerado soviético como una mera continuación de la cárcel de los pueblos zarista. Las políticas de la burocracia estalinista tuvieron un impacto contradictorio. La existencia de una economía socializada con planificación central sentó las bases materiales para el desarrollo de las áreas más atrasadas de la URSS, como el Asia Central soviética. Ucrania pasó por una industrialización y un desarrollo sustanciales. El logro del pleno empleo, la atención médica para todos y demás conquistas minaron las formas más virulentas de nacionalismo burgués y antisemitismo, que son alimentados por los malestares de la sociedad capitalista. El Ejército Rojo aplastó a los invasores nazis durante la Segunda Guerra Mundial, liberando a Ucrania de la escoria fascista.
Con la restauración del capitalismo en la antigua Unión Soviética, toda la “vieja porquería” regresó, lo que llevó a una aguda intensificación del comunalismo y a la proliferación de odios nacionales enfrentando entre sí a trabajadores en una lucha fratricida por la supervivencia. Como hemos señalado en el pasado, la ruptura de la Unión Soviética reveló una situación de considerable interpenetración de pueblos y de unidades de producción económica engranadas y heredadas de una economía planificada y burocráticamente centralizada. Ésa es la situación en Ucrania, particularmente en sus regiones orientales.
Sin embargo, el término “pueblos interpenetrados” no aplica a Crimea, a diferencia de lo que habíamos afirmado erróneamente en un artículo anterior (WV No. 1038). Cuando hablamos de pueblos interpenetrados, no nos referimos a cualquier mezcla de nacionalidades y etnias dentro de un estado, que es la norma en el mundo. Nos referimos a situaciones en que dos o más pueblos reclaman el mismo territorio, por ejemplo Israel/Palestina e Irlanda del Norte, y abordamos las implicaciones para los leninistas. En estos casos, como señala la Declaración de Principios internacional de la LCI, “el derecho democrático a la autodeterminación nacional no puede ser logrado por un pueblo sin violar los derechos nacionales del otro. Por eso, estos conflictos no pueden ser resueltos equitativamente dentro de un marco capitalista. La condición previa para una solución democrática es barrer con todas las burguesías de la región” (Spartacist No. 29, agosto de 1998).
El 97 por ciento de la población de Crimea habla ruso, e incluso la minoría étnica ucraniana está muy rusificada. Lo anterior contrasta con el caso del Cáucaso, poblado por muchos pueblos que hablan distintas lenguas. El reciente referéndum en Crimea y su secuela han subrayado que la región está definida centralmente por su historia y conformación rusas. Además, la reabsorción de Crimea por parte de Rusia se llevó a cabo prácticamente sin derramamiento de sangre ni resistencia real alguna. El grueso de las tropas y los oficiales ucranianos en Crimea simplemente se pasaron al bando ruso.
El futuro bajo el capitalismo es sombrío. El creciente empobrecimiento económico podría llevar a un aumento en la hostilidad y las luchas entre los diferentes grupos étnicos, dándole una “solución” sangrienta al problema nacional. Como señalamos al concluir nuestro último artículo sobre Ucrania:
“La tarea principal es forjar partidos leninistas-trotskistas que libren una lucha permanente contra todas las manifestaciones de nacionalismo y chovinismo de gran potencia, como parte de una propaganda paciente pero persistente dirigida a ganar al proletariado al programa de la revolución socialista”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/suplemento-Abril-de-2014/ucrania.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 16:25 ShaunaDorothy Declaración de la LCI para las protestas de Praga contra el FMI y el Banco Mundial ¡Aplastar la explotación imperialista mediante la revolución socialista mundial! (noviembre de 2000)

https://archive.is/feRdA
A continuación publicamos una declaración de la Liga Comunista Internacional, emitida el 16 de septiembre pasado, dirigida a las protestas planeadas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) en Praga ese mismo mes. Las protestas contra la "globalización" se han convertido en un foco de actividad internacionalmente, y han sido objeto de viciosos ataques y terror policiacos, incluyendo arrestos masivos. Exigimos la inmediata liberación de todos los arrestados y el levantamiento de todos los cargos.
Los jóvenes radicalizados atraídos a estas protestas quieren superar el odioso empobrecimiento de las masas en el "Sur Global" que se justifica y forza en nombre del capitalismo del "libre mercado". Sin embargo, los organizadores de la campaña contra la "globalización" buscan encauzar estas preocupaciones y la lucha por la justicia social hacia apelaciones nacional-chovinistas a su propia burguesía.
La demanda principal de la protesta de Seattle fue que la Casa Blanca de Clinton presionara a la OMC para que adoptara y forzara una ley de normas internacionales para el trabajo y el medio ambiente. Además, la protesta estuvo dominada políticamente por la burocracia sindical de la AFL-CIO, que puso en escena una orgía anticomunista contra China y de proteccionismo chovinista. Las manifestaciones en Washington unos meses después se enfocaron en apelaciones liberales a los dirigentes del Banco Mundial para que cancelaran la deuda de los países del "Tercer Mundo".
Los organizadores de estas movilizaciones denuncian molestos al FMI, la OMC y el Banco Mundial por ser antidemocráticos y estar bajo el control de grandes corporaciones "trasnacionales". Al mismo tiempo, apelan a los gobiernos "democráticos" de América del Norte y Europa Occidental. En realidad, el estado capitalista estado u ni dense es el instrumento político fundamental de los bancos de Wall Street, General Motors, Boeing y otros; el estado capitalista alemán cumple el mismo propósito para los bancos de Frankfurt, Daimler-Benz y Siemens; etc. Las instituciones económicas internacionales como el FMI y la OMC están dominadas políticamente por los estados imperialistas principales, mientras que se convierten cada vez más en una arena de conflictos entre ellos.
En México, entre los principales porristas del "espíritu de Seattle" se encuentran la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) y su grupo juvenil Contracorriente. En su periódico Estrategia Obrera núm. 14 (octubre de 2000) ensalzan las manifestaciones como "una nueva vanguardia anticapitalista" sin mencionar una sola palabra sobre sus ilusiones en el imperialismo "democrático" ni sobre la contrarrevolución capitalista que ha dado pie a la embestida burguesa antiproletaria a nivel mundial. La LTS apoyó esos movimientos contrarrevolucionarios en Europa Oriental y la URSS sin cuyo triunfo, para empezar, no se habrían reunido el FMI y el BM en Praga, capital del antiguo estado obrero checoslovaco. Con una verborrea nacionalista tercermundista antiestadounidense, el artículo de la LTS no menciona ni por equivocación al enemigo principal de los obreros y jóvenes radicalizados en México: la burguesía mexicana lacaya de los imperialistas.
En oposición fundamental a los principales impulsores seudoizquierdistas del "imperialismo de los derechos humanos", la Liga Comunista Internacional lucha por la liberación de los obreros, campesinos y otros trabajadores, de la explotación, la pobreza y la degradación social mediante revoluciones proletarias tanto en los centros imperialistas como contra sus lacayos en los países neocoloniales, estableciendo así la base para una economía socialista planificada internacional.
¿"Convertir a Praga en Seattle"? ¡Si no hubiera sido por la contrarrevolución que destruyó Europa Oriental y la antigua Unión Soviética hace una década, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional no se estarían reuniendo en Praga! La "revolución de terciopelo" desmembró a Checoslovaquia y ahora el pueblo trabajador, las mujeres y las minorías nacionales y étnicas sufren la cruda explotación, el empobrecimiento y las depredaciones del mercado capitalista. En cuanto a las ilusiones de "libertad", hoy las fuerzas policiacas especialmente entrenadas por el FBI estadounidense y apoyadas por la OTAN amenazan las manifestaciones obreras e izquierdistas con un reforzamiento brutal de la "ley y el orden" de los banqueros imperialistas.
A pesar de toda la palabrería sobre la preocupación por las masas trabajadoras, el llamado oficial para un "día global de acción" en Praga no dice nada sobre el tratamiento de choque capitalista que llevó a una precipitación en la expectativa de vida y devolvió la hambruna a Rusia, echó hacia atrás el derecho de las mujeres al aborto a lo largo de Europa Oriental y dio pie a la emergencia de una plaga parda de terror fascista dirigida especialmente contra inmigrantes y romaníes (gitanos). La guerra de los Balcanes del año pasado hundió a Serbia en una devastación peor que la de los nazis de Hitler. El resultante desastre económico, social y ecológico tampoco mereció mención en el manifiesto oficial para Praga. ¿Por qué sucede esto? Porque los supuestos izquierdistas que organizaron la protesta "antiglobalización" de este año son principalmente la mismísima gente que apoyó la guerra imperialista contra Serbia a nombre de la preocupación "humanitaria" por los albaneses kosovares. Son también los mismos "izquierdistas" que se unieron a sus propios gobernantes capitalistas para luchar por la destrucción de la Unión Soviética y los estados obreros deformados de Europa Oriental y quienes apoyaron la elección de la sangrienta camarilla de falsos "socialistas", "ex comunistas" y dirigentes "laboristas" que actualmente gobiernan la Europa capitalista.
Nosotros, camaradas de la Liga Comunista Internacional (LCI), estamos orgullosos de luchar por el auténtico comunismo de los bolcheviques de Lenin y Trotsky. Nuestra perspectiva es proletaria, revolucionaria e internacionalista. Reconocemos que el conflicto fundamental en la sociedad es la lucha del trabajo contra el capital. Debido a su papel central en la producción, el proletariado tiene el poder social para tirar a los explotadores capitalistas y a todo su sistema de explotación de clase, la opresión racial, sexual y nacional y la guerra imperialista. El proletariado tiene el poder y el interés de clase para crear una sociedad —inicialmente un estado obrero— sobre la base de la propiedad colectiva y una economía racional e internacionalmente planificada, llevando a una sociedad comunista sin clases y a la extinción del estado. Alcanzar esta meta requiere de la construcción de un partido leninista-trotskista igualitario internacional. Luchamos por convertirnos en el partido capaz de dirigir revoluciones socialistas internacionales.
Sostener las conquistas proletarias ya arrebatadas a la clase capitalista es parte integral de nuestra lucha. Es por eso que nosotros los trotskistas luchábamos por la defensa militar incondicional de la Unión Soviética y de los estados obreros deformados de Europa Oriental contra el ataque imperialista y la restauración capitalista. Con todos los recursos a nuestro alcance, luchamos en 1989-90 en la RDA [Alemania Oriental] por dirigir una revolución política obrera, manteniendo las formas de propiedad colectiva y reemplazando a los falsos dirigentes estalinistas por un gobierno de consejos obreros. Esto pudo haber sido la guía para la resistencia contra la restauración capitalista a lo largo de Europa Oriental y para la revolución socialista proletaria en occidente. La LCI luchó de nuevo por despertar a los obreros soviéticos para preservar y extender las conquistas de la Revolución Rusa de 1917, que había sido asquerosamente traicionada por décadas de falsa dirección estalinista, pero que no fue derrocada hasta 1991-92. Hoy, el destino del estado obrero deformado chino y la vida de miles de millones de trabajadores en China, a lo largo de Asia y alrededor del mundo, penden en la balanza. Luchamos por la defensa militar incondicional del estado obrero chino contra las renovadas maquinaciones militares e intromisiones económicas imperialistas. Las conquistas de la Revolución China de 1949 están amenazadas por las "reformas" económicas de mercado de los estalinistas chinos, pero estos ataques también han engendrado una revuelta proletaria significativa. Es necesario un partido trotskista para dirigir al proletariado a la victoria mediante una revolución política obrera para preservar y extender las conquistas de la Revolución China de 1949.
Las devastadoras consecuencias mundiales de la contrarrevolución capitalista también destruyeron las teorías antimarxistas del "capitalismo de estado", adoptadas por la Tendencia Socialista Internacional del fallecido Tony Cliff y los estrafalarios y siempre cambiantes "ideólogos" de la Liga por una Internacional Comunista Revolucionaria (LICR, o sea Workers Power) y otros renegados del marxismo (ver "La bancarrota de las teorías sobre ‘una nueva clase’", Spartacist [edición en español] núm. 30, primavera de 2000). Según los cliffistas, la contrarrevolución en la antigua URSS fue simplemente un "paso a un lado" de una forma de capitalismo a otra. Su antisovietismo rabioso de la Guerra Fría se expresó en aquel momento: "El comunismo colapsó.... Es un hecho que debe regocijar a todo socialista." (Socialist Worker, [Gran Bretaña], 31 de agosto de 1991).
Hoy, el proletariado fue arrojado hacia atrás en todo el mundo, y los imperialistas de EE.UU., sin el freno del poderío militar soviético, pueden andar sin miramientos por todo el planeta, utilizando algunas veces a la Organización de las Naciones Unidas como hoja de parra, en volviendo intervenciones militares globales en el manto del "humanitarismo". Los imperialismos rivales, especialmente Alemania y Japón, sin la restricción de la unidad antisoviética de la Guerra Fría, buscan aplacar sus propios apetitos por controlar los mercados mundiales y proyectar concomitantemente su poder militar. Estos intereses nacionales en conflicto llevaron a la ruptura de las pláticas de la OMC en Seattle el año pasado. Estas rivalidades interimperialistas demarcan guerras futuras con armas nucleares, lo cual amenaza con extinguir la vida en el planeta.
Así, la tarea de quitar el poder a los explotadores capitalistas es ahora más urgente que nunca. Sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario. Hoy, las premisas básicas del marxismo auténtico deben ser motivadas contra la falsa identificación prevaleciente del colapso del estalinismo con el fracaso del comunismo. El dominio estalinista no era comunismo, sino su perversión grotesca. La burocracia estalinista, una casta parasitaria empotrada sobre el estado obrero como la burocracia asentada sobre un sindicato, surgió en el estado obrero degenerado soviético bajo condiciones de atraso económico y aislamiento debido al fracaso por extender la revolución a cualquiera de los países capitalistas avanzados. Los estalinistas dijeron que construían el "socialismo en un solo país", algo imposible, como explicó León Trotsky (y Marx y Engels antes que él), ya que el socialismo es necesariamente de extensión internacional. El "socialismo en un solo país" fue una justificación para vender revoluciones internacionalmente para aplacar al imperialismo mundial. Como lo explicó de manera brillante Trotsky en La revolución traicionada (1936), las contradicciones de la sociedad soviética no podían durar por siempre: "¿Devorará el burócrata al estado obrero, o la clase obrera lo limpiará de burócratas?" Esa contradicción se resolvió amargamente por la negativa.
Marxismo contra anarquismo y "globalización"
La gente que se llama a sí misma "anarquista" reúne una gama que va desde los golpeadores pequeñoburgueses derechistas que odian a la clase obrera y atacan a los comunistas, hasta revolucionarios subjetivos que se solidarizan con el proletariado y buscan genuinamente derrocar a la burguesía. En el último caso, el atractivo del anarquismo es un rechazo saludable al reformismo parlamentario de los socialdemócratas, los ex estalinistas y los falsos izquierdistas que promueven y mantienen el orden capitalista. De hecho, por oponerse a los falsificadores reformistas del marxismo, el mismo Lenin fue denunciado como anarquista. Cuando el líder bolchevique llegó a Rusia en abril de 1917 y llamó por una revolución obrera para derrocar al gobierno provisional capitalista, los mencheviques denunciaron a Lenin como "un candidato... ¡al trono de Bakunin!" (Sujánov, The Russian Revolution, 1917: A personal record [La Revolución Rusa, 1917: Un registro personal, 1984]). (Bakunin era el líder anarquista de la I Internacional). Como lo puso Lenin en El estado y la revolución: "Los oportunistas de la socialdemocracia actual tomaron las formas políticas burguesas del estado democrático parlamentario como límite del que no podía pasarse y se rompieron la frente de tanto prosternarse ante este ‘modelo’, considerando como anarquismo toda aspiración a romper estas formas."
No es sorprendente que haya algún resurgimiento de las creencias anarquistas, fertilizadas por el triunfalismo burgués multilateral de que "el comunismo ha muerto". La Revolución Rusa redefinió a la izquierda internacionalmente y su desmantelamiento final tiene un efecto similar a la inversa. Cuando el nuevo estado obrero era en los hechos un faro para la liberación, en el clímax de los levantamientos revolucionarios internacionales fomentados por la Revolución Rusa, los mejores de los militantes anarquistas y sindicalistas (por ejemplo James P. Cannon, Víctor Serge y Alfred Rosmer) se convirtieron en luchadores dedicados y disciplinados por el comunismo de Lenin y Trotsky. Antes de su ruptura final con el marxismo, Serge el anarquista increpó a los socialdemócratas, que llevaron a los obreros a la carnicería imperialista de la Primera Guerra Mundial y viajó a la Rusia soviética a apoyar al nuevo estado obrero. En el curso de la lucha contra los revanchistas contrarrevolucionarios (a quienes algunos anarquistas apoyaron de manera criminal), Serge se unió al Partido Bolchevique y escribió a sus amigos anarquistas franceses para motivar al comunismo contra el anarquismo:
"¿Qué es el Partido Comunista en épocas de revolución? Es la élite revolucionaria, poderosamente organizada, disciplinada, obedeciendo a una dirección congruente, avanzando hacia una sola meta claramente definida por los caminos trazados para ésta, mediante una doctrina científica. Siendo una fuerza tal, el partido es el producto de la necesidad; es decir, son las leyes de la historia misma. Esa élite revolucionaria que en época de violencia permanece desorganizada, indisciplinada, sin una dirección congruente y abierta a impulsos variables o contradictorios, se dirige al suicidio. No es posible ningún punto de vista contrario a esta conclusión."
—La vie ouvrière, 21 de marzo de 1922; reimpreso en The Serge-Trotsky Papers [Los archivos de Serge-Trotsky], Cotterill, ed. (1994)
La difusa popularidad del "anarquismo" entre la juventud actual es por sí misma un reflejo del retroceso en la conciencia política en el nuevo periodo político que comenzó con la derrota colosal que fue la contrarrevolución capitalista en la URSS y en Europa Oriental. En el fondo, el anarquismo es una forma de idealismo democrático radical que apela a la supuesta bondad innata, incluso de los imperialistas más rapaces, para servir a la humanidad. La Liga de los Justos (que cambió de nombre a Liga de los Comunistas alrededor del ingreso de Karl Marx en 1847) tenía como consigna principal "Todos los hombres son hermanos". Observando que había algunos hombres de los que no era ni quería ser hermano, Marx convenció a sus camaradas de cambiar la consigna a "¡Proletarios de todos los países, uníos!"
Históricamente, el anarquismo ha probado ser un obstáculo colaboracionista de clase para la liberación de los oprimidos. Uniéndose a los Ejércitos Blancos contrarrevolucionarios, algunos anarquistas saludaron el levantamiento de Kronstadt contra la Revolución Rusa, y Kronstadt sigue siendo una piedra de toque anticomunista para los anarquistas de hoy. Durante la Guerra Civil española, los anarquistas se convirtieron en ministros del gobierno del frente popular que desarmó y reprimió la lucha armada de los obreros contra el capitalismo, abriendo el camino a las décadas de dictadura franquista.
Hoy, las diferencias fundamentales entre el marxismo revolucionario y el idealismo liberal anarquista también se pueden ver en las protestas contra la "globalización". La noción de que las grandes corporaciones capitalistas trascienden actualmente el sistema de estado-nación y dominan el mundo a través de instituciones como el FMI y la OMC es falsa hasta la médula. La "globalización" es una versión actual de la idea del "ultraimperialismo" propuesta por el socialdemócrata alemán Karl Kautsky, quien arguyó que los capitalistas de diferentes países pueden resolver sus conflictos de intereses con medios pacíficos (incluso democráticos). Como señalamos en nuestro folleto Imperialism, the "Global Economy" and Labor Reformism [El imperialismo, la "economía global" y el reformismo obrero]: "Las firmas llamadas multinacionales o trasnacionales no operan por encima ni independientemente del sistema de estado-nación; más bien, dependen vitalmente de sus estados burgueses nacionales para proteger sus inversiones más allá de sus fronteras de la oposición popular y de los estados capitalistas rivales. De allí que los estados imperialistas deben mantener poderosas fuerzas militares y la correspondiente base industrial doméstica."
Muchas organizaciones que apoyan la movilización de Praga piden un "control democrático" del FMI o del Banco Mundial para mejorar las condiciones de la gente del "Sur Global" (Asia, África y América Latina). El PDS alemán (Partido del Socialismo Democrático) argumenta que el trabajo del FMI y del Banco Mundial debe hacerse más transparente y está por una Organización de las Naciones Unidas genuinamente internacional. Hemos llamado "imperialismo de los derechos humanos" a estas apelaciones a la acción, en nombre de los obreros y de los oprimidos, a los opresores y amos directos imperialistas. No sólo son absurdas, sino que estas apelaciones a que el imperialismo se vuelva de alguna manera más responsable y humanitario, son reaccionarias porque crean ilusiones mortales en que la dictadura de la burguesía en sus adornos "democráticos" pueden de alguna manera ser el agente del cambio social a favor de los obreros y de los oprimidos. Esta mentira ata a los explotados a sus explotadores y traza un callejón sin salida para la lucha social.
La idea de que una Organización de las Naciones Unidas "global" puede actuar a favor de los intereses de la humanidad es una mentira que enmascara los mecanismos económicos del imperialismo capitalista. El imperialismo no es una política basada en "malas ideas", sino que es integral para el funcionamiento del sistema basado en la propiedad privada, la extracción de ganancias y la necesidad del capitalismo de conquistar nuevos mercados. Como explicó Lenin respecto a la antecesora de la ONU, la Liga de las Naciones: "Resultó que la Liga de las Naciones no existe, que la alianza de las potencias capitalistas es puro engaño y que, en realidad, es una alianza de asaltantes, cada uno de los cuales trata de arrebatar algo al otro.... La propiedad privada es un robo, y un Estado basado en la propiedad privada es un Estado de asaltantes que hacen la guerra para el reparto del botín." (Discurso en la conferencia de presidentes de comités ejecutivos de distritos, subdistritos rurales y aldeas de la provincia de Moscú", 15 de octubre de 1920).
La primera intervención de la ONU (1950-53) fue una "acción policiaca" contra los estados obreros deformados norcoreano y chino, masacrando a hasta cuatro millones de corea nos. Una década después, la intervención militar asesina en el antiguo Congo Belga fue dirigida bajo los auspicios de la ONU e incluyó el asesinato del nacionalista de izquierda Patrice Lumumba. En el extremo izquierdo del espectro anarquista aparece un artículo en la "página de internet A-Infos" anarquista, que sobresale entre los constructores de la manifestación de Praga por su aguda oposición a rogarle al enemigo de clase que actúe con moralidad y "cancele la deuda del Tercer Mundo". Llaman a aplastar al FMI y al Banco Mundial, y proponen: "Las demandas directas se colocarán no sobre los apaciguadores y compañía, sino sobre las organizaciones obreras y sus direcciones reformistas para desechar al FMI-Banco Mundial y para cancelar la deuda trillonaria ¡YA!" Pero el mundo no se cambiará mediante consignas lanzadas en una gran manifestación o incluso en una gran huelga, y las direcciones reformistas a las que llaman apoyan al imperialismo capitalista. ¿Cómo llegamos entonces del capitalismo al socialismo? Esa es la pregunta para la cual el anarquismo no tiene respuesta.
La teoría marxista y el modelo de los bolcheviques de Lenin dirigiendo a la clase obrera al poder estatal en la Revolución Rusa de octubre de 1917 es la única solución revolucionaria. Los obreros no pueden tomar la maquinaria del estado capitalista y "reformarla" en el interés de los oprimidos. Deben luchar por el poder, aplastando al estado capitalista y creando un estado obrero –una dictadura del proletariado— que aplastará la resistencia contrarrevolucionaria de los antiguos gobernantes capitalistas. Los bolcheviques de Lenin cancelaron la deuda acumulada por el zar y la burguesía rusa al tomar el poder y negarse a pagarla. Esto fue parte de la perspectiva revolucionaria internacionalista de los bolcheviques; contra el apaciguamiento del imperialismo, lucharon por extender el Octubre ruso a una revolución socialista mundial. Entendieron que no podía construirse el socialismo en un solo país.
Contra los aspectos reaccionarios predicados por los anarquistas tradicionales como Prudhon y de los que hoy hacen eco los "verdes" pequeñoburgueses, de que los trabajadores no deben aspirar al bienestar, sino que deben vivir en una existencia espartana comunal, nosotros los marxistas luchamos por la eliminación de la escasez, por una sociedad donde los trabajadores disfruten los frutos de su trabajo que hoy expropian los capitalistas. Decirle a los trabajadores que "aprieten el cinturón" es, de hecho, el programa del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, mediante las políticas hambreadoras de "austeridad" impuestas a las masas del "Tercer Mundo". En nombre de "defender al medio ambiente", los partidos verdes que están ahora en las coaliciones gobernantes en Alemania y en Francia son aún más agresivos que los socialdemócratas imponiendo la "austeridad" capitalista. Frente a las recientes protestas masivas contra los precios extorsionados del combustible, los verdes franceses se opusieron a la concesión del primer ministro socialista de reducir el impuesto al combustible en un 15 por ciento.
En contraste con el impulso anarquista/verde de detener el avance técnico y reducir el nivel de consumo, nosotros los marxistas tomamos el lado de Big Bill Haywood, un dirigente de los IWW (Obreros Industriales del Mundo, conocidos como los "Wobblies"). Cuando un camarada le reprochó que fumara un buen puro, respondió: "¡Nada es demasiado bueno para el proletariado!" Los marxistas reconocemos que la historia del progreso humano ha sido una lucha por dominar a las fuerzas de la naturaleza. El desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales fue una incursión exitosa dentro de la "ecología natural" del planeta, que creó un excedente social, abriendo un camino hacia delante partiendo de la breve y brutal lucha por la subsistencia diaria en la sociedad humana temprana. Para extender a las masas empobrecidas del "Tercer Mundo" todas las cosas de las que gozan los izquierdistas pequeñoburgueses occidentales —electricidad, escuelas, agua limpia potable, medicinas, transporte público, computadoras— se requiere un gigantesco avance en la capacidad industrial y técnica. Ese avance requiere de una revolución internacional victoriosa dirigida por una vanguardia revolucionaria consciente, para hacer consciente a la clase obrera de su misión y para arrebatarla del grillete de los reformistas y seudorrevolucionarios, lacayos del capitalismo.
Es precisamente el servicio leal de los "verdes" nacionalistas burgueses a la clase dominante lo que los lleva a ignorar los más grandes desastres ecológicos del planeta. Así, Joschka Fisher, el ministro verde de asuntos exteriores del IV Reich, apoyó el bombardeo a Serbia de manera vociferante. Los Balcanes están ahora asolados por las cápsulas de uranio residuales y el agua envenenada, y la destrucción de la infraestructura industrial y social moderna significa que la verdadera cuenta de muertos de la guerra de los Balcanes será engrosada por muchos años. Con "verdes" como estos, ¿quién necesita al Doctor Insólito, a I.G. Farben o a la Dow Chemical Company?
De la misma manera, la Guerra del Golfo contra Irak en 1991 destruyó una de las sociedades más avanzadas en la región. Hace diez años, la tasa de mortandad infantil en Irak estaba entre las más bajas del mundo y hoy es la mayor; una sociedad cuya avasalladora mayoría sabía leer y escribir y tenía acceso al servicio médico, ahora muere literalmente de hambre, gracias al bloqueo continuo de la Organización de las Naciones Unidas. Los llamados "izquierdistas" que se opusieron a la guerra devastadora contra Irak contrapusieron las sanciones de la ONU como una alternativa "humanitaria". La LCI se opuso a las sanciones como un acto de guerra que ha matado a más gente que las bombas. El apoyo de la falsa izquierda a los sangrientos crímenes del "imperialismo de los derechos humanos" es la única explicación del estruendoso silencio sobre estas cuestiones en cualquier propaganda oficial para las protestas "anti-globalización" en Seattle, Washington D.C. y Praga. La LCR francesa llamó abiertamente por una intervención militar imperialista en Kosovo bajo el control de la OCSE [Organización para la Cooperación y la Seguridad Europea] o de la ONU (Rouge, 1º de abril de 1999). La LICR (Workers Power) hizo campaña abiertamente por la derrota de las fuerzas serbias ante el ELK, herramienta del imperialismo de la OTAN; compartió una plataforma en Londres con entusiastas del bombardeo de la OTAN y celebró el retiro de las fuerzas serbias, proclamando estúpidamente que "en la secuela de la victoria de la OTAN en Kosovo una situación prerrevolucionaria está madurando" ("La lucha por derrotar a Milosevic en Serbia", 11 de agosto de 1999, declaración de la LICR).
En contraste, la LCI luchó en todas partes por la defensa militar de Serbia contra el imperialismo de EE.UU./ONU/OTAN, sin dar ni un miligramo de apoyo político al chovinista serbio Milosevic, de la misma forma en la que anteriormente luchamos por movilizar al proletariado en la Guerra del Golfo por la derrota del imperialismo y tomamos abiertamente la defensa de Irak (ver la declaración de la LCI sobre la guerra en los Balcanes, abril de 1999 en Spartacist [núm. 30]). Los internacionalistas revolucionarios luchan por la derrota de "su propia" burguesía y por la defensa de las víctimas de la guerra imperialista. La orgía de socialchovinismo de los supuestos izquierdistas es un reflejo directo de su apoyo a los gobiernos europeos que impulsaron la Guerra de los Balcanes. Hace dos años, el SWP británico [el cliffista Socialist Workers Party] hizo una campaña a favor de y se declaró a sí mismo "por encima de la luna" por la elección de Tony Blair, quien era el más grande halcón de la OTAN en Europa. Mientras que posaban a la izquierda en la guerra en los Balcanes contra la cobarde multitud del "pobrecito Kosovo", el SWP mostró su juego en su repugnante apoyo al "Nuevo" Laborismo de Tony Benn, cuya oposición a la guerra estuvo empapada del antiamericanismo chovinista de la "Pequeña Inglaterra". ¡Argüir que los cerdos imperialistas de Europa deben dirigir directamente la guerra en lugar de los estadounidenses difícilmente es un movimiento contra la guerra!
Al extremo derecho de este espectro nacionalista están los fascistas. El año pasado, los nazis alemanes marcharon contra la guerra en los Balcanes con consignas como "¡Ni una gota de sangre alemana por los intereses extranjeros!" El antiamericanismo nacionalista con el que el movimiento europeo contra la "globalización" se empapa profundamente, se transforma en fascismo abierto. Las organizaciones fascistas checas planean montar una provocación para su programa genocida en Praga el 23 de septiembre.
En el crisol de la primera guerra de importancia en Europa en cincuenta años, los falsos "trotskistas" demostraron ser productos en descomposición de la "muerte del comunismo". Hoy compiten por la posición para arrebatar el control del "movimiento antiglobalización". Sólo un tonto puede confiar en que los grupos que ayudaron a llevar a los actuales gobiernos capitalistas europeos al poder puedan ahora luchar contra estos gobiernos, sus bancos e instituciones en el interés de los oprimidos. Lejos de ser una alternativa marxista al anarquismo, los seudotrotskistas son oponentes activos del marxismo revolucionario encarnado en el programa y la prácticas de la LCI.
Las bases materiales del oportunismo y el chovinismo nacional
La ideología burguesa —por ejemplo el nacionalismo, el patriotismo, el racismo y la religión— penetra dentro de la clase obrera centralmente a través de la agencia de los "lugartenientes del capital dentro del movimiento obrero", las burocracias sindicales parasitarias basadas en un estrato superior privilegiado de la clase obrera. Si no son reemplazados por una dirección revolucionaria, estos reformistas dejarán a la clase obrera indefensa frente a los ataques capitalistas y permitirán que se destruya a las organizaciones del proletariado, o las dejarán impotentes al atar crecientemente a los sindicatos al estado capitalista. En su trabajo de 1916, El imperialismo, fase superior del capitalismo, Lenin explicó:
"La obtención de elevadas ganancias monopolistas por los capitalistas de una de las numerosas ramas de la industria, de uno de los numerosos países, etc., da a los mismos la posibilidad económica de sobornar a ciertos sectores obreros, y, temporalmente, a una minoría bastante considerable de los mismos, atrayéndolos al lado de la burguesía de una determinada rama industrial o de una determinada nación contra todas las demás. El antagonismo cada día más intenso de las naciones imperialistas, provocado por el reparto del mundo, refuerza esta tendencia. Es así como se crea el lazo entre el imperialismo y el oportunismo... Lo más peligroso en este sentido son las gentes [como el menchevique Mártov] que no desean comprender que la lucha contra el imperialismo, si no se haya ligada indisolublemente a la lucha contra el oportunismo, es una frase vacía y falsa."
El chovinismo nacional y la cobarde capitulación de los organizadores de un movimiento contra la "globalización" son abundantemente evidentes. Así, los organizadores sindicales de la protesta de Seattle contra la OMC se unieron a las fuerzas anticomunistas de extrema derecha, denunciando el "trabajo esclavizado" en los estados obreros deformados chino y vietnamita. Se arrojó acero chino a la bahía y los letreros proclamaban "Primero la gente, no China". Ilustrando por qué Trotsky describió a la burocracia obrera norteamericana como la herramienta ideal de Wall Street para el dominio imperialista de América Latina, las cúpulas sindicales norteamericanas hicieron una campaña para vetar a los camioneros mexicanos de trabajar en EE.UU. No por nada, en América Latina la AFL-CIO es popularmente conocida como la "AFL-CIA". ¡Increíblemente, la Rifondazzione Comunista italiana y los seudotrotskistas del agrupamiento Proposta sostienen a la "dirección" de la AFL-CIA como un modelo a imitar para los trabajadores europeos (véase Proposta núm. 27, enero de 2000)!
Antes de Praga, el SWP británico trabajó poderosamente en la promoción de una manifestación sindical laborista en defensa de salvar los empleos británicos de la fábrica automotriz Rover. Esta manifestación fue un mar de banderas inglesas y de virulento chovinismo antialemán que pone a los obreros británicos contra los alemanes y ata a los primeros a la clase dominante británica. Consignas como "La Gran Bretaña ganó dos guerras mundiales—ganemos la tercera" dan una probada del veneno. Después de lo sucedido en Rover, el SWP se enterró en una campaña a favor de Ken Livingstone a la alcaldía de Londres; un político laborista que fue un vociferante exponente del terror imperialista contra Serbia y desató a la fuerza policiaca en casa. Cuando los manifestantes anarquistas profanaron irreverentemente los símbolos del imperialismo británico en una protesta del Día del Trabajo en Londres, el SWP se alejó por temor de avergonzar a su candidato a la alcaldía de Londres, el "Rojo" Ken Livingstone. Livingstone endosó la represión policiaca a los manifestantes del Día del Trabajo, muchos de los cuales continúan languideciendo en prisión o enfrentan cargos.
En Francia, José Bové dirige masas en protesta contra McDonald’s y las incursiones de la comida rápida norteamericana dentro del pala dar francés. Nuestro interés es organizar a las fuerzas laborales terriblemente mal pagadas en estas cadenas de comida rápida, sin importar cuál sea su propiedad nacional o su "cuisine". Además, si las preferencias culturales o culinarias son sinónimo de "imperialismo"; entonces, para las pocas luces de Bové, mejor preocupémonos por los italianos, porque la gente adora la pizza y ahora se vende en todas partes desde las Islas Aleutianas hasta el Amazonas. ¡¿O fue "imperialismo" cuando una máquina particular alemana, o sea, la imprenta, conquistó el mundo e hizo posible la alfabetización masiva?!
Hablando más en serio, el chovinismo nacional y el oportunismo de las cúpulas obreras de la falsa izquierda envenenan la conciencia de clase y la solidaridad entre los obreros al fomentar las divisiones religiosas, nacionales y étnicas. En años recientes, esto ha alcanzado un grado febril en el frenesí antiinmigrante. Esto amenaza la unidad y la integridad del proletariado como clase para resistir los ataques de los capitalistas y su estado. Como se señaló en la declaración de principios de la LCI (Spartacist [edición en español] núm. 29, otoño-invierno de 1998):
"El capitalismo moderno, es decir, el imperialismo, que alcanza todas las regiones del planeta, en el curso de la lucha de clases y conforme la necesidad económica lo exige, introduce al proletariado por sus estratos más bajos nuevas fuentes de mano de obra más barata, principalmente inmigrantes de otras regiones del mundo, más pobres y menos desarrolladas; trabajadores con pocos derechos que son considerados más desechables en tiempos de contracción económica. Así, el capitalismo, en forma continua crea estratos diferentes entre los obreros; mientras, simultáneamente, amalgama obreros de muchas tierras diferentes."
En el acuerdo Schengen, las potencias europeas cerraron sus fronteras a los inmigrantes, muchos de los cuales huyeron de la destrucción contrarrevolucionaria de Europa Oriental. Las políticas racistas antiinmigrantes de los socialdemócratas actualmente en el gobierno hacen eco a la demagogia de los nazis de "el barco está lleno" y ciertamente alimentan el terror fascista. Mientras tanto, los gobiernos socialdemócratas de frente popular a lo largo de Europa (gobiernos de coalición que involucran a partidos obreros reformistas y a partidos burgueses) arrullan peligrosamente a los obreros con ilusiones parlamentarias de que los socialdemócratas, cuyas propias políticas han pavimentado el camino a los fascistas, "prohibirán" a los fascistas. Tales prohibiciones han servido históricamente sólo para retocar la imagen de la misma burguesía que recurre al fascismo cuando ve amenazado su dominio. Históricamente, tales prohibiciones contra los "extremistas" se han utilizado contra la izquierda, no contra la derecha. En Alemania, en el periodo inmediato de la posguerra, en 1952, se prohibió un pequeño partido neonazi para retocar cosméticamente las credenciales "democráticas" de los herederos del III Reich, quienes reconstruyeron a la Alemania capitalista bajo los auspicios del imperialismo estadounidense. El verdadero propósito fue "justificar" una prohibición constitucional contra el Partido Comunista Alemán en 1956. Exigimos: ¡Plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes! ¡Ninguna con fianza en el estado burgués! ¡Por movilizaciones obreras y de minorías para detener a los fascistas!
El partido es el instrumento de la revolución socialista
El partido leninista es el instrumento para llevar la conciencia revolucionaria al proletariado, para organizar las luchas proletarias y guiarlas a la consolidación victoriosa en una revolución socialista. Un partido revolucionario debe luchar contra todos los casos de injusticia social y contra todas las manifestaciones de opresión. Es central a nuestra tarea el combatir todos los casos de opresión a las mujeres y "toda la antigua basura" que ha regresado con el oscurantismo religioso, los ataques contra los derechos al aborto y el fanatismo antigay. Soldar la audacia de la juventud al poder social del proletariado es crucial a la lucha por una nueva sociedad socialista.
Nuestro objetivo es una dirección revolucionaria cuyos cuadros deben probarse y entrenarse en la lucha de clases. El camino hacia delante es que las ahora pequeñas fuerzas adheridas al programa de Lenin y Trotsky forjen partidos con la experiencia, la voluntad revolucionaria y la autoridad entre las masas para dirigir revoluciones proletarias exitosas. Nada menos que una IV Internacional trotskista reforjada será suficiente para la tarea de dirigir a los obreros y a los oprimidos a la victoria del socialismo mundial. No tenemos ilusiones en que éste será un camino fácil y reconocemos que la posesión de la tecnología para un holocausto nuclear por una clase dominante irracional y genocida acorta las posibilidades: no queda mucho tiempo.
Nos guiamos por el programa y las prácticas del comunismo auténtico. Como escribió Trotsky en "La agonía del capitalismo y las tareas de la IV Internacional" (1938):
"Mirar la realidad de frente, no ceder a la línea de menor resistencia; llamar al pan pan y al vino vino; decir la verdad a las masas, por amarga que sea; no tener miedo de los obstáculos; ser exacto tanto en las cosas pequeñas como en las grandes; basar el programa propio en la lógica de la lucha de clases; ser audaz cuando llega la hora de la acción: tales son las reglas de la IV Internacional."
¡Únete a la Liga Comunista Internacional!
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/PRAGUE.HTM
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.04.03 11:49 EDUARDOMOLINA ALIERTA, UNO DE LOS VUESTROS.El presidente de Telefónica ha sido una pieza útil para los intereses del bipartidismo. Jugando con las puertas giratorias, los altos dividendos y un delito prescrito, ni se va del todo ni se va de vacío: 50.000 millones de deuda y 35 de pensión.- Ana Tudela.- ctxt.es

http://ctxt.es/es/20160330/Politica/5129/Alierta-Telefonica-Prisa-Tabacalera-Altadis-Botín-Abril-Martorell-Aznar-PP-Zapatero-Economía.htm
"14 de abril de 2009. Audiencia Provincial de Madrid. 8.45 horas de la mañana. Todo el mundo espera la llegada de la jueza Manuela Carmena, hoy alcaldesa de Madrid, encargada de presidir el tribunal que juzgará a una de las personas más poderosas del país, el presidente de Telefónica. César Alierta ya ha llegado y espera junto a la puerta de la sala rodeado de su terna de abogados y de los primeros espadas de su numeroso equipo de comunicación. Los periodistas que cubren habitualmente el sector de las telecomunicaciones están allí, junto a él, pero no le preguntan nada. Ya han recibido las indicaciones oportunas. No toca. Una joven redactora de una agencia de comunicación llega unos minutos más tarde y ve el cielo abierto para conseguir unas declaraciones. Se acerca a Alierta, le pregunta amable y el presidente de Telefónica la despacha afeándole que sea la única que no se ha enterado de cómo comportarse. El resto calla. Vuelve el silencio.
El juicio a Alierta es una pastilla de avecrem del caldo en el que se ha cocido España en las últimas décadas pero también de la figura del aún presidente de Telefónica. Un concentrado de ingredientes que no dicen mucho de los resultados de la gestión del zaragozano al frente de la gran multinacional española (un gigante hoy presente en 20 países y con 322 millones de clientes que se ha colocado en primera línea del sector a nivel mundial) pero sí de ese toque de sabor que trajo consigo. Por eso es tan útil ese momento para empezar a desmenuzar la figura de Alierta. Todo estaba allí, amalgamado pero presente: el control de la inmensa mayoría de los medios (que en su mayoría no destacaron la información del juicio incluso cuando la sentencia demostró que hubo delito aunque se considerase prescrito); su pulso con Pedro J. Ramírez (que impulsó el caso en 2002 desde las páginas de El Mundo meses después de ver frustradas sus intenciones de hacerse con Onda Cero, entonces parte de Telefónica Media); la estrecha relación con la familia de su mujer (ya que el juicio por uso de información privilegiada se debió al enriquecimiento del sobrino político de Alierta Luis Javier Placer con la compra de acciones de Tabacalera cuando Alierta presidía la compañía) y el logro de haber sabido situarse de verdad en el centro del tablero político, a salvo de los ataques de uno y otro polo del otrora todopoderoso bipartidismo, convirtiéndose en pieza útil para los intereses de todos. Porque si el PSOE había pedido mil y una explicaciones, comparecencias e intervenciones de la Fiscalía cuando se destapó el caso Tabacalera en 2002, para cuando se inició el juicio y se supo la sentencia ya no tenía nada que reprochar al presidente de Telefónica. El PSOE estaba en el poder y Alierta era un amigo. Un dato: uno de los peritos de parte en favor de Alierta en el juicio fue José Manuel Campa, nombrado mes y medio después de que se iniciase el proceso, secretario de Estado de Economía por el Gobierno de Zapatero.
Pedigrí popular
Hubo un tiempo en que lograr la empatía de la práctica totalidad del arco parlamentario no parecía tarea fácil. Alierta ha sido y es un hombre con siete apellidos del PP, cosido por línea directa a un pasado que apunta directo al bando vencedor de la Guerra Civil. Su padre, Cesáreo Alierta Perela (1909-1974), “se incorporó voluntario el 18 de julio de 1936 al regimiento de infantería Génova como oficial de complemento y después de la Legión” para luchar con el ejército sublevado. Así lo explica La Vanguardia Española en su edición del 1 de marzo de 1966 con motivo del nombramiento de Alierta Perela como alcalde de Zaragoza en aquellos tiempos en los que no era el vecino el que elegía al alcalde sino el ministro de Gobernación a propuesta del Gobernador Civil. “Terminada la guerra”, continúa La Vanguardia Española, el padre de Alierta “en la vida civil dedicó sus actividades a negocios industriales”. Y “en 1952, fue elegido presidente del Real Zaragoza Club de Fútbol”, que hoy le debe entre otras cosas la construcción del Estadio de la Romareda.
El joven Alierta Izuel (Zaragoza, 1945) creció en una familia adinerada y de moda, ligada a la política y al fútbol nada menos, rodeado de constantes loas a su apellido y habituado a pasar en Zaragoza por una calle con un nombre igual al suyo, el de su padre. Su padre, el alcalde a quien al despedirse del cargo por motivos de salud ABC le dedicó aquella columna el 6 de junio de 1970 de la que podrían haberse copiado ahora algunas frases para incluirlas en las crónicas sobre la marcha del hijo, huérfanas en su mayoría de crítica salvo por parte de alguno de los habituales ya mencionados. “Deja una corporación ágil, moderna y capacitada para las nuevas funciones que en su día puedan encomendársele”, dijo ABC del padre. “Bien puede decirse que ha declinado el puesto en olor de muchedumbre” (sic), añadió.
Su hijo Alierta Izuel lo tenía todo para triunfar en este país donde el dinero y las buenas conexiones eran fundamentales. El único hándicap parecía ser su enorme timidez, un rasgo del que hablan no pocos de los que lo han tratado, que aseguran incluso que ha podido mostrarlo como alguien menos lúcido de lo que es. Algunos recuerdan su nerviosismo en 2010, a pesar del poder que acumulaba ya, cuando tuvo que pronunciar un discurso en aquella cena con la canciller alemana Angela Merkel y el entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en Hannover, con motivo de la feria tecnológica Cebit. Resulta difícil relacionar esa imagen del Alierta tímido con el mismo joven al que los rumores sitúan de madrugada de juerga con los amigos tomando prestado un tranvía de Zaragoza para darse una vuelta. Quizás sólo sean rumores.
“ Los contactos le catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro ” Hizo sus propios méritos antes de aterrizar en la era de las privatizaciones, que lo llevó hasta el asiento de honor del empresariado español. Se habla de su buen hacer siendo muy joven como gestor al frente del área de Mercado de Capitales del Banco Urquijo y después como presidente de la agencia de valores Beta Capital, que sería adquirida por el polémico Javier de la Rosa. Si fue brillante en esa etapa, fueron los contactos los que lo catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro.
El expresidente de Endesa habría introducido a Alierta en los círculos del PP poco antes de que José María Aznar ganase las elecciones de 1996. Una vez en Moncloa, los populares se apresuraron a terminar la tarea de privatizar la gran empresa española que habían iniciado los socialistas, tras cuyos gobiernos ya solo quedaba en manos del Estado el 21% de Telefónica, el 28,1% de Argentaria, el 10% de Repsol, el 3,8% de Gas Natural, el 52,4% de Tabacalera y la gran joya de la abuela: el 67% de Endesa.
Antes de ponerse a privatizar como si no hubiera un mañana, los populares colocaron a sus allegados al frente de las empresas que iban a pasar casi por completo a manos del mercado. En cuestión de meses, los elegidos se rodearon de consejeros a los que se colgó el cartel de independientes pese al dedazo que los había señalado, y cambiaron los estatutos de las empresas blindándose con normas como la obligación de llevar tres años en el consejo para ser nombrado presidente o en su defecto lograr el apoyo del 85% del consejo (como se impuso en Telefónica, lo que acabaría beneficiando a Alierta, como se verá).
Los elegidos
No fueron seleccionados con luz y taquígrafos, que al fin y al cabo esto es España, sino en reuniones en petit comité con la participación habitual del entonces todopoderoso vicepresidente económico Rodrigo Rato, el ministro de Industria Josep Piqué, y los poderes fácticos: Josep Vilarasau, director general de La Caixa, y Emilio Ybarra, presidente del BBV. La participación de las entidades financieras en el capital de las privatizadas y su papel de núcleo duro es también marca made in Spain ideada por los gobiernos de Felipe González, una rara avis que no se ha dado en otros países de Europa con procesos de privatización similares.
Gracias a su relación con Pizarro, Alierta es seleccionado para la presidencia de Tabacalera como hombre de Rato y con el aval añadido de ser amigo de Francisco González, el primero al que colocó el Gobierno de Aznar al frente de Argentaria, en sustitución de Francisco Luzón y hoy aún presidente del BBVA (uno de los pocos que van quedando de la vieja guardia).
Su paso por Tabacalera fue el que tenía que ser en aquel momento en que el sector estaba inmerso en pleno proceso de consolidación dado el declive del consumo de tabaco en el mundo salvo en el mercado de puros, en el que Alierta colocó a Tabacalera como líder mundial. El zaragozano se dedicó a sanear. Cerró fábricas, recortó gastos y se encargó de fusionar Tabacalera con la francesa Seita, lo que dio lugar a Altadis.
Pero en medio de esa gestión se cruza la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La que lo llevará al mencionado juicio. Según la sentencia que firma Manuela Carmena, se consideran hechos probados que “Cesáreo Alierta ideó la forma de aprovechar el conocimiento de determinados datos sustanciales relativos al mercado bursátil por las operaciones que se iban a realizar y la repercusión que iban a tener (…) para obtener una ventaja patrimonial considerable”. Esas operaciones eran la decisión de comprar activos de la división de cigarros de la americana Havatampa (operación anunciada a los mercados a través de la CNMV el 11 de septiembre de 1997) unida a la decisión de subir las labores del tabaco rubio nacional de mayor consumo (Fortuna) un 9,43%, tomada ese mismo 11 de septiembre de 1997 y comunicada a la CNMV cuatro días después.
“ El caso Tabacalera fue la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ” “Entendiendo que la noticia de la adquisición de la tabaquera antes mencionada iba a tener repercusión en el precio de las acciones de la sociedad (Tabacalera), (Alierta) se puso de acuerdo con Luis Javier Placer Mendoza (sobrino político del hoy presidente de Telefónica) para que, apareciendo este último como único interviniente de la operación fuese quien llevara a cabo determinada inversión (…) que iba a ser manifiestamente rentable”. Tan rentable como para suponer una ganancia de 309 millones de pesetas (de las antiguas, no hay otras de momento) en un lapso no superior a seis meses. Las acciones habían sido compradas además a través de la empresa Creaciones Baluarte, constituida por Alierta y su mujer y domiciliada en un principio incluso en su casa, mediante un crédito otorgado por el Banco Urquijo (la antigua entidad en la que había trabajado Alierta), préstamo que fue traspasado al sobrino junto con la sociedad a pesar de que los avales de uno y otro para responder de la póliza de crédito obviamente no eran comparables.
La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Porque sí hubo investigación por parte del regulador, dado el enriquecimiento de familiares del presidente de Tabacalera, pero el expediente tal cual se abrió fue archivado por el entonces jefe de los servicios jurídicos de la CNMV, Antonio Alonso Ureba, quien sería nombrado secretario del consejo de Telefónica cuando Alierta llegó a la presidencia de la teleco.
Presidente de Telefónica
La buena suerte no existe pero sí el cruce perfecto de factores, y eso es lo que llevó a Alierta al frente de Telefónica desde la presidencia de Tabacalera. Si en la primera ronda de elegidos fue el compañero de pupitre de Aznar en el Colegio del Pilar Juan Villalonga quien fue colocado en la presidencia de la compañía, las andanzas de este lo pusieron en el disparadero en pleno proceso de elecciones generales del año 2000. El cóctel fue letal: el escándalo de los planes de stock options para directivos, el intento de fusionar Telefónica con una empresa pública holandesa como era KPN en contra del núcleo duro y de buena parte de los independientes del consejo, y su estilo espectáculo, tan poco adecuado en época de decisiones de voto, sentenciaron a Villalonga pero no lo fulminaron. El error definitivo fue que dejase a su mujer, Concha Tallada, íntima amiga de la mujer de Aznar, Ana Botella, por la Miss México Adriana Abascal. Mucho se habló de cuánto tuvo que ver Aznar en la reapertura de la investigación a Villalonga por parte de la CNMV.
Había que buscar sustituto en Telefónica, una privatizada que seguía con la acción de oro en manos de un Gobierno que iba de liberal pero ponía y quitaba presidentes, y fue entonces cuando se vio que no era tarea fácil. Los cinturones de seguridad ideados por los elegidos eran realmente férreos. Se planteó elegir a alguien que no perteneciese al consejo, pero los fieles a Villalonga (Alberto Cortina, Martín Velasco, Pedro Ballvé) podían tumbar la votación; se planteó nombrar a Isidro Fainé, pero su acumulación de poder podía molestar a BBVA, y entonces Rato señaló a Alierta. Cumplía el requisito de llevar más de tres años en el consejo (llevaba cuatro). Hubo dudas. Algún consejero dejaría después caer a la prensa que en su paso por el consejo Alierta no había abierto la boca (¿de nuevo la timidez?), detalle que les hacía dudar si sabía algo del negocio de las telecomunicaciones. Pidieron un consejero delegado, un contrapeso, y entonces las miradas se volvieron hacia Fernando Abril, el hijo del vicepresidente del Gobierno con la UCD que había sido enviado por Villalonga al rincón de las Páginas Amarillas para que no le hiciera sombra. Abril fue nombrado consejero delegado de Telefónica.
“ Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías ” No duró mucho. Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías. El tándem no funcionó porque Abril chocó una y otra vez contra el muro levantado por Alierta sobre su cabeza. No fue el último en chocar contra el presidencialismo del zaragozano. Les pasaría también a Luis Lada o a Santiago Fernández Valbuena. A unos y otros que se rindieron a lo obvio, la imposibilidad de crecer en Telefónica. Se fueron sin hacer ruido porque, eso sí, Alierta se encargaba de que tuvieran todo solucionado al salir de la línea ejecutiva.
La llegada a la presidencia de José María Álvarez-Pallete puede parecer la excepción a esa norma y no lo es. Está en el momento adecuado sentado a la derecha del presidente. Pallete fue nombrado consejero delegado en 2012 después de una dura Junta de Accionistas en la que el 25% del capital representado, formado mayoritariamente por grandes fondos de inversión internacionales, votó en contra de la renovación de Alierta entre otros motivos por lo que consideraban una excesiva acumulación de poder. Telefónica ya no es lo que era tras la privatización, con el capital atomizado en manos de pequeños accionistas sin organización entre sí y las decisiones en manos de la ejecutiva y el núcleo duro. En este mundo en pleno cambio ya no resulta tan sencillo hacer y deshacer. Ni siquiera está claro que sirvan los incontables favores que se ha hecho al mundo de la política, porque el Parlamento se ha llenado de colores y España no tiene ni idea de quién va a firmar el BOE en la próxima legislatura cuando ya se han cumplido cien días desde las últimas elecciones generales.
La globalización de la puerta giratoria
El rescate de políticos a través de la puerta giratoria ha funcionado hasta ahora. Sin duda Telefónica durante la era de Alierta ha sido uno de los engranajes que han alimentado esa rueda en la que tanto tienen que ver de nuevo las conexiones y un concepto que es crucial para entender el perfil del presidente de la multinacional: el valor de la fidelidad. Por fidelidad se la ha jugado con quien ya solo podía complicarle la vida: como Rato, como Urdangarín.
La traición no se conjuga en casa de los Alierta. No hay vuelta atrás si se pasa ese umbral. Para hacerse una idea, en una conversación con un reducido grupo de periodistas hace años se le preguntó por la posibilidad de volver a patrocinar a Fernando Alonso, el bicampeón español de Fórmula 1, que había cambiado el monoplaza de Renault, con las pegatinas de Telefónica, por el de McLaren cuando este ya tenía en el alerón pintado el nombre de Vodafone. A Alierta se le ensombreció el rostro y mirando fijamente a quien preguntaba como no acostumbraba a hacerlo respondió algo que significaba “jamás” pero con otras palabras. Que el asturiano hubiera anunciado su marcha cuando McLaren ya tenía patrocinador después de haber recibido el apoyo durante años de Telefónica no era algo que Alierta fuese a olvidar Alierta.
Sea por fidelidad o por mantenerse a bien con el poder, en la teleco han encontrado sitio Elvira Fernández (esposa de Mariano Rajoy), Iván Rosa Vallejo (marido de Soraya Sáenz de Santamaría), Elvira Aznar (hermana del expresidente) o Andrea Fabra (hija del famoso presidente de la Diputación de Castellón condenado por defraudar a Hacienda, esposa del exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes y famosa por pronunciar aquel “¡que se jodan!” desde la tribuna del Congreso cuando el PP anunciaba una reducción de los derechos de las prestaciones de los desempleados).
Manuel Pizarro (hoy en El Corte Inglés) también tuvo su paso efímero por la teleco, donde también recalaron Carlos López Blanco, que había sido secretario de Estado de Telecomunicaciones, y Alfredo Timmermans, secretario de Estado de Comunicación.
“ También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno ” Pero si estos nombres resultan llamativos, aún más lo han sido los de Eduardo Zaplana, cuya única labor conocida para Telefónica no fue dentro de la teleco sino cuando le firmó el ERE de 15.000 empleados siendo ministro de Trabajo, y sobre todo el de Rodrigo Rato. Alierta lo fichó como asesor internacional en enero de 2013, cuando ya había sido imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por el proceso de salida a Bolsa de Bankia. Ese fichaje es la causa de la imputación de la compañía, adelantada por El Español un día después de anunciarse la salida de Alierta.
También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno e imputado por su gestión al frente de Catalunya Caixa. El último y sonoro fichaje socialista ha sido el de Trinidad Jiménez, cuyo paso a Telefónica fue negado una y otra vez por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, agarrándose a que no se iba al consejo (ha fichado como asesora) y no se había ido aún (tuvo la deferencia de esperar a que hubieran pasado las elecciones). En el PSOE, aseguran diversas fuentes, hubo quien, dentro de la vieja guardia socialista, pidió, por no decir exigió, la cabeza de Alierta al llegar Rodríguez Zapatero a la Moncloa. No fue el estilo de ese Ejecutivo quitar y poner piezas a esas alturas. Se mantuvo Alierta como lo hizo otro de los que se dijo que podían caer con el desembarco del nuevo gobierno: Francisco González, presidente del BBVA.
Respecto a la Casa Real, con cuyo antiguo jefe, el rey emérito Juan Carlos I, tan buenas relaciones guardaba Alierta, Telefónica, que en estos tres lustros siempre ha parecido salir al rescate de los símbolos del sistema, contrataba a Iñaki Urdangarín como consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica en Latinoamérica y EE.UU. a mediados de 2009, permitiendo a los duques de Palma desplazarse al otro lado del charco, lejos de los focos que estaban a punto de encenderse sobre ellos en el marco de la investigación del caso Nóos.
A pesar de estos fichajes tan sonados, dicen fuentes de la compañía que no es ahí, en los puestos de renombre, donde hay que mirar para encontrarse al mayor número de exmiembros de la política española, sino en los puestos intermedios con apellidos mucho menos mediáticos.
La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido. Por poner algunos ejemplos, para Telefónica en Brasil fichó a Luiz Fernando Furlan, nombrado posteriormente ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior en el Gobierno de Lula da Silva y nombrado de vuelta como consejero de Telefónica en 2008. Hasta mayo de 2015, cuando fue nombrado presidente de la filial de Brasil Amos Genish, ocupaba ese cargo Antonio Carlos Valente da Silva, exmiembro del comité directivo de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y quien antes del cargo en Brasil fue presidente de Telefónica en Perú. En México, Alierta nombró como presidente de la filial de Telefónica a Francisco Gil Díaz, que no sólo había sido secretario de Hacienda con el Gobierno de Vicente Fox sino que rivalizaba con el que fue tantos años enemigo número uno de Alierta, el magnate Carlos Slim, tras haberse visto obligado a vender su empresa de telecomunicaciones Avantel en el año 2000.
“ La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido ” El empeño en rivalizar con Carlos Slim se ha cruzado en no pocas de las operaciones de Telefónica en la época de Alierta. El empresario español tiraba de chequera allí donde sonase que iba a entrar el mexicano, incluido el complicado mercado italiano, donde entró tras meses de rumores de la compra de Telecom Italia por Slim. Tras años de lucha, Telefónica terminaba por salir del capital de Telecom Italia en 2014.
Fue curioso ver a Alierta en octubre de 2015, en una charla en A Coruña moderada por Juan Luis Cebrián, en la que participaba también Carlos Slim, tratar de empatizar con el que fuera su gran rival para sacar a la palestra una vez más a sus enemigos más nombrados de los últimos tiempos, los OTT (over the top, o proveedores de servicios de Internet) como Google, Whatsapp, etc. Los tiempos cambian, los enemigos también. Y en esa charla en la que Alierta pareció mucho más desatado de lo habitual (ver vídeo aquí), se sentaba otro de los grandes protagonistas de su historia: Cebrián.
El golpe mediático
La noche del 8 de mayo de 2008, el reducido equipo de cinco personas que tomaba las grandes decisiones de Telefónica, incluido Alierta, apostaba por una operación que cambiaría el panorama mediático español. PRISA había decidido meses antes lanzar una OPA (una oferta de adquisición) a 28 euros por acción para hacerse con el control total de su filial Sogecable, de la que ya tenía el 50,07%. En la cabeza del hombre que ideó la operación, Juan Luis Cebrián, no se planteaba en ningún momento que Telefónica acudiría a la misma. Por eso y porque la normativa bursátil obliga a tener el capital dotado por la totalidad de las acciones a las que se dirige la oferta, cubrió la participación de Telefónica con un crédito puente con condiciones draconianas que pensaba devolver por no haber sido necesario su uso una vez finalizase la OPA. Pero la noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada. Alierta había hecho una de sus grandes jugadas. Los vaivenes de PRISA tienen mucho que ver con lo que pasó entonces, en los albores del estallido de la crisis. Su lucha por conseguir la refinanciación del crédito puente, los cambios en su accionariado y la entrada en el mismo de la propia Telefónica son los lodos de aquellos barros.
La marcha
“ La noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada ” La parte más humana de Alierta ha sido ensalzada por todos los que lo han tratado por la devoción con que cuidó a su mujer en sus últimos años durante su lucha contra el cáncer. Su fallecimiento transformó a Alierta en otra persona. Hace unos meses, un político que acababa de reunirse con él para comentarle las líneas del programa económico de su partido para las elecciones generales se confesaba impresionado por cómo había afectado al presidente de Telefónica la muerte de su esposa.
“Alierta es un buen hombre, estoy convencido, muy listo, muy directo, muy maño”, dice un exministro que lo trató durante años. “Muy personalista en su gestión, incapaz durante años de romper los vínculos con la política pero un buen hombre”, insiste. Y destaca que ha sido una gran idea dejar atada su sucesión al abrigo de dedazos de gobiernos de turno por una vez en la historia de Telefónica, ahora que la política está tan revuelta.
Pero las cosas cambian día a día en esta España que ya no es en la que nació, creció y prosperó, y Alierta ha descubierto que la nueva guerra ya no es para él. Sus antiguos compañeros en las mesas del poder van desapareciendo de la foto. Falleció Emilio Botín, el rey Juan Carlos abdicó, nadie sabe a qué oídos habrá que susurrar medidas económicas en los próximos meses como hicieron Alierta y el resto de la primera plana del empresariado español desde el Consejo Empresarial de la Competitividad (un lobby en toda regla hoy apagado) durante la crisis.
El consejo de Telefónica exige un remozado a fondo si de verdad quiere entrar en la era digital. La presencia en el consejo de los grandes allegados de Alierta, aunque figuren como independientes o externos, como Alfonso Ferrari (74 años), Carlos Colomer (71 años) o Gonzalo Hinojosa (70 años) no puede prolongarse mucho más. Tampoco la escasa presencia de mujeres. Solo ocupa puesto de consejera Eva Castillo, cuando la intención es que en 2020 las consejeras representen al menos el 30% de los puestos de las cotizadas.
Ni se va del todo ni se va de vacío. Seguirá como consejero y al frente de la Fundación y con proyectos como la Fundación Profuturo, en la que ha implicado a su amigo el papa Francisco, al que visitó personalmente en el Vaticano para anunciarle su decisión de dimitir. Alierta conoce al jefe de la Iglesia Católica gracias a su amigo de la juventud Luis Blasco, que siendo presidente de Telefónica Argentina los presentó hace ahora ocho años.
La generosidad de Telefónica a través del dividendo, muy por encima de otras telecos a pesar de su abultada deuda (49.921, cerca de cinco puntos del PIB nacional), ha revertido con fuerza en el patrimonio de Alierta, propietario de más de 50 millones de euros en acciones de la compañía. Además, se marcha con una jubilación de 35,5 millones de euros, pactada en julio de 2014 a cambio de eliminar su blindaje."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.02.12 12:55 EDUARDOMOLINA EUROPA, EL PSOE Y EL CAMBIO.- Fernando Luengo.- Diario Público

http://blogs.publico.es/fernando-luengo/2016/02/12/europa-el-psoe-y-el-cambio/
¿Dónde está la Unión Europea (UE) y la Unión Económica y Monetaria (UEM) en el “Programa para un gobierno progresista y reformista” elaborado por la dirección del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) , con el que Pedro Sánchez pretende someterse a la investidura como presidente de un gobierno de cambio? Inicio la lectura de este documento, que es la base para el diálogo con los partidos a los que se invita a protagonizar el referido cambio, con la esperanza de encontrar el espacio que este asunto se merece. Con el convencimiento de que, teniendo en cuenta el protagonismo que las instituciones comunitarias han tenido en la gestión de la crisis y la necesidad de que exista una actuación europea para avanzar una salida de la misma, el texto tendría que ofrecer propuestas en este ámbito.
En la introducción, donde se presentan en trazos muy generales tanto el diagnóstico como los principios básicos que inspirarían la actuación del nuevo gobierno, se afirma que el del Partido Popular (PP) no cumplirá con los objetivos en materia de déficit y deuda fijados por la Comisión Europea (CE). Más adelante, en la misma introducción, los autores del texto sostienen que las nuevas políticas promovidas por un gobierno liderado por el PSOE impulsarán “ el papel de España en la UE”. Un pronunciamiento genérico, como tantos otros que aparecen en el documento, pero ninguna reflexión crítica sobre la responsabilidad de la Troika –CE, Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)- en el deterioro de las condiciones económicas y sociales de nuestro país y del conjunto de la periferia europea. Esta perspectiva se omite por completo –en la introducción y en el resto del texto-, mientras que, con razón, se cargan las tintas sobre el PP; tampoco se dice nada, por supuesto, de la responsabilidad de los gobiernos socialistas anteriores en la gestación de la crisis. ¿Se trata quizá de un olvido que se subsanará cuando el documento entre en harina?
Continúo leyendo y me encuentro inmediatamente con el índice, donde se enumeran los asuntos que serán abordados en el resto del texto. El índice avanza que en el apartado VI encontraremos propuestas orientadas a “potenciar el papel activo de España como miembro de la UE y la eurozona”. Me parece muy acertado reivindicar una mayor presencia, económica y política, de nuestro país, en Europa y también en otras regiones, como Latinoamérica, pero reconozco que me produce cierta desazón el planteamiento de reforzar el papel de España en Europa. ¿En esta Europa dominada por las élites y las oligarquías? ¿En esta Europa que ha fracasado en las políticas que tendrían que habernos sacado de la crisis económica y social?
No desespero y no me dejo llevar por mis primeras y desalentadoras impresiones. Sigo leyendo y llego al punto 3 que reza “Estabilidad presupuestaria y reforma fiscal progresiva”. Aquí los autores del texto señalan que “España debe respetar los compromisos con la UE en materia de estabilidad presupuestaria”, advirtiéndonos que la CE es muy exigente al respecto. De nuevo se pone sobre la mesa que el gobierno del PP no cumplirá con el objetivo marcado por Bruselas, por lo que las autoridades comunitarias podrían activar el correspondiente procedimiento sancionador. Ante tan desalentador panorama, nos dice que un gobierno liderado por el PSOE defendería ante la CE una “senda gradual, realista y equilibrada de consolidación fiscal en cuatro años”. Un gobierno socialista pediría más tiempo para cumplir con los objetivos de austeridad impuestos por Bruselas y el FMI. Ni una sola palabra, nada de nada, sobre las muy negativas consecuencias de las políticas comunitarias –los ajustes presupuestarios, la devaluación salarial, los rescates a los grandes bancos, las reformas de los mercados de trabajo y la mercantilización de los servicios públicos-, las cuales, lejos de ofrecer una salida a las economías periféricas, las han atrapado en un bucle recesivo y deflacionista, perjudicando a la mayoría social y enriqueciendo a una minoría de privilegiados.
Sin duda, hay que decir alto y claro que seguir la secuencia marcada por Bruselas en materia de disciplina presupuestaria significa lastrar la recuperación económica y aumentar la fractura social. Pero un gobierno verdaderamente comprometido con el cambio debe impugnar esa agenda, no sólo en lo relativo a los plazos, sino también y sobre todo en los contenidos. La lógica del ajuste presupuestario (ajuste que, hay que proclamarlo con claridad, simplemente no ha existido para los poderosos), debe ser sustituida por la de la reactivación económica, la sostenibilidad, la equidad y la cooperación. Necesitamos una nueva política para nuestro país, ahí debemos centrar todas nuestras energías, y al mismo tiempo, en paralelo, hay que reivindicar otra Europa, pues la Europa que ahora existe es una camisa de fuerza para el progreso económico y social.
El párrafo final de esta parte del documento, dedicada a trazar las líneas básicas de un “enfoque de negociación con Bruselas” anuncia, sin mayor concreción, un paquete de reformas estructurales que aumentarían el crecimiento potencial de nuestra economía. Esta declaración, formulada en términos tan genéricos como los utilizados en el texto, la podemos encontrar en los documentos del FMI y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Reformas estructurales, sí, son urgentes (por ejemplo, para limitar y representar la industria financiera o para promover una redistribución de la renta y la riqueza), pero ¿cuál sería su contenido? Esta es la cuestión.
En este mismo párrafo se habla de la necesidad de levantar un “nuevo sistema fiscal”. No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. No obstante, resulta paradójico que en la parte de texto donde deberíamos encontrar los cimientos de ese nuevo sistema fiscal nada se dice, y nada se propone, sobre la reforma del sistema tributario para dotarle de mayor progresividad. Me inquieta, asimismo, por genérica y porque puede apuntar en muy diferentes direcciones, la afirmación de que se procederá a una “revisión del gasto público para priorizar su eficiencia”. Sabemos muy bien las intenciones que oculta la Troika cuando exige avanzar en esta dirección, pero ¿cuál es el planteamiento de los dirigentes socialistas?
El lector se vuelve a encontrar con el tema europeo en el apartado VI (pagina 48). En los primeros párrafos se hacen un conjunto de aseveraciones sobre la globalización que no tienen desperdicio. Se puede leer que “la creciente facilidad y rapidez de movimientos de personas, capitales y datos ofrecen oportunidades…y desafíos…”. No puedo evitar preguntarme (es una pregunta retórica, pues la contestación es obvia) si esta frase se ha redactado en medio del vendaval migratorio que está sacudiendo los cimientos de Europa y que tanto nos avergüenza a la ciudadanía. ¡Oportunidades y desafíos! Los autores no consideran necesario decir nada sobre las restricciones, los limites, los bloqueos, las distorsiones y las amenazas asociadas a la globalización de los mercados. En este sentido, no está de más recordar que son muchos y muy solventes los economistas, críticos y conservadores, que argumentan que la globalización realmente existente está en el origen de los graves desequilibrios que padece la economía mundial.
Por si esto no fuera poco, en el siguiente párrafo se dice que “…la Unión Europea es el principal instrumento con el que contamos para gobernar la globalización…”. Piadoso deseo que ignora que, por el contrario, la UE, sobre todo en las últimas décadas, ha sido uno de los actores centrales de un proceso globalizador gobernado por las grandes corporaciones industriales, comerciales y financieras, que, además, han capturado y puesto a su servicio las instituciones comunitarias. Pero ahí no acaba todo. A continuación se vuelve a insistir en la idea de que “la globalización…hay que afrontarla siendo conscientes de las oportunidades que ofrece”. Inquieta, y mucho, que este PSOE, que quiere liderar un gobierno de cambio, esté tan impregnado del mantra neoliberal.
Tras estos párrafos se abre un apartado titulado “Unión Europea”, y pienso que, por fin, hemos llegado, que aquí encontraremos las propuestas sobre el tema europeo que tanto necesita un programa político y económico orientado al cambio. Pues no, gran decepción. Busco propuestas sobre las políticas de devaluación salarial –piedra angular de las políticas comunitarias-, la deuda soberana –talón de Aquiles de las economías periféricas-, el Banco Central Europeo -institución clave de la zona euro que ha sido todo menos un verdadero banco central- y los presupuestos comunitarios – sometidos también al ritos de la austeridad- y compruebo, con sorpresa, que el texto no dice nada.
Sí se desgranan algunas propuestas que apuntan a la democratización de las instituciones comunitarias, relativas a los mecanismos de control y a la rendición de cuentas. Pero no se entra en el meollo de la deriva autoritaria de esas instituciones: el papel periférico del parlamento europeo en los procesos de adopción de decisiones, la existencia de puertas giratorias, el poder de los grupos de presión que de hecho han capturado y condicionado la agenda comunitaria y la imposición de políticas a los miembros de la eurozona por parte de una institución, la Troika, cuya autoridad no emana de la ciudadanía europea y que, en consecuencia, carece de legitimidad democrática. En las líneas dedicadas a la integración económica, también se pasa de puntillas sobre las carencias de una dinámica de integración que ha consolidado un centro y una periferia y una creciente polarización productiva, social y territorial. Fracturas que exigirían una propuesta estratégica encaminada a corregirlas y a abrir las puertas a una Europa más cooperativa y solidaria. En su lugar, tan solo se avanza la necesidad de reforzar y acelerar el Plan Juncker -claramente insuficiente para acometer los desafíos estructurales que enfrenta la periferia, como reconoce un buen número de analistas- y de profundizar en la UEM a través de la Unión Bancaria, Fiscal y Social, y de la rendición de cuentas ante la ciudadanía. Otro brindis al sol, por genérico e impreciso.
También se apunta, en relación a la problemática suscitada por la llegada masiva de refugiados, a la necesidad de lanzar un plan europeo contra la pobreza cubierto con los fondos europeos de cohesión y solidaridad. Está bien, como propósito, pero me pregunto si esta iniciativa –sin cuantificación, como otras muchas del documento- es compatible con un proyecto europeo que ha colocado en el corazón de la política económica la austeridad (para la mayoría social); austeridad que ha impregnado las instituciones y las políticas comunitarias, y que los autores del texto no parecen cuestionar.
El debate sobre la Europa que tenemos, sobre la Europa que queremos y sobre la Europa que necesitamos forma parte de la agenda política y económica del cambio. No podemos ni debamos eludirlo. El documento lanzado por la dirección del PSOE, con todas sus contradicciones y límites, de las que he querido hacerme eco, es una magnífica oportunidad para que los partidos que se reclaman de ese cambio definan y discutan sus respectivas posiciones. La ciudadanía agradecerá conocer las propuestas defendidas por cada uno de ellos.
Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, miembro de EconoNuestra, del círculo Energía, Ecología y Economía y del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.01.15 04:19 choriplanero Análisis de Kicillof sobre la conferencia de ayer de Prat Gay

Espero que quede legible, de última dejo la Fuente
 
La conferencia de prensa de ayer 13 de enero del Ministro de Hacienda y Finanzas duró 1 hora y 18 minutos. Pese a su generosa extensión, la mayoría de los que la vieron, incluyendo a los periodistas que la presenciaron, todavía se está preguntando qué quiso decir. Es que la conferencia de Prat Gay fue una magistral aplicación de la famosa advertencia: “cuando a un economista no se le entiende lo que dice es porque te está mintiendo”. En concreto, el anuncio tuvo tres patas. El resto consistió en los mismos intentos desesperados del macrismo de echarle la culpa a la “pesada herencia” cada vez que toma una medida impopular. En un mes este recurso ya se desgastó porque todas las medidas que han tomado son profundamente antipopulares y fundadas en sus convicciones, no en la situación del país. Analicemos primero los anuncios para luego refutar uno por uno los argumentos “técnicos” de la supuesta “pesada herencia”.
 
Los tres anuncios:
 
El primer punto de Prat Gay fue confirmar que, tal como amenazó Macri tantas veces, el gobierno del PRO con su cuadrilla de funcionarios provenientes de la banca privada extranjera, está dispuesto a pagarles cuanto antes y en cualquier término a los fondos buitres. En pocas palabras, Prat Gay anunció que el gobierno de Macri viene a endeudar nuevamente a la Argentina con los grandes bancos internacionales y, aunque todavía no lo digan, probablemente también con el Fondo Monetario Internacional. La diferencia con otras etapas es que este endeudamiento ni siquiera va a justificarse en necesidades de los argentinos, sino que van endeudar al país para pagarle a los buitres lo que los buitres piden. En su intento de justificar este vergonzoso retroceso Prat Gay ensayó dos excusas infantiles. Primero, que enfrentar a los buitres y no pagarles tuvo “muchos costos”. Por eso, aunque tengamos que endeudarnos en 10.000 millones para cumplir la escandalosa sentencia del Juez Griesa (para el PRO un hombre sabio y respetable), peor sería no pagar. La segunda excusa es que la negociación con el Club de París fue mala, estupidez que vienen repitiendo para marcar que el gobierno anterior negocia peor que ellos. No hay que olvidar que no fue solo el gobierno de Cristina el que dijo no a la extorsión sino que, en la ONU, 136 países apoyaron la posición de argentina contra los fondos buitres; ahora Macri quiere tirar todo eso por la borda para cumplir sus compromisos con la banca extranjera.
 
El segundo punto es que el PRO se dispone a realizar un fuerte ajuste del gasto público. Todavía no ha explicado los métodos ni las partidas que pretenden recortar, aunque de momento se ha visto que el ajuste va a incluir un tarifazo en luz, gas y agua y despidos masivos en el Estado. La excusa es, nuevamente, la “pesada herencia”. Por eso, los aumentos de tarifas que van a embolsar las empresas privadas de servicios públicos obedecen al “atraso” que generó el gobierno anterior. Los despidos se fundamentan en una curiosa teoría: si un trabajador del Estado es joven y tiene actividad política entonces es ñoqui. ¿Qué hubieran dicho el Clarín o La Nación si el gobierno de Cristina revisaba el Facebook o el twiter de los trabajadores para echarlos si encontraban alguna expresión de apoyo al gobierno? “¡Persecución, nazismo, fascismo!” hubieran bramado. ¿Cuántos jóvenes trabajadores del gobierno de la Ciudad de Buenos deberían ser echados por apoyar al PRO? El hecho es que no evaluaron las tareas de nadie sino que echan a las personas por lo que piensan. Pero lo peor es que, para la concepción del Estado que tiene el macrismo, probablemente sobren miles y miles de empleados públicos ya que toda norma, control o regulación es para ellos una molestia a los privados que debe ser removida. Prat Gay dijo que quieren dejar de “reprimir la economía” con exigencias a las empresas privadas. Claro, a los únicos que piensan reprimir es a los trabajadores, como ya demostraron con esas espaldas repletas de agujeros producidos por balas de goma de los municipales de la plata y los obreros de cresta roja. Toda una advertencia.
 
El último anuncio apunta a poner un límite a los acuerdos salariales de 2016. En su ensalada de números, Prat Gay dejó ver que según sus estimaciones la inflación será de 20 a 25%, así que los salarios no deberán subir más que eso. Se olvidó de algo. Durante todo 2015 la inflación venía bajando mes a mes, según las consultoras privadas y las estadísticas públicas. Esa trayectoria cambió cuando Macri anunció en campaña y después puso en práctica ni bien asumió la devaluación más formidable desde la de la crisis de 2001, de cerca de un 40%. Como todo el mundo sabe, las devaluaciones se trasladan a los precios, por eso desde que asumió Macri, según las propias consultoras privadas y macristas, la inflación mensual se disparó a 6% (cuando ellos mismos medían entre 1,5% y 2% por mes). La cifra oficial no se conoce porque por primera vez en la historia, y con la excusa de la “pesada herencia”, se dejaron de medir los precios desde el INDEC. En pocas palabras, la devaluación de Macri se tradujo en una inflación que probablemente ronde ya más de 12%. Si a esto le sumamos lo que crecerán los precios el año que viene, se ve claramente que Macri pretende ajustar los salarios poniendo tope a las paritarias.
 
En síntesis. Primero devaluaron un 40%, bajaron las retenciones, empezaron a abrir la economía a las importaciones y subieron la tasa de interés encareciendo el crédito. El resultado de estas medidas es, como siempre ha sido, la inflación y la recesión económica. Lo que anunció ahora Prat Gay son los puntos que faltan para completar el clásico paquete de ajuste ortodoxo recomendado por el Fondo Monetario Internacional para todos los países en todas las circunstancias. Anunció endeudamiento, reducción del gasto público y reducción de salarios. El modelo que aplica Macri genera inevitablemente caída del salario, recesión y desocupación. Los números cierran con la gente afuera. Y para poder aplicarlo, como muestra la dolorosa experiencia histórica, hay que limitar las demandas de los trabajadores con represión.
 
Algunos comentarios adicionales sobre las excusas del Ministro Prat Gay.
 
Inventando un “descontrolado déficit” fiscal. Prat Gay sostuvo que el déficit del año 2015 es de 2,3% del PIB. Es verdad, si se aplica la metodología y los criterios que se aplican en todos los países del mundo y que recomienda el propio FMI el déficit es ése. Pero resulta que durante toda la campaña, el macrismo y sus medios de comunicación agitaron que el déficit era de 7% del PBI. En su conferencia de prensa, el Ministro de Hacienda empezó a hacer “contabilidad creativa”, inventando partidas, sumas y restas para llegar a ese 7% con el que mintieron durante meses. Para eso, violó todos los manuales metodológicos del mundo. Sumó a los gastos la “deuda flotante” de este año sin restar lo que se pagó este año de la “deuda flotante” del año pasado. Un verdadero papelón metodológico. Luego restó de los ingresos las utilidades que según la Carta Orgánica el Banco Central le gira al Tesoro. Son cosas muy técnicas, pero básicamente truchas para construir su número de oro. Por último, sumó también al déficit “heredado” las promesas de campaña de Macri: la reducción de retenciones, la reducción de impuesto a las ganancias a los altos ingresos y otras medidas que ya aplicó. Un mamarracho. Todo este trabalenguas de números sin sentido tienen un solo objetivo: justificar el ajuste del gasto que Macri pensaba hacer de cualquier modo.
 
El supuesto costo de no pagar a los buitres. A lo largo y a lo ancho del planeta se sabe que los gobiernos neoliberales –del mismo signo que Macri- llevaron a Argentina en 2001 al default más grande de la historia. Y que Néstor y Cristina Kichner solucionaron el problema desendeudando al país como nunca antes. Se le pagó toda la deuda al FMI para que no condicionara la política económica y se negoció fuertemente con los acreedores, llegando a un acuerdo con 93%. El escándalo jurídico y financiero del Juez Griesa y la justicia norteamericana es que le dio la razón a un 1% de los acreedores, los fondos buitres. Ese juicio “del siglo” terminó en julio de 2014. El gobierno de Cristina, simplemente, denunció este escándalo en lugar de arrodillarse ante los acreedores como pretende hacer Macri.
 
Otra falacia: el Club de Paris estuvo mal negociado. La deuda objeto de negociación con el Club de París que fue declarada en cesación de pagos en 2001, fue contraída por los sucesivos gobiernos desde el año 1956 y, fue objeto de numerosas renegociaciones en los años 1962, 1965, 1985 (denominada Ronda I), 1987 (Ronda II), 1989 (Ronda III), 1991 (Ronda IV) y 1992 (Ronda V). El acuerdo vino a regularizar obligaciones contraídas durante más de 20 años, y cuyos servicios dejaron de cumplirse en el año 2001. En los 60 años de historia del Club de París no existe la posibilidad de obtener una quita en el monto adeudado (incluyendo intereses contractuales, tanto regulares como punitorios) salvo para los países de bajo ingreso per cápita (menos de 755 dólares) y con niveles de endeudamiento insostenible. Argentina no cumple ninguna de las dos condiciones. De la misma forma, todas las negociaciones en sus 60 años de historia, exceptuando la que concluyó la Argentina, se realizan en el marco de un acuerdo previo con el FMI. Nunca antes se había acordado el pago en un plazo de 5 años extensibles a 7 sin contar con un programa del FMI como marco del acuerdo. Si la Argentina no hubiera alcanzado este favorable acuerdo el pago debería haberse realizado al contado. Por eso, los especialistas y la prensa opositora se encargaron de decir que llegar a un acuerdo sin el FMI era imposible. Además, en el acuerdo alcanzado, se reduce el costo financiero ya que la última tasa de actualización promedio se ubicaba en torno al 6,8% mientras que el acuerdo alcanzado implica un costo de la refinanciación entre el 3% y el 4,45%, dependiendo de la dinámica de los pagos.
 
Lo que Macri y Prat Gay no se animan a decir sobre su visión de la economía.
 
¿Por qué tantas volteretas discursivas, números incomprensibles y alusiones a la “pesada herencia”? Simplemente, porque Macri y sus economistas no se animan a decir lo que piensan y qué orientación le quieren dar a la economía argentina. Durante el gobierno de Cristina, cada anuncio que se hacía incluía una explicación sobre las razones profundas que lo motivaban: la defensa de la demanda agregada, del mercado interno, del alto poder adquisitivo de los ingresos, de la reindustrialización argentina.
Macri y su “equipo” creen en otras cosas: en un Estado mínimo que no interfiera con los intereses de los sectores concentrados. Creen que Argentina tiene que volver a endeudarse en la bicicleta financiera internacional. Que argentina tiene que volver a las “respetables” recetas del FMI. Que la industria argentina es inevitablemente ineficiente. Que los salarios son demasiado altos y que el desempleo “óptimo” para que las demandas de los trabajadores no sean excesivas es de dos dígitos. Que hay que bajar los impuestos a los que más tienen para que “inviertan”, porque la oferta es la que impulsa la producción y no la demanda.
En lugar de poner sobre blanco y negro sus verdaderas ideas y/o intereses tienen que inventarse una crisis que todos los argentinos saben que no existe. Tienen que interrumpir las estadísticas por meses para tapar los efectos de la devaluación que hicieron.
La famosa “pesada herencia” para ellos entonces es que Cristina entregó un país con un desempleo de 5,4%, con 3 millones de nuevos jubilados, con una industria nacional en proceso de consolidación después décadas de derrumbe neoliberal, con una economía desendeuda después del descalabro del sobre endeudamiento y el default. En fin, a Macri y sus muchachos les cabe el viejo dicho: “no aclaren, que oscurece”.
submitted by choriplanero to argentina [link] [comments]


2016.01.09 12:19 qryq Patriotas de Hojalata: déjennos en paz (por Juan Laborda)

Vuelven los patriotas de hojalata, pero ahora nos visitan por Navidad. Les salió mal su apuesta de gobernabilidad, ya me entienden ustedes. ¡Y no me hagan hablar, eh! ¿O es qué acaso se pensaban que las encuestas recogían la realidad demoscópica de este país? ¡Qué va, solo pretendían influir en el voto! Pero hete aquí que la ciudanía ha salido díscola, libre, eso de la estabilidad y de los mercados financieros se la trae al pairo. Le importa mucho más cómo huir de la miseria que aflige a millones de sus conciudadanos -sino a ellos-; cómo recuperar una vida digna para las generaciones venideras; cómo hacer frente a los acreedores ideológicos; cómo frenar a los buscadores de rentas -esos parásitos cada día más ricos a la vera del BOE-; cómo restablecer nuestra libertad ante una manipulación nauseabunda.
Es vergonzosa la llamada a pactar a cualquier precio de determinados medios de comunicación, cargados de deuda hasta arriba, temerosos sus acreedores. Es vergonzosa la llamada a la responsabilidad de aquellos que azuzan a renunciar a un programa electoral, a las promesas a los votantes. Es vergonzosa la presión de aquellos que, viviendo del BOE y con un monto de deuda que posiblemente no podrán pagar, piden a determinados partidos que renuncien a la poca credibilidad que les queda. Es vergonzosa, en definitiva, la llamada a la responsabilidad de aquellos que llegado el caso no dudan en saltarse la legalidad vigente. ¡Basta ya! Déjennos en paz, por favor. Y permítannos soñar con una España mejor, más educada, más eficiente, más justa, más libre. Sí, sí, repito: digna, eficiente, justa y libre.
¿Dónde estaban entonces?
El comportamiento de todos estos grupúsculos que pretenden condicionar nuestra democracia me recuerda al estribillo de una canción de El último de la fila, Insurrección, "¿dónde estabas entonces cuando tanto te necesité? Nadie es mejor que nadie pero tú creíste vencer...". Me surgen infinidad de preguntas, todas ellas sin respuesta, claro está, por lo menos, por parte de aquellos que deberían asumir sus responsabilidades.
¿Dónde estaban entonces estos patriotas de hojalata cuando Mariano Rajoy o José Luis Rodríguez Zapatero, en sendas posiciones de genuflexión, defendieron sin pestañear los intereses de los acreedores foráneos –germanos, franceses, ingleses y estadounidenses básicamente- y de nuestras gerencias bancarias? Esa era la única razón de su defensa numantina de la austeridad, extraer rentas suficientes a la ciudadanía con las que rescatar a terceros.
¿Saben acaso estos patriotas de hojalata que la principal herencia que nos va a dejar Rajoy es una deuda pública y externa inasumible por el resto de las generaciones? Bajo su mandato, el montante de deuda de las administraciones públicas, si atendemos a las cuentas financieras de Banco de España, se aproxima a los 1,4 billones de euros, lo que supone un incremento de casi 600.000 millones de euros. Mientras empeoraban los servicios públicos y las prestaciones sociales, y se recortaba el gasto social, se estaba incrementando la deuda pública para financiar a terceros. ¿Acaso estos patriotas de hojalata decían algo?
¿Saben acaso estos patriotas de hojalata que la inmensa mayoría de las empresas del Ibex 35 tienen un pasivo, digámoslo suavemente, demasiado apalancado? ¿Saben acaso estos patriotas de hojalata que el activo de estas empresas del Ibex apenas genera los flujos de caja necesarios para hacer frente al coste del pasivo? ¿Acaso conocen qué es la hipótesis de inestabilidad financiera? ¡El problema en realidad es de esas gerencias que crearon una estructura de balance que puede devenir en insostenible! ¡El problema no es de la ciudadanía!
¿Dónde estaban estos patriotas de hojalata cuando las grandes corporaciones no asumían su responsabilidad fiscal con la ciudadanía? Las grandes empresas del Ibex presentan un tipo efectivo de gravamen sobre su resultado contable indecentemente bajo: privilegios fiscales y deducciones ineficientes; operaciones en paraísos fiscales; ajustes de consolidación sin ninguna motivación económica; reducción de su resultado contable compensando pérdidas de ejercicios anteriores que no se pueden comprobar...
¿Dónde estaban entonces estos patriotas de hojalata cuando era más necesario que nunca la búsqueda de un nuevo modelo productivo, asociado de manera ineludible a una profunda reforma y catarsis colectiva? No, claro que no, era mucho más fácil imponer una reforma laboral diseñada exclusivamente para abaratar salarios, amedrentar a la clase trabajadora, seguir con las barreras a la participación y a la entrada de nuevas ideas, nuevas propuestas, nuevos grupos; mantener, en definitiva, el statu-quo de los oligopolios patrios. Simplemente extiendan ese tejido industrial patrio exportador, excelente, pero que ahora más que nunca necesita implementar nuevos procesos de inversión.
¿Dónde estaban entonces estos patriotas de hojalata, cuando en un contexto de pérdida de derechos sociales, de pérdida de capital humano y productivo, de más deuda, de menos salarios, de más riqueza efímera asociada a las burbujas, España se convertía en la campeona de la pobreza en Europa? Ha habido un empeoramiento generalizado de la situación social en toda España desde el año 2009. En 2014 se alcanzaron cifras récord en pobreza, desigualdad y privación material severa. ¿Dónde estabais entonces cuando tantos españoles os necesitaban?
La libertad que las naciones necesitan es la verdadera libertad, inseparable de la justicia. Y que, en vez de empobrecer a los trabajadores y arruinar a las empresas, establezca un nivel de producción razonable y al mismo tiempo una óptima distribución de la riqueza. Los monopolios, los oligopolios, los rentistas del suelo, acaban con los emprendedores, los productores, los trabajadores, fomentando una distribución injusta de la renta y riqueza, generando pobreza. Por eso, por favor, sin acritud, ¡déjennos en paz y no nos molesten por Navidad!
*Economista
Fuente: Vozpopuli
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.08.04 14:05 CLISTENES Informe Auditoría de la Deuda Pública Griega... La informacion es poder, pero cuando se comparte es mas poderosa, Debemos hacer lo que es bueno para uno y que beneficie a la mayoria. Leer nos permite estar mas informados 2o debatir con inteligencia y con conocimiento de causa

En junio 2015 Grecia se encuentra en la encrucijada de elegir entre la promoción de los programas de ajuste macroeconómico fallidos impuestos por los acreedores o hacer un cambio real para romper las cadenas de la deuda. Cinco años desde que se iniciaron los programas de ajuste económico, el país sigue profundamente atrapado en una crisis económica, social, democrática y ecológica. La caja negra de la deuda se ha mantenido cerrada, y hasta hace unos meses ninguna autoridad, griega o internacional, había tratado de sacar a la luz la verdad sobre cómo y por qué Grecia fue sometida al régimen de la troika.
La deuda, en el nombre de la que nada ha mejorado, sigue siendo la norma mediante la cual se impone el ajuste neoliberal, y la recesión más profunda y prolongada experimentada en Europa en tiempos de paz.
Hay una necesidad democrática inmediata y una responsabilidad social de hacer frente a una serie de cuestiones jurídicas, sociales y económicas que exigen la debida consideración. En respuesta, la Presidenta del Parlamento Helénico estableció la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública en abril de 2015, con mandato de investigar sobre la creación y el aumento de la deuda pública, la forma y razones por las que fue contratada la deuda, y el impacto que las condiciones asociadas a los préstamos han tenido sobre la economía y la población.
La Comisión de la Verdad tiene un mandato para crear conciencia sobre cuestiones relativas a la deuda griega, tanto a nivel nacional como internacional, y formular argumentos y opciones relativas a la cancelación de la deuda. La investigación de la Comisión que se presenta en este informe preliminar arroja luz sobre el hecho de que la totalidad del programa de ajuste, al que Grecia ha sido sometido, fue y sigue siendo un programa con orientación política.
El ejercicio técnico que rodea las variables macroeconómicas y proyecciones de deuda, cifras que se refieren directamente a las vidas y los medios de vida de las personas, ha permitido que las discusiones alrededor de la deuda se mantengan en un nivel técnico que gira principalmente en torno al argumento de que las políticas impuestas a Grecia mejorarán su capacidad para pagar la deuda. Los hechos presentados en este informe cuestionan este argumento. Toda la evidencia que presentamos en este informe muestra que Grecia no sólo no tiene la capacidad de pagar esta deuda, sino que tampoco debe pagar esta deuda en primer lugar porque la deuda que surge de los acuerdos de la troika es una violación directa de los derechos humanos fundamentales de los habitantes de Grecia. Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que Grecia no debería pagar esta deuda porque es ilegal, ilegítima y odiosa.
La Comisión también ha podido saber que la insostenibilidad de la deuda pública griega era evidente desde el principio para los acreedores internacionales, las autoridades griegas y los medios de comunicación corporativos. Sin embargo, las autoridades griegas, junto con algunos otros gobiernos de la UE, conspiraron contra la reestructuración de la deuda pública en 2010 con el fin de proteger a las instituciones financieras. Los medios de comunicación corporativos escondieron la verdad al público representando una situación en la que el rescate se presentó como beneficioso para Grecia, mientras que promovió un relato que retrataba a la población como culpables de sus propias fechorías.
Los fondos de rescate previstos en los dos programas de 2010 y 2012 se han gestionado externamente a través de esquemas complicados, impidiendo cualquier autonomía fiscal. El uso del dinero del rescate está estrictamente dictado por los acreedores, y por eso, es revelador que menos del 10% de estos fondos se han destinado a gasto corriente del gobierno.
Este informe preliminar presenta un esquema inicial de los principales problemas y cuestiones relacionadas con la deuda pública, y señala las violaciones legales claves asociadas con la contratación de la deuda; también traza los fundamentos jurídicos, en los que puede basarse la suspensión unilateral de los pagos de la deuda. Los resultados se presentan en nueve capítulos estructurados de la siguiente manera:
El Capítulo 1: La deuda antes de la Troika
Analiza el crecimiento de la deuda pública griega desde los años 1980. Llega a la conclusión de que el aumento de la deuda no se debió al gasto público excesivo, que de hecho se mantuvo más bajo que el gasto público de otros países de la eurozona, sino por el pago de tipos de interés extremadamente altos a los acreedores, un excesivo e injustificado gasto militar, pérdida de ingresos fiscales debido a los flujos ilícitos de capital, la recapitalización estatal de los bancos privados y los desequilibrios internacionales creados a través de las fallos en el diseño de la propia Unión Monetaria. La adopción del euro dio lugar a un aumento drástico de la deuda privada en Grecia a la que los principales bancos privados europeos, así como los bancos griegos fueron expuestos. Una creciente crisis bancaria contribuyó a la crisis de la deuda soberana griega. El gobierno de George Papandreu ayudó a presentar los elementos de una crisis bancaria como una crisis de la deuda soberana en 2009, haciendo hincapié en el aumento del déficit público y la deuda.
El Capítulo 2: La evolución de la deuda pública griega durante 2010-2015 Concluye que el primer acuerdo de préstamo de 2010, tenía el objetivo principal de rescatar a los bancos privados griegos y europeos, permitiéndoles reducir su exposición a los bonos del gobierno griego.
El Capítulo 3: La deuda pública griega por acreedores en 2015 Presenta la naturaleza de la deuda actual de Grecia, presentando las características clave de los préstamos, que se analizan en el capítulo 8.
El Capítulo 4: Mecanismo del sistema de deuda en Grecia Revela los mecanismos ideados por los acuerdos que se implementaron desde mayo de 2010. Éstos crearon una gran cantidad de nueva deuda con los acreedores bilaterales y con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), mientras generaban costes abusivos que profundizaron más en crisis. Los mecanismos revelan cómo la mayoría de los fondos prestados fueron transferidos directamente a las instituciones financieras. En lugar de beneficiar a Grecia, han acelerado el proceso de privatización, a través del uso de instrumentos financieros.
El Capítulo 5: Las condicionalidades contra la sostenibilidad Presenta la forma en que los acreedores imponen condicionalidades intrusivas unidas a los contratos de préstamos, lo que condujo directamente a la inviabilidad económica y la insostenibilidad de la deuda. Estas condiciones, en las que los acreedores aún insisten, no sólo han contribuido a hundir el PIB, así como aumentar el endeudamiento público, generando, por lo tanto, una deuda pública/PIB superior, lo que hizo la deuda de Grecia más insostenible, sino que también impusieron cambios dramáticos en la sociedad, y ha causaron un crisis humanitaria. La deuda pública griega se puede considerar como totalmente insostenible en la actualidad.
El Capítulo 6: El impacto de los “programas de rescate” En materia de derechos humanos, concluye que las medidas aplicadas en virtud de los “programas de rescate” han afectado directamente a las condiciones de vida de la gente y violado los derechos humanos, que Grecia y sus socios están obligados a respetar, proteger y promover en el marco del derecho interno, regional e internacional. Los ajustes drásticos, impuestos a la economía griega y la sociedad en su conjunto, han dado lugar a un rápido deterioro de las condiciones de vida, y siguen siendo incompatibles con la justicia social, la cohesión social, la democracia y los derechos humanos.
El Capítulo 7: Cuestiones legales que rodean el MoU y los Acuerdos de Préstamos
Argumenta que ha habido un incumplimiento de las obligaciones sobre los derechos humanos por parte de la propia Grecia y los prestamistas, que son los Estados (prestamistas) de la zona euro, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que impusieron estas medidas en Grecia. Todos estos actores no tuvieron en cuenta las violaciones de los derechos humanos que resultarían de las políticas que impusieron a Grecia, y también violaron directamente la Constitución griega al usurpar a Grecia la mayor parte de sus derechos soberanos. Los acuerdos contienen cláusulas abusivas, coaccionando duramente a Grecia para que entregue aspectos significativos de su soberanía. Esto está reflejado en la elección de la ley inglesa como legislación rectora de estos acuerdos, lo que facilitó la elusión de la Constitución griega y las obligaciones internacionales respecto a los derechos humanos. Transgresiones de los derechos humanos y de la ley internacional, varias indicaciones de que las partes contratantes actuaron con mala fe, junto con el carácter desmesurado de los acuerdos, hacen que estos acuerdos no sean válidos.
El Capítulo 8: Evaluación de las deudas en referencia a lailegitimidad, odiosidad, ilegalidad, y la insostenibilidad
Proporciona una evaluación de la deuda pública griega de acuerdo con las definiciones relativas a la deuda ilegítima, odiosa, ilegal e insostenible, adoptadas por el Comité. El Capítulo 8 concluye que la deuda pública griega a partir de junio 2015 es insostenible, ya que Grecia es actualmente incapaz de pagar su deuda sin perjudicar seriamente su capacidad para cumplir con sus obligaciones sobre los derechos humanos básicos. Además, para cada acreedor, el informe proporciona evidencia de casos indicativos de deudas ilegales, ilegítimas y odiosas.
La deuda con el FMI debe considerarse ilegal ya su concesión incumplió los propios estatutos del FMI, y sus condiciones violaron la Constitución griega, el derecho internacional, y los tratados en los que Grecia es parte. También es ilegítima, ya que las condiciones incluidas imponen recetas políticas que infringen las obligaciones sobre derechos humanos. Por último, es odiosa ya que el FMI sabía que las medidas impuestas eran antidemocráticas e ineficaces y darían lugar a graves violaciones de los derechos socio-económicos.
JPEG - 48.7 KB E. Toussaint présentant un document du FMI qui prouve que le fonds savait que ses mesures augmenteraient la dette grecque. Las deudas con el BCE deben considerarse ilegales ya que el BCE sobrepasó su mandato mediante la imposición de la aplicación de programas de ajuste macroeconómico (por ejemplo, la desregulación del mercado de trabajo) a través de su participación en la Troika. Las deudas con el BCE también son ilegítimas y odiosas, ya que la principal razón de ser del Securities Markets Programme (SMP) era servir a los intereses de las instituciones financieras, permitiendo a los principales bancos privados europeos y griegos para deshacerse de sus bonos griegos.
El FEEF ha ofrecido préstamos en especie que deben considerarse ilegales porque violaron el artículo 122 (2) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) y además violaron varios derechos socioeconómicos y libertades civiles. Por otra parte, el Acuerdo Marco del FEEF 2010 y el Acuerdo de Asistencia Financiera Maestro de 2012 contienen varias cláusulas abusivas que revelan la mala conducta clara por parte de la entidad crediticia. El FEEF también actúa en contra de los principios democráticos, lo que hace a estas deudas ilegítimas y odiosas.
Los préstamos bilaterales deben ser considerados ilegales, ya que violan el procedimiento previsto por la Constitución griega. Los préstamos se dieron con mala conducta clara por los prestamistas, y tenían condiciones que contravienen la ley y al orden público. Tanto la legislación comunitaria y el derecho internacional se incumplieron con el fin de dejar de lado los derechos humanos en el diseño de los programas macroeconómicos. Los préstamos bilaterales son, además, ilegítimos, ya que no se utilizan en beneficio de la población, sino que simplemente permitieron a los acreedores privados de Grecia ser rescatados. Por último, los préstamos bilaterales son odiosos ya que los estados prestamista y la Comisión Europea conocían las violaciones potenciales, pero en 2010 y 2012 evitaron evaluar los impactos sobre los derechos humanos del ajuste macroeconómico y la consolidación fiscal, que eran las condiciones de los préstamos.
La deuda con los acreedores privados debe considerarse ilegal porque los bancos privados se comportaron irresponsablemente antes de que la Troika entrara en vigor, habiendo gestionado sin rigor, mientras que algunos acreedores privados, como los hedge funds también actuaron de mala fe. Partes de las deudas con los bancos privados y los hedge fund son ilegítimas por las mismas razones por las que son ilegales; además, los bancos griegos fueron ilegítimamente recapitalizados por los contribuyentes. Las deudas con bancos privados y los hedge funds son odiosas, ya que los principales acreedores privados eran conscientes de que estas deudas no se incurrieron en los mejores intereses de la población, sino más bien en su propio beneficio. El informe llega a su fin con algunas consideraciones prácticas.
El Capítulo 9: bases legales para el repudio y la suspensión de la deuda soberana griega.
Presenta las opciones relativas a la cancelación de la deuda, y en especial las condiciones en que un Estado soberano puede ejercer el derecho de acto unilateral de repudio o la suspensión del pago de la deuda bajo ley internacional. Varios argumentos legales permiten a un Estado a repudiar unilateralmente su deuda ilegal, odiosa, e ilegítima. En el caso griego, un acto unilateral puede basarse en los siguientes argumentos: la mala fe de los acreedores que empujaron a Grecia para contravenir la legislación nacional y las obligaciones internacionales relacionadas con los derechos humanos; preeminencia de los derechos humanos sobre los acuerdos como los firmados por los gobiernos anteriores con los acreedores o la troika; la coacción; las cláusulas abusivas que violan flagrantemente la soberanía griega y que violan la Constitución; y, por último, el derecho reconocido en el derecho internacional a un Estado para que tome contramedidas contra los actos ilegales por parte de sus acreedores, que a propósito dañan su soberanía fiscal, al obligarlo a asumir la deuda odiosa, ilegal e ilegítima, violando la autodeterminación económica y los derechos humanos fundamentales. En lo que se refiere a la deuda insostenible, cada estado tiene el derecho legal de invocar el estado de necesidad en situaciones excepcionales a fin de salvaguardar los intereses esenciales amenazados por un peligro grave e inminente. En tal situación, el Estado puede ser dispensado del cumplimiento de las obligaciones internacionales que aumentan el peligro, como es el caso de los contratos de préstamos pendientes. Por último, los Estados tienen el derecho de declararse insolventes unilateralmente cuando el servicio de su deuda es insostenible, en cuyo caso no se comete ningún acto ilícito y, por tanto, no se arrastrará ninguna carga de responsabilidad.
La dignidad de la gente vale más que la deuda ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible.
Habiendo concluido una investigación preliminar, la Comisión considera que Grecia ha sido y es víctima de un ataque premeditado y organizado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Esta misión violenta, ilegal e inmoral está dirigida exclusivamente a desplazar deuda privada al sector público.
Hacer este informe preliminar a disposición de las autoridades griegas y el pueblo griego, el Comité considera que ha cumplido la primera parte de su misión tal como se define en la decisión de la Presidenta del Parlamento griego, de 4 de abril de 2015. En cuanto al nombre, se llama una democracia, porque la administración se ejecuta con miras a los intereses de la muchos, no de unos pocos” (Oraciones del Funeral de Pericles, en el discurso de Tucídides de la Historia de la Guerra del Peloponeso).
La Comisión espera que dicho informe sea una herramienta útil para aquellos que quieran salir de la lógica destructiva de la austeridad y defender lo que está en peligro hoy en día: los derechos humanos, la democracia, la dignidad de los pueblos, y el futuro de las generaciones venideras. En respuesta a los que imponen medidas injustas, el pueblo griego podría invocar lo que Tucídides menciona acerca de la constitución del pueblo ateniense:
Traducido por PACD
Fuente: http://www.auditamosgrecia.org/es/r...
submitted by CLISTENES to podemos [link] [comments]


2015.04.27 09:19 vivalapepa Abandonan a Grecia.

Las políticas de austeridad aplicadas por el gobierno conservador, después de la crisis en el verano de 2010 fueron muy graves para los ciudadanos griegos,especialmente la clase media. En particular, la devaluación "interna", representada por los salarios y las pensiones más bajas fue del 25%. En contraste, el crecimiento ha regresado (+ 1% del PIB en 2014, frente a 8,9% en 2011); el saldo fiscal primario de un déficit de más del 10% del PIB en 2009 se redujo a 1,5% en 2014. El déficit comercial casi ha desaparecido, principalmente debido a la compresión de las importaciones, por bajada del consumo interno.
los esfuerzos solicitados dirigidos a una disminución en el gasto social público (24% del PIB en 2014, frente al 32 % en 2010) y el aumento de los impuestos, a excepción de los ricos (armadores, que se trasladan a la Iglesia Ortodoxa de Chipre, que es el primer titular de los activos en Grecia).
Más profundamente, la competitividad de los productos griegos sigue siendo pobre. La principal industria, armamento naval fue reubicada en Croacia, más barato. Incluso el turismo es competencia de los países vecinos (Turquía, Montenegro y Albania), comercialmente más agresivas.
Por lo tanto, la solvencia de Grecia está agobiada por las estructuras políticas económicas y arcaicas: el país sigue siendo demasiado dependiente de la agricultura y el turismo; el Estado sigue estando, en manos de las "familias" en el poder durante décadas (las 4 generaciones de Papandreou, por ejemplo). Así, la deuda griega es sólo la "punta del iceberg": la realidad es que Grecia nunca debería haber pasado a formar parte de la zona del euro. La deuda pública griega es de alrededor de 250 mil millones de euros, y en total de 320 mil millones l, o el 170% del PIB. La estructura de la deuda soberana es la siguiente: 140 mil millones de la ESM (Mecanismo Europeo de Estabilidad), 55 préstamos bilaterales desembolsados ​​por los Estados de Europa, 30 mil millones fueron aportados por el FMI y 25 mil millones por parte del BCE. Por lo tanto, la solución sólo puede ser el resultado de negociaciones interestatales.
Sin embargo, el nuevo gobierno de Alexis Tsipras se ha involucrado en una vuelta al principio: el aumento de los sueldos de los funcionarios y pensionistas, anula los efectos positivos de la devaluación "interna" hecho por su predecesor y borrado las ganancias de competitividad que fue la consecuencia. Así que se tiene la deuda y ahora tambien déficit.
Sin embargo, los prestamistas no pueden aprobar este abandono del acuerdo entre Grecia y de ellos mismos en el año 2011 que ya supuso una quita parcial de la deuda.
Alexis Tsipras acordó implementar rápidamente las reformas estructurales, en particular el Fiscal ,pero no es posible a corto plazo. A cambio de una reestructuración de la deuda que podría tomar la forma, por ejemplo, de una consolidación en forma de bonos de deuda perpetua, tal como existían en el siglo XIX: en esta configuración, el Estado griego pagaría sólo el interés, sin devolver el principal.
Grecia aún carece de un sistema de registro catastaral de tierras eficiente o servicios tributarios modernos. Los atrasos en impuestos ascendien a cerca de 60% del PIB. Es evidente que Grecia necesita ayuda para implantar sistemas de gestion y reconducir su fraude fiscal y un trato especial para su sectores productivos y la implementacion de otros, sin condenar a la esclavitud économica a sus habitantes, en particular los pensionistas.
Varoufakis se enfrenta a un ejercito demasiado caro y a la posible aparicion de Amanecer Dorado que sería mucho más duro con la economia.El gobierno Griego pierde parte del apoyo que tuvo justo despues de las elecciones por el miedo a la salida del Euro y Grexit.Pero los acreedores no quieren perder y cimentar antecedentes para otros paises de la Eurozona y estan dispuestos a dejar cenar solo al ministro de Finanzas.Grecia está más sola que nunca y abandonada a sus propios recursos, dentro de la Région más rica del mundo.
submitted by vivalapepa to podemos [link] [comments]


2015.03.11 10:48 anarxy_XXX stratfor USA :Podemos enfrenta desafíos en España (ultima hora 8:48 )

*Stratfor es una empresa privada estadounidense especializada en servicios de inteligencia y espionaje

___

La escena política española ha entrado en un período de agitación política. Durante 40 años, el poder ha oscilado entre los dos principales partidos políticos del país: el Partido Socialista de centro-izquierda de los Trabajadores (PSOE) y el movimiento de centro-derecha, liderado por el Partido Popular (PP). Sin embargo, ha habido un cambio brusco en el pasado año con el éxito espectacular en las encuestas de opinión del partido Podemos recién formado, que incluso saltó al primer lugar en las urnas en noviembre.
Pero ahora es el turno de Podemos 'para ser desafiado por un recién llegado. La fiesta de Cataluña, Ciudadanos, no anunció su intención de participar en las elecciones nacionales hasta diciembre, sin embargo, las encuestas de opinión indican que ya hay casi un empate de cuatro vías entre las partes. Como coaliciones políticas se convierten en la nueva normalidad en España, Ciudadanos podría incluso entrar en una alianza con el PP cuando el país celebra elecciones generales en diciembre. Al mismo tiempo, la caída de Podemos 'en popularidad ha disminuido la posibilidad de que España entrará en un enfrentamiento al estilo de Grecia con sus acreedores.
Análisis
El 9 de marzo, el periódico español El País publicó los resultados de la última encuesta electoral de Metroscopia. El estudio reveló que, por primera vez desde la muerte del líder fascista general Francisco Franco en 1975, cuatro partidos se disputarán cerca las elecciones generales, con Podemos actualmente en ejecución por delante de los demás por un estrecho margen.
Aumento de Podemos 'ha sido espectacular. Desde su lanzamiento en enero de 2014 en un teatro resumen en Madrid, el partido ha crecido a una velocidad excesiva. Se ha ido más allá de sus raíces en la lucha contra la austeridad Indignados movimiento, que dio a luz a las ocupar movimientos que iban a inspirar campañas similares en todo el mundo. Pablo Iglesias, fundador y líder del partido, ha sido la cara y la fuerza impulsora detrás del grupo, apareciendo regularmente en programas de televisión y pronunciar discursos. Su mensaje ha sido uno de frustración con el status quo, y se ha demostrado profundamente atractivo para una población todavía sufre de una tasa de desempleo del 24 por ciento. Él ha ridiculizado los políticos del establishment del PP y del PSOE como miembros de los corruptos "casta de élite", mientras que la caracterización de Podemos como el partido de la gente.
http://i.imgur.com/OZq0z3u.png
Jugar al 'Podemos ventaja ha sido de los partidos tradicionales incapacidad para evitar escándalos políticos perjudiciales. Desde 2013, el PP gobernante ha trabajado bajo la nube oscura del escándalo de corrupción que involucra a su ex tesorero, Luis Bárcenas. Dos escándalos más surgieron en octubre de 2014 y una de éstas tarjetas de crédito en el que estaban implicados miembros tanto del PP y PSOE, y más tarde, un escándalo de corrupción que vio a 51 altos funcionarios detenidos, entre ellos seis alcaldes y varios altos cargos del PP. El primer ministro Mariano Rajoy se disculpó con el pueblo español, pero la popularidad de Podemos 'saltó drásticamente, pasando de un 13,8 por ciento de apoyo al primer lugar con 27.7 por ciento en sólo un mes.
La vida en el Top
Podemos pasaron los próximos meses la consolidación de su posición. Al mantener su mensaje un tanto vaga, el partido logró sacar los partidarios de ambos partidos del sistema. En lugar de colocar en sí en el eje tradicional izquierda-derecha, Podemos ha enmarcado cuestiones en un top vs lucha final, a pesar de sus raíces y vínculos están claramente a la izquierda. Podemos también ha evitado tomar una línea fuerte en el nacionalismo, que es siempre un tema sensible en España. Esta laxitud de la política y la promesa de cambio ha sido una técnica eficaz para atraer votos desafectos tanto del PP y el PSOE.
http://i.imgur.com/tvHBrnz.png
El orgullo precede a la caída
Entrando en enero, Podemos parecía bien posicionado para las elecciones parlamentarias de diciembre. La fiesta fue de votación fuertemente como el PP y el PSOE fracasó vio su gota de la ayuda mes a mes, y sus miembros celebraron públicamente como sus homólogos griegos tomaron el poder. En las últimas seis semanas, sin embargo, la suerte del partido se han convertido. Dos acontecimientos inesperados surgieron, cada una con el potencial para hacer frente a graves golpes en los planes de Podemos, mientras que la proximidad de la fiesta a Grecia está empezando a parecerse a un fatal error de cálculo.
El primer gran golpe ocurrió cuando Podemos se vio envuelto en un escándalo de corrupción de su propio. Uno de sus miembros fundadores cayó bajo sospecha de fraude fiscal sobre los fondos que recibió para realizar trabajos de consultoría en algunas de las llamadas Repúblicas Bolivarianas de América Latina, a saber Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua. Debido a que una gran parte de la retórica de Podemos 'tal se basa en la limpieza de la codicia y la corrupción de la clase política existente, tal escándalo dentro de sus propias filas socava la plataforma sobre la que se encuentra.
Un nuevo Challenger Entra
El segundo acontecimiento importante se produjo cuando los resultados de la encuesta de febrero revelaron la llegada de un nuevo desafío en la escena política, un partido catalán llamado Ciudadanos.
Formado en 2006 como un partido anti-independencia regional en Cataluña, Ciudadanos ha mejorado gradualmente su desempeño en las elecciones regionales. Aún así, el partido sorprendió a muchos cuando se votó en el 12,2 por ciento en enero, justo un mes después de que se anunció que se presentaría a las elecciones nacionales. Como Podemos, las campañas de los partidos en la noción de que los principales problemas de España son la desigualdad, la pobreza y la exclusión social. Además, Ciudadanos ha contado con la ayuda de un economista bien conocido y respetado que ha elaborado algunas políticas económicas claras que son considerablemente menos radical que las presentadas por Podemos, ayudando Ciudadanos para atraer a los votantes más moderados.
Más importante, desde una perspectiva amplia, Ciudadanos tiene la actitud de un recién llegado a Europa. Es considerablemente menos confrontacional que Syriza y de Podemos, ya que aboga por reformas estructurales en el sur de Europa. Identidad anti-separatista del partido también está ejerciendo presión sobre Podemos tomar una posición más fuerte en el tema, algo que podría alejar a algunos de sus votantes más nacionalistas.
En esencia, aunque las dos partes tienen diferentes ideologías algo, Ciudadanos y Podemos están en competencia directa. Podemos tendrá que enfrentarse en igualdad de condiciones en lugar de Podemos perforación hacia arriba contra el establecimiento como lo ha hecho en el pasado. De hecho, en algunos aspectos, parece nuevo adversario Podemos 'puede outmatch ella.
Mientras tanto, los acontecimientos en Grecia Iglesias sugieren que puede haber cometido un error de cálculo político cuando vinculado tan estrechamente a su partido a Syriza. Negociaciones de la deuda de febrero revelaron profunda determinación prestamistas europeos a negar la griegos radical una sola pulgada de margen de maniobra. Grecia se mostró incapaz de obtener concesiones significativas, y las dos partes acordaron en última instancia de una extensión de cuatro meses que sólo pospone la confrontación principal hasta junio. El electorado español estará pendiente de estas negociaciones, y si Syriza tiene que hacer un compromiso humillante o salir de la zona euro, los votantes no le agradará. Ellos seguramente rastrear el enlace a Podemos, erosionando su apoyo antes de las elecciones de España.
http://i.imgur.com/RkxWyG0.png
A la luz de los obstáculos Podemos ha topado, debe venir como ninguna sorpresa que el apoyo del partido ha bajado de 22.7 por ciento a 22.5 por ciento. Al mismo tiempo, el aumento Ciudadanos 'del 12,2 por ciento a 18,4 por ciento tiene sentido. Ahora, sólo cuatro puntos porcentuales separan cuatro grandes partidos de España.
Mirar hacia delante
Hasta Ciudadanos surgió en febrero, parecía que la elección de diciembre sería una lucha a tres bandas en la que el PP o de Podemos que cortejan el PSOE desvanecimiento como socio de coalición. Ahora Ciudadanos amenaza con cambiar la dinámica mediante la posibilidad de entrar en una coalición con el PP o PSOE.
Mientras Podemos disfrutar de su ascenso imparable en popularidad, había una clara posibilidad de que podría ganar el control del Parlamento de España y guiar al país hacia una confrontación al estilo griego, con sus prestamistas europeos sobre su deuda, único con apuestas más altas debido a la economía más grande de España . Pero debilidades en desarrollo de Podemos 'y el surgimiento de Ciudadanos han hecho esa posibilidad más remota. Mientras que la corriente predominante de Europa todavía se está moviendo en última instancia, hacia la fragmentación, por el momento, España seguirá luchando contra ella.
Fuente original en ingles -------------> https://www.stratfor.com/analysis/podemos-faces-challenges-spain
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2015.02.01 18:12 racortmen Por favor, economistas, necesito vuestra opinión sobre este articulo

Dicen que es falso, que el autor es otro, lo he leído en google, pero la verdad opino que dice verdades como puños, me gustaría que algún economista que conozca este articulo y/o lo que se recoge en el de su opinión, me parece u tema muy importante que afecta a nuestro futuro.
Gracias.
...................................
*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista
En Alemania crece la crítica contra la supuesta "mentalidad de fiesta" de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas. España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas. Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.
Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público ―234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011―, excluyendo la Seguridad Social ―23.000 millones―, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos ―un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 eu-ros/mes―, pensiones demasiado altas ―la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15― o pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.
La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista.
Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.
Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000 millones, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.
Control estricto y duras condiciones. Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa. Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamente más relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente venales. No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.
Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio frente a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.
El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España. En noviembre de 2011, el Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.
Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11%, y en 2012 se está gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.
Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.
Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.
Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.
*Stefanie Claudia Müller
submitted by racortmen to podemos [link] [comments]


2014.10.31 00:21 Enderler Una iniciativa electoral para las elecciones municipales

Turre es una población de la provincia de Almería que cuenta con algo más de 3.900 habitantes. Desde el inicio del periodo democrático PP y PSOE se han ido alternando en el gobierno municipal con unos resultados espectaculares: más de 9.000.000 de euros de deuda al día de hoy. Dejo a la curiosidad de los interesados la búsqueda de datos demográficos y económicos, que aunque no se ajusten exactamente a la realidad se pueden encontrar en diversas fuentes en Internet, así como los resultados de las distintas convocatorias electorales que han tenido lugar en los últimos años.
En Turre hemos considerado la posibilidad de concurrir a las próximas elecciones municipales de 2015, y creemos poder hacerlo con unas expectativas razonablemente buenas. Los promotores de la idea somos un grupo de personas de la zona de Turre y de Granada que llevamos un tiempo trabajando en un proyecto –de momento demasiado complejo para el escaso número de participantes- que pretende dotar a la gente de autonomía económica y política mediante la creación de establecimientos comerciales, industriales, agropecuarios, etc., agrupados en una única estructura gestionada por los trabajadores y por una masa social que le preste apoyo. La concepción original del proyecto, desde su nacimiento algunos años atrás, ha experimentado una evolución muy compleja. En Turre creemos que existe la oportunidad de desarrollarlo de forma mucho más global si somos capaces de hacernos con el gobierno del ayuntamiento.
La importancia de la propuesta municipalista radica en que, desvinculada del proyecto mencionado y reducida a su carácter electoral, podría ser asumida e impulsada por Podemos en aquellas poblaciones donde se dieran las condiciones adecuadas y contribuir a nuestro crecimiento y consolidación como fuerza política. Sus elementos fundamentales son:
Como política prioritaria concreta se plantea la creación de empresas municipales que asuman la prestación de los servicios actualmente existentes, empresas que posteriormente iniciarían un proceso de colectivización para ponerlas bajo el control directo de los trabajadores e indirecto de las asambleas. En un paso posterior el ayuntamiento crearía los mecanismos para apoyar otras iniciativas económicas de carácter productivo que cumplieran la condición de estar bajo el control de los trabajadores.
La importancia de esta propuesta para nosotros –para Podemos, quiero decir-, es que transfiere a las personas el poder político y económico, y por tanto la capacidad para decidir en todas las cuestiones que nos afectan en el ámbito municipal. Nos da un control sobre nuestro futuro del que ahora carecemos.
Se ha creado el foro http://mivotopami.foroactivo.com/ donde cualquier persona puede acceder, aunque sólo las incluidas en el censo electoral de Turre podrán votar las propuestas que se hagan. Por lo demás, no existe ninguna limitación para la intervención y el debate, y se agradecerá la participación de cualquiera que crea que tiene algo que aportar.
submitted by Enderler to podemos [link] [comments]


2014.10.22 19:04 javiersevilla Jesus Jurado recuerda unas palabras de Echenique.

¿Podemos ganar? En defensa del borrador “Claro que Podemos”
Jesús Jurado - Politólogo, precario, activista de la PACD y participante en Podemos Sevilla 21/10/2014 - 23:27h Iglesias dice que quienes pierdan el debate organizativo en Podemos estarán en la dirección si les vota la gente Muchos compañeros y compañeras plantean estos días la idea recurrente de que ganar las elecciones no es tomar el poder. Que sin una movilización popular contundente, sin un pueblo organizado para defender y presionar a su gobierno, no hay victoria posible. Creo que todos estamos de acuerdo en esta afirmación, pero pienso que las lecciones que cada una saca de ella son bastante diferentes. Aquí os presento las mías.
Parece obvio, pero para ganar debemos tener claro que no sólo queremos sino que necesitamos ganar las elecciones generales de noviembre de 2015. Que es un paso imprescindible, una estación obligada en nuestro camino hacia cualquier otra sociedad que comporte una mayor justicia, una correlación de fuerzas más favorable o como queramos llamarlo. Íñigo Errejón se ha referido a la situación actual como una ventana de oportunidad profunda pero estrecha, y no le falta razón en lo que a estrecha se refiere. La recomposición del régimen español camina a marchas forzadas, y si somos optimistas podemos pensar que todavía tendrán que pasar algunos años más para que nos impongan la nueva “normalidad” –normalizar la pérdida de derechos, normalizar unas tasas de paro y precariedad hoy escandalosas, normalizar un expolio anual del país a través del pago de una deuda impagable, normalizar la emigración continuada de la juventud. Pero la verdadera amenaza de un cierre oligárquico de la crisis política no viene tanto desde Madrid como desde Bruselas y Washington. El cierre oligárquico puede hacerse en gran medida irreversible con la firma del TTIP. Un tratado que blindaría las medidas de ajuste implantadas desde el estallido de la crisis, prohibiéndonos recuperar los servicios privatizados o de frenar las privatizaciones de lo que nos queda, imposibilitando la derogación de las reformas laborales o la auditoría de las deudas. ¿Que nada es irreversible? Han pasado 22 años del Tratado de Maastricht y sus efectos –desindustrialización, precarización, periferización, pérdida de soberanía…- tardaremos décadas en superarlos. Y el TTIP va mucho más allá de Maastricht.
Algunos dirán que ante tal amenaza, ganar una mayoría en el Congreso de los Diputados no basta –con eso volvemos a nuestra afirmación inicial de que ganar las elecciones no es tomar el poder. Pero no podemos pensar sólo en qué podríamos hacer nosotros con las instituciones centrales del Estado sino en qué dejarían de poder hacer los de arriba sin ellas.
¿Qué supone ganar la institución, por tanto? Ganar en noviembre de 2015 no es ganarlo todo, pero sí es ganarle espacios clave al adversario –es arrebatarle ese arma de destrucción masiva en que han convertido el BOE- desde donde empezar a llevar a cabo nuestro proyecto de recuperación de la soberanía popular. Pero sobre todo es ganar tiempo, en el mejor sentido de la expresión. Un tiempo imprescindible para que surjan y se fortalezcan alternativas populares en otros puntos de Europa con las que poder establecer alianzas. Un tiempo crucial para reforzar los movimientos sociales en el interior y consolidar un bloque popular que nos permita llevar a cabo nuestro programa electoral. Un tiempo decisivo, en suma, para proseguir nuestro proyecto, que amenaza diluirse, con razón, si no conseguimos colarnos por la estrecha ventana de oportunidad que hoy está abierta y mañana alguien cerrará.
Hemos insistido en la importancia de la movilización y organización popular para poder emprender con éxito un proyecto de país diferente, para hacer más profunda esa ventana de la que hablábamos. ¿De qué manera podemos contribuir a esta movilización? ¿Qué podemos hacer, es decir, qué tipo de Podemos debemos construir?
Afirmar que el propósito de Podemos es transformar una mayoría social en una mayoría política implica dos tareas urgentes. La primera es seguir produciendo esa mayoría social con la consolidación de los consensos actuales –repudiar la corrupción sistémica, recuperar la soberanía popular y poner la economía bajo control democrático- y la construcción de nuevos consensos en nuevas áreas de crucial importancia para nuestro proyecto. La segunda supone dotarnos de una estructura de partido completamente abierta a la sociedad, enteramente identificada con esta sociedad, que nos haga caminar al ritmo de esas mayorías, sin dar pasos en falso, sea por exceso de confianza o por sensación de inseguridad.
La combinación de ambas tareas nos lleva a un determinado modelo de organización política:
  1. Una organización que no esté encerrada en sí misma ni orientada hacia lo interno.
¿A qué me refiero con esto? Fundamentalmente a convencernos de que las batallas no se ganan dentro del partido, sino fuera. Si queremos hacer más audaces las propuestas a llevar a cabo (hacer más profunda la ventana), no se trata en absoluto de formar facciones para competir por los órganos decisores, sino de orientar nuestro trabajo hacia la sociedad, generando nuevos consensos sociales en torno a las cuestiones que nos ocupan. No se transforma la sociedad con militantes que consigan conquistar órganos de dirección intermedios o consigan el voto delegado de determinados territorios. No se transforma la sociedad sentando a un puñado de vecinos en círculo y obligándolos a leer sesudos análisis y escuchar peroratas durante horas. Transformamos la sociedad generando colectividades que toman la palabra y que con su ejemplo demuestran que sí se puede. En definitiva, para ganar de veras, para profundizar los cambios, necesitamos activistas sociales que se dediquen a informar y organizar a sus comunidades, no a militantes profesionales que tengan la posibilidad y el empeño de hacer 10 reuniones por semana.
  1. Una organización que permita el desarrollo de una ciudadanía fuerte y organizada
Esto supone, en primer lugar, favorecer iniciativas de activación social. A partir del 25M comenzaron a surgir los círculos Podemos, donde se encontraban un puñado de activistas junto a muchísimos ciudadanos recién llegados a la política activa. El ambiente era efervescente, lleno de ilusión y de creatividad. Sin embargo, en nuestra experiencia en la provincia de Sevilla, muchos coincidimos en que desde entonces una gran parte de los círculos se han orientado hacia una dinámica de militancia –disputas internas, énfasis en la discusión de propuestas orientadas a lo interno…- que los ha hecho encerrarse en sí mismos, privando a los mejores activistas de cada zona del tiempo y la iniciativa necesarias para alentar y organizar las demandas sociales de sus barrios y pueblos. Porque Podemos bebe de los movimientos sociales, y si no debe aspirar a sustituirlos, mucho menos todavía a encajonarlos.
En segundo lugar, garantizar que la acción de Podemos esté guiada por las verdaderas demandas populares. Un sistema de confección de programas y elaboración de listas y cargos que valore a los más militantes, a los que tienen más tiempo y capacidad para dedicar a las reuniones, por encima de los activistas destacan en su trabajo en y para la sociedad civil, nos llevaría a distanciarnos en nuestro discurso y práctica de la sociedad real. Volviendo al caso de las municipales, las listas de Sevilla tendrían que estar abiertas a las y los mejores activistas en el ámbito de la vivienda, de la lucha contra la corrupción, de la protección del medio ambiente… Y tal vez el patriotismo de siglas sea un obstáculo para esto.
En tercer lugar, tenemos que generar una dinámica de funcionamiento que favorezca la cooperación con la ciudadanía organizada, para garantizar el respeto a la voluntad popular. Sin miedo a que la gente decida. Una organización con miedo a la participación masiva de la ciudadanía y que por tanto restrinja las decisiones al ámbito militante, no es una organización capaz ni decidida a tomar el poder. Nuestra organización ha de ser completamente abierta no sólo en lo relativo a listas, programas o pactos electorales; sino también en lo que se refiere a los estatutos, los cargos internos, la estrategia política… Sin trampas: una persona, un voto. De esta forma evitaremos caminar ni un pasito por delante –ni por detrás- de una sociedad a la que necesitamos. Sólo estos procedimientos nos obligarán a trabajar siempre codo con codo con los movimientos sociales que animan el ritmo del cambio social.
  1. Una organización política como instrumento eficaz y útil a la sociedad
…en tanto se perfila como verdadera opción de recuperar las instituciones y ponerlas al servicio del pueblo. Las propuestas organizativas que dispersan el poder de la organización con el objetivo de contentar a la militancia olvidan el terrible coste que esto genera en nuestra credibilidad ante la ciudadanía, y especialmente ante quienes más nos necesitan -los parados, las familias desahuciadas, las precarias, las abuelas que mantienen a sus hijos y nietos… En este sentido, me gustaría recordar las palabras de alguien:
Quizás si tuvieses un lindo sofá y una tele de plasma en un coqueto piso del centro te parecería un hobby interesante estudiar los procesos internos de IU y sus diferencias con EQUO, analizar en qué medida una propuesta metodológica como la del Partido X puede ser compatible con una postura ideológica sólida, debatir alrededor de un buen Rioja crianza si lo primero es la educación o si la revolución va primero y la educación va después, o hacer una lista de las contradicciones de Pablo Iglesias y cómo se comparan éstas con las de Monedero o las de Errejón, o debatir de si la pronunciación en voz alta de "lúmpenes" denota un realismo crítico o un clasismo oculto pero recalcitrante.
Pero resulta que no tienes ni sofá, ni tele, ni piso coqueto. Así que no te vas a dedicar a esto. Lo que vas a hacer es seguir preguntando: ¿Por qué no hacéis algo ya mismo y me dejáis de contar historias?
Las palabras eran de Pablo Echenique en febrero de 2014. Yo querría reivindicar la figura de aquel Echenique que nos habló de la “razonable urgencia de los oprimidos” para animarnos a dejar de lado la discusión bizantina sobre el metodismo y abrirnos sin miedo y sin tardanza a una sociedad que se sigue encontrando, como decía aquel artículo, necesitada de respuestas contundentes.
Y es por todo esto que defiendo los borradores ‘Claro que podemos’ del equipo de Pablo Iglesias, por adaptarse mejor que ningún otro, en mi opinión, a las necesidades que he planteado. Estando convencido de que esta Asamblea Ciudadana es un hito en la historia de la democracia reciente y que, por tanto, sea cual sea su resultado, saldremos de ella reforzados y decididos a ganarlo todo. Porque tenemos que ganar y podemos hacerlo.
submitted by javiersevilla to podemos [link] [comments]


2014.10.22 13:28 dacoal ¿Que necesitamos para ganar? Claro Que Podemos

Comparto esta reflexión del compañero Jesús Jurado, candidato al parlamento Europeo por Sevilla y portavoz del círculo de la ciudad.
"Muchos compañeros y compañeras plantean estos días la idea recurrente de que ganar las elecciones no es tomar el poder. Que sin una movilización popular contundente, sin un pueblo organizado para defender y presionar a su gobierno, no hay victoria posible. Creo que todos estamos de acuerdo en esta afirmación, pero pienso que las lecciones que cada una saca de ella son bastante diferentes. Aquí os presento las mías.
Parece obvio, pero para ganar debemos tener claro que no sólo queremos sino que necesitamos ganar las elecciones generales de noviembre de 2015. Que es un paso imprescindible, una estación obligada en nuestro camino hacia cualquier otra sociedad que comporte una mayor justicia, una correlación de fuerzas más favorable o como queramos llamarlo. Íñigo Errejón se ha referido a la situación actual como una ventana de oportunidad profunda pero estrecha, y no le falta razón en lo que a estrecha se refiere. La recomposición del régimen español camina a marchas forzadas, y si somos optimistas podemos pensar que todavía tendrán que pasar algunos años más para que nos impongan la nueva “normalidad” –normalizar la pérdida de derechos, normalizar unas tasas de paro y precariedad hoy escandalosas, normalizar un expolio anual del país a través del pago de una deuda impagable, normalizar la emigración continuada de la juventud. Pero la verdadera amenaza de un cierre oligárquico de la crisis política no viene tanto desde Madrid como desde Bruselas y Washington. El cierre oligárquico puede hacerse en gran medida irreversible con la firma del TTIP. Un tratado que blindaría las medidas de ajuste implantadas desde el estallido de la crisis, prohibiéndonos recuperar los servicios privatizados o de frenar las privatizaciones de lo que nos queda, imposibilitando la derogación de las reformas laborales o la auditoría de las deudas. ¿Que nada es irreversible? Han pasado 22 años del Tratado de Maastricht y sus efectos –desindustrialización, precarización, periferización, pérdida de soberanía…- tardaremos décadas en superarlos. Y el TTIP va mucho más allá de Maastricht.
Algunos dirán que ante tal amenaza, ganar una mayoría en el Congreso de los Diputados no basta –con eso volvemos a nuestra afirmación inicial de que ganar las elecciones no es tomar el poder. Pero no podemos pensar sólo en qué podríamos hacer nosotros con las instituciones centrales del Estado sino en qué dejarían de poder hacer los de arriba sin ellas.
¿Qué supone ganar la institución, por tanto? Ganar en noviembre de 2015 no es ganarlo todo, pero sí es ganarle espacios clave al adversario –es arrebatarle ese arma de destrucción masiva en que han convertido el BOE- desde donde empezar a llevar a cabo nuestro proyecto de recuperación de la soberanía popular. Pero sobre todo es ganar tiempo, en el mejor sentido de la expresión. Un tiempo imprescindible para que surjan y se fortalezcan alternativas populares en otros puntos de Europa con las que poder establecer alianzas. Un tiempo crucial para reforzar los movimientos sociales en el interior y consolidar un bloque popular que nos permita llevar a cabo nuestro programa electoral. Un tiempo decisivo, en suma, para proseguir nuestro proyecto, que amenaza diluirse, con razón, si no conseguimos colarnos por la estrecha ventana de oportunidad que hoy está abierta y mañana alguien cerrará.
Hemos insistido en la importancia de la movilización y organización popular para poder emprender con éxito un proyecto de país diferente, para hacer más profunda esa ventana de la que hablábamos. ¿De qué manera podemos contribuir a esta movilización? ¿Qué podemos hacer, es decir, qué tipo de Podemos debemos construir?
Afirmar que el propósito de Podemos es transformar una mayoría social en una mayoría política implica dos tareas urgentes. La primera es seguir produciendo esa mayoría social con la consolidación de los consensos actuales –repudiar la corrupción sistémica, recuperar la soberanía popular y poner la economía bajo control democrático- y la construcción de nuevos consensos en nuevas áreas de crucial importancia para nuestro proyecto. La segunda supone dotarnos de una estructura de partido completamente abierta a la sociedad, enteramente identificada con esta sociedad, que nos haga caminar al ritmo de esas mayorías, sin dar pasos en falso, sea por exceso de confianza o por sensación de inseguridad.
La combinación de ambas tareas nos lleva a un determinado modelo de organización política:
  1. Una organización que no esté encerrada en sí misma ni orientada hacia lo interno.
¿A qué me refiero con esto? Fundamentalmente a convencernos de que las batallas no se ganan dentro del partido, sino fuera. Si queremos hacer más audaces las propuestas a llevar a cabo (hacer más profunda la ventana), no se trata en absoluto de formar facciones para competir por los órganos decisores, sino de orientar nuestro trabajo hacia la sociedad, generando nuevos consensos sociales en torno a las cuestiones que nos ocupan. No se transforma la sociedad con militantes que consigan conquistar órganos de dirección intermedios o consigan el voto delegado de determinados territorios. No se transforma la sociedad sentando a un puñado de vecinos en círculo y obligándolos a leer sesudos análisis y escuchar peroratas durante horas. Transformamos la sociedad generando colectividades que toman la palabra y que con su ejemplo demuestran que sí se puede. En definitiva, para ganar de veras, para profundizar los cambios, necesitamos activistas sociales que se dediquen a informar y organizar a sus comunidades, no a militantes profesionales que tengan la posibilidad y el empeño de hacer 10 reuniones por semana.
  1. Una organización que permita el desarrollo de una ciudadanía fuerte y organizada
Esto supone, en primer lugar, favorecer iniciativas de activación social. A partir del 25M comenzaron a surgir los círculos Podemos, donde se encontraban un puñado de activistas junto a muchísimos ciudadanos recién llegados a la política activa. El ambiente era efervescente, lleno de ilusión y de creatividad. Sin embargo, en nuestra experiencia en la provincia de Sevilla, muchos coincidimos en que desde entonces una gran parte de los círculos se han orientado hacia una dinámica de militancia –disputas internas, énfasis en la discusión de propuestas orientadas a lo interno…- que los ha hecho encerrarse en sí mismos, privando a los mejores activistas de cada zona del tiempo y la iniciativa necesarias para alentar y organizar las demandas sociales de sus barrios y pueblos. Porque Podemos bebe de los movimientos sociales, y si no debe aspirar a sustituirlos, mucho menos todavía a encajonarlos.
En segundo lugar, garantizar que la acción de Podemos esté guiada por las verdaderas demandas populares. Un sistema de confección de programas y elaboración de listas y cargos que valore a los más militantes, a los que tienen más tiempo y capacidad para dedicar a las reuniones, por encima de los activistas destacan en su trabajo en y para la sociedad civil, nos llevaría a distanciarnos en nuestro discurso y práctica de la sociedad real. Volviendo al caso de las municipales, las listas de Sevilla tendrían que estar abiertas a las y los mejores activistas en el ámbito de la vivienda, de la lucha contra la corrupción, de la protección del medio ambiente… Y tal vez el patriotismo de siglas sea un obstáculo para esto.
En tercer lugar, tenemos que generar una dinámica de funcionamiento que favorezca la cooperación con la ciudadanía organizada, para garantizar el respeto a la voluntad popular. Sin miedo a que la gente decida. Una organización con miedo a la participación masiva de la ciudadanía y que por tanto restrinja las decisiones al ámbito militante, no es una organización capaz ni decidida a tomar el poder. Nuestra organización ha de ser completamente abierta no sólo en lo relativo a listas, programas o pactos electorales; sino también en lo que se refiere a los estatutos, los cargos internos, la estrategia política… Sin trampas: una persona, un voto. De esta forma evitaremos caminar ni un pasito por delante –ni por detrás- de una sociedad a la que necesitamos. Sólo estos procedimientos nos obligarán a trabajar siempre codo con codo con los movimientos sociales que animan el ritmo del cambio social.
  1. Una organización política como instrumento eficaz y útil a la sociedad
…en tanto se perfila como verdadera opción de recuperar las instituciones y ponerlas al servicio del pueblo. Las propuestas organizativas que dispersan el poder de la organización con el objetivo de contentar a la militancia olvidan el terrible coste que esto genera en nuestra credibilidad ante la ciudadanía, y especialmente ante quienes más nos necesitan -los parados, las familias desahuciadas, las precarias, las abuelas que mantienen a sus hijos y nietos… En este sentido, me gustaría recordar las palabras de alguien:
Quizás si tuvieses un lindo sofá y una tele de plasma en un coqueto piso del centro te parecería un hobby interesante estudiar los procesos internos de IU y sus diferencias con EQUO, analizar en qué medida una propuesta metodológica como la del Partido X puede ser compatible con una postura ideológica sólida, debatir alrededor de un buen Rioja crianza si lo primero es la educación o si la revolución va primero y la educación va después, o hacer una lista de las contradicciones de Pablo Iglesias y cómo se comparan éstas con las de Monedero o las de Errejón, o debatir de si la pronunciación en voz alta de "lúmpenes" denota un realismo crítico o un clasismo oculto pero recalcitrante.
Pero resulta que no tienes ni sofá, ni tele, ni piso coqueto. Así que no te vas a dedicar a esto. Lo que vas a hacer es seguir preguntando: ¿Por qué no hacéis algo ya mismo y me dejáis de contar historias?
Las palabras eran de Pablo Echenique en febrero de 2014. Yo querría reivindicar la figura de aquel Echenique que nos habló de la “razonable urgencia de los oprimidos” para animarnos a dejar de lado la discusión bizantina sobre el metodismo y abrirnos sin miedo y sin tardanza a una sociedad que se sigue encontrando, como decía aquel artículo, necesitada de respuestas contundentes.
Y es por todo esto que defiendo los borradores ‘Claro que podemos’ del equipo de Pablo Iglesias, por adaptarse mejor que ningún otro, en mi opinión, a las necesidades que he planteado. Estando convencido de que esta Asamblea Ciudadana es un hito en la historia de la democracia reciente y que, por tanto, sea cual sea su resultado, saldremos de ella reforzados y decididos a ganarlo todo. Porque tenemos que ganar y podemos hacerlo."
submitted by dacoal to podemos [link] [comments]


2014.09.16 21:47 suarep La recuperación del empleo.

Los gobiernos continúan interviniendo para garantizar las deudas de sus bancos; transforman las pérdidas privadas en obligaciones públicas, y evitan la compensación de las deudas.
Tres decenios de ensayo social con políticas de mercado no sólo fracasaron en brindar a los trabajadores un nivel de vida decente, sino que nos dejaron al borde de una gravísima depresión mundial. Si bien se evitó lo peor gracias a políticas monetarias y fiscales poco ortodoxas, los trabajadores de todo el mundo siguen pagando el precio de la debacle política a través del alza del desempleo y la precariedad laboral, de recortes en salarios , y de la reducción de los servicios públicos, por citar algunos problemas. Y por si fuera poco, las mismas políticas económicas que fallaron se están volviendo a poner de moda.
Si la crisis nos enseñó algo, es que necesitamos un nuevo marco de política económica. Aunque ningún paquete de medidas constituye una panacea, necesitamos un nuevo pragmatismo económico que haga del empleo el eje de las decisiones políticas.
La idea de que la exportación puede salvar al mundo entero, aunque debiera ya desecharse, ha despertado el interés de muchos jefes de Estado. Claro que para el trabajador estas medidas representan un importante proceso de austeridad competitiva en que los costos de los ajustes que exige la crisis económica se administrarán con deflación salarial y mayor precarización laboral y se fiscalizará por medio de recortes a beneficios sociales y la pérdida de servicios públicos.
Un enfoque de política económica centrado en el empleo, además de ser una idea movilizadora, es la única manera efectiva de volver a la senda del desarrollo sostenido. La globalización, como sabemos, no es una realidad inmutable: está conformada por fuerzas sociales, hecho que no debe escapársenos al buscar alternativas. Para resolver los problemas sistémicos causados por la caída general de los salarios, han surgido dos respuestas políticas complementarias: por un lado, el consumo deficitario en países clave como los Estados Unidos y el Reino Unido; por otro, el más anticuado modelo mercantilista exportador que ejemplifican Alemania, China y Japón.
Si los motores tradicionales del consumo en la economía global están experimentando desapalancamientos, ajustes fiscales y un crecimiento lento, ya no cabe considerar el regreso al modelo anterior a la crisis. En lo que respecta a los Estados Unidos y Europa, la principal pregunta ante el rumbo de la política actual es si podrán evitar una deflación a la japonesa. Un componente clave consiste en una recuperación basada en los salarios que obliga a abordar las tres principales causas de la reducción de la participación de los ingresos del trabajo en el período del neoliberalismo y la financiarización. En primer lugar, se debe estabilizar y mejorar el poder de negociación de los sindicatos; a continuación, se deben reducir los gastos generales de las empresas, en especial, los salarios de los altos directivos, los pagos de los intereses y los reclamos de ganancias de los poseedores de las riquezas financieras, y por último, la composición sectorial de la economía debe separarse de las entidades financieras con demasiada participación en las ganancias.
Un fuerte compromiso político hacia el pleno empleo de por sí resultará en: la reducción de los incentivos que llevan a los bancos centrales y los ministerios de finanzas a preocuparse por lograr un índice de inflación bajo, y metas fiscales predeterminadas. Esto podría aliviar las limitaciones autoimpuestas o exógenas en el margen de adopción de decisiones, así como alentar a los administradores principales de la política macroeconómica en el plano nacional a que actúen como agentes de desarrollo. En el caso de los bancos centrales, esto significaría identificar los modos de mejorar el acceso equitativo a las fuentes financieras para las pequeñas y medianas empresas (PYME), puesto que representan una fuente importante de creación de empleo. En lo que se refiere a los ministerios de finanzas, esto implicaría hallar fuentes no inflacionarias de financiamiento, como el aumento de la relación impuestos-PIB cuando la carga fiscal sea baja, para respaldar la inversión pública en infraestructura, que es muy necesaria.
Por otra parte, la política fiscal debe tener «injerencia en la estabilización real, el pleno empleo y una distribución más equitativa del ingreso disponible.
La falencia más grave en el sistema financiero internacional es la falta de un mecanismo para frenar los desequilibrios de pago sin ejercer la presión del ajuste sobre los países deficitarios. El mercado de divisas apenas cumple su función. Está más manejado por los flujos de capital especulativo que por los ingresos comerciales, y modifica el tipo de cambio en direcciones muy cambiantes, como si fueran controladores de vuelo ebrios.
A la luz del presente desorden internacional en materia de tipos de cambio y flujo financiero, es preciso renovar los esfuerzos para crear un ámbito donde los países con déficit y superávit hagan frente por igual a las presiones de ajuste, y donde el flujo de capitales esté regulado.
Los problemas en los países europeos periféricos no son solamente el resultado de los sucesos dentro de dichos países, sino que reflejan también los grandes desequilibrios en la zona euro. Las profundas divergencias entre los miembros de la zona euro demuestran la necesidad de un enfoque más coordinado de la política económica. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento que exige a los gobiernos de la zona euro mantener un déficit fiscal inferior al 3 por ciento del PIB, no permite manejar los desequilibrios entre los países. Asimismo, tratar los desequilibrios a través de presiones sobre los países con déficit para que apliquen políticas deflacionarias, en último término, también perjudica a los países excedentarios, como Alemania, que depende del mercado de la zona euro. En efecto, Alemania es uno de los países que más se ha beneficiado del euro ya que sus principales socios comerciales ahora se encuentran sometidos a tasas de cambio irrevocables.
Que los países de la zona euro desarrollen una política económica coordinada a efectos de promover el pleno empleo que incluya, entre otras cosas, inversiones en el sector público relacionadas en particular al cambio climático. A largo plazo, propone que la Unión Europea desarrolle la capacidad de generar su propia política fiscal, mediante la centralización de su presupuesto y sus instrumentos.
Se debe concienciar a los sindicatos sobre la necesidad de desarrollar cuanto antes la capacidad de coordinar acciones y campañas. Tal debiera ser el mejor antídoto contra los pedidos actuales de más «competitividad» y de una contraproducente austeridad fiscal a escala nacional. En efecto, éste es el momento justo para que los sindicatos se transformen en verdaderos actores La libertad, la justicia social ,la democracia se necesitan mutuamente para hacerse posibles.
Los pasados años de crisis han traído a los sindicatos y a muchos otros actores una certeza: ya sea por un anhelo de justicia social, ya sea por simple y básico sentido común, se requiere un viraje fundamental de nuestra política económica nacional e internacional. Sin embargo, luego del salvamento sin precedentes de bancos e inversores financieros al que hemos asistido, la necesidad de un cambio sistémico vuelve a ser ignorada una vez más. Cuando la situación de crisis era aguda, se buscó el apoyo , pero ahora los efectos de la crisis sobre el mercado laboral se están usando para demandar más cortes de gastos y de recursos destinados a la protección de los trabajadores.
No nos hagamos ninguna ilusión. Un cambio en la política económica no se hará por acto de gracia. Dependerá de que nuestros argumentos sean persuasivos y de la movilización pública.
La crisis no ha llegado todavía a su fin. Salvando los bancos y lanzando paquetes económicos los políticos han logrado tan sólo aplacar sus síntomas.En eso han tenido más o menos éxito, según a qué país miremos. Pero las causas sistémicas de la crisis permanecen intactas.
Las restricciones impuestas a aquellos que han causado la crisis, es decir, los actores del mercado financiero, son mucho menores que el impacto sobre aquellos que fueron realmente afectados, es decir, los trabajadores:
En el mundo casi 212 millones de personas están desempleadas: son 30 millones más que en 2007.
Durante 2009 el empleo precario creció sustancialmente, dando como resultado que hoy el 50,6 por ciento de la fuerza de trabajo del mundo esté compuesta de empleos no protegidos.
El número de jóvenes desempleados en el mundo aumentó 10,2 millones en 2009, el mayor incremento desde 1991.
Considero cuatro tareas centrales: a) alcanzar el pleno empleo y una evolución de la remuneración ; b) asegurar perspectivas de futuro, oportunidades de capacitación y empleo para los jóvenes; c) superar los tipos de empleo precarios e informales, sobre todo a partir de un salario mínimo asegurado y una seguridad social universal, y d) garantizar los derechos de protección de los trabajadores y trabajadoras.
Debemos crear, además, empleos que enfrenten los grandes retos del futuro. Necesitamos hacer un viraje ecológico en la política industrial, al igual que proveer salud pública, y educación pública para brindar seguridad e iguales oportunidades para todos. Y ello no será posible sin mayores impuestos sobre la riqueza y los altos ingresos. Debemos, entonces, dar pasos decisivos para abolir los paraísos fiscales, instituir un impuesto sobre las transacciones financieras y elevar los impuestos sobre la riqueza.
Como el 40 por ciento de la riqueza del mundo está en manos de un 1 por ciento de su población, pareciera que lo apropiado, o mejor dicho, lo necesario sería financiar las medidas anticrisis a través de impuestos más altos sobre lasfortunas, las ganancias y los altos ingresos.
El mantenimiento de una economía mundial abierta exige que esa globalización económica vaya acompañada de una globalización regulatoria.En este contexto, la implementación de estándares laborales mínimos internacionales es más urgente que nunca. En su reunión en el Canadá en junio de 2010, el G-20 estuvo de acuerdo con que la consolidación fiscal era la nueva prioridad. Y el viejo y equivocado llamado a la flexibilización del mercado laboral volvía a estar nuevamente sobre la mesa, como si la desregulación del mercado de trabajo y la consecuente presión hacia abajo sobre los sueldos no tuvieran nada que ver con el problema. El G-20 no arribará a soluciones conjuntas si no se convierte en algo más que el simple garante de los intereses económicos globales.
Los empleadores recurren más al trabajo tercerizado y contratos por tiempo determinado. Por eso, defendemos el salario mínimo, igual paga para los trabajadores tercerizados y el fin de los salarios de pobreza.
Otro punto más sobre el tema de la remuneración. La creación de puestos de trabajo depende de manera crucial del desempeño de la demanda global, pero la demanda depende a su vez del desempeño del salario. Sueldos y beneficios sociales son más que costos para los negocios, son el suelo fértil del cual pueden brotar el crecimiento económico y del empleo. Por eso, es fundamental que los sueldos suban.
La recuperación económica sólo se podrá alcanzar a través de políticas de negociación más fuertes e ingresos más altos. Para esto se necesita una combinación de políticas de negociación salarial, salario mínimo legal, servicios públicos accesibles, seguridad social para todos y una política tributaria distributivamente justa.
submitted by suarep to podemos [link] [comments]


2014.08.21 11:36 istamar1 ¿cual sería el plan para apoyo a emprendedores de podemos?

Creo que uno de los trabajos mas importantes, tanto a nivel de coherencia interna para Podemos como a nivel externo como propuesta de cambio social es la formulación de una teoría solida, de unas propuestas claras, del papel de la iniciativa privada en el nuevo modelo social que se propone.
Me considero abiertamente anticapitalista, y para mi no signfica ni es incompatible con ser un defensor de la iniciativa privada. Más allá de estar completamente de acuerdo con la renacionalización de sectores estratégicos, tambien estoy a favor de la regulación del mercado, la producción, y de una reforma fiscal progresiva, esto no implica que no apoye un plan de apoyo a los emprendedores.
A nivel personal fui "emprendedor" durante 3 años, comence en plena crisis y durante un tiempo fue bien, aunque al final como muchos otros le di carpetazo al proyecto y acabe emigrando para poder pagar las deudas que me dejo la experiencia. Si me preguntais si repetiría os diría que si, sin ninguna duda, pese a todos los riesgos. Durante el 15 m apoye en Sevilla a la comisión de autoempleo y su intento de llevar a la gente las nuevas formas de organización basadas en una economía social.
En esa necesidad de teoría veo muchas lineas a delimitar, si me permitís os expongo las que veo, y veamos a donde nos lleva el debate:
1º Reforma de la figura y tributación del autónomo. Una de las cosas que más desincentivan la aparición de nuevos proyectos y pequeños negocios es el coste del autonomo. Durante los primeros tiempos puede ser un quebradero de cabeza, pues una vez pagada inversión, material, y resto de costes, dificilmente uno tiene para cubrir durante el primer año los costes que el autonomo mínimo tiene (y no es que los ahorros de las españoles sean muy grandes, ni las situaciones que le llevan a uno a emprender las mejores, ni las posibilidades de financiación tangibles) . Esto desincentiva por una parte que la gente se arriesgue y favorece la economía sumergida. De una parte habría que estudiar medidas parecidas a las que hay en otros países en los que durante el primer año hay un coste reducido del "autonomo" y una reducción de la carga fiscal, esto permitiría que mas gente se animara a emprender. Por otro lado después de este periodo se tendría que revisar una figura de aportación variable según ingresos del negocio para el pequeño autonomo, pongamos un ejemplo, ahora mis si quisieramos tener un puestecillo legal de venta de artesania en un mercadillo, si tienes que pagar al ayuntamiento por el puesto, cubrir el coste de materiales, repercutir a hacienda un 21% de IVA (quitandole las deducciones) y pagar el autonomo mínimo (180 mas o menos si eres menor de 30 y doscientos y pico si eres mayor) ¿te sale a cuenta realmente? o ¿cuanto tienes que vender para que realmente te compense hacerlo legalmente? la solución es utilizar un sistema de aportación proporcional y progresiva en correlación a los ingresos obtenidos, de modo que para las pequeñas iniciativas el coste de ser "legal" no fuese tan oneroso(sobre el IVA podemos hablar en otro apartado).
2º Reforma de los costes, tiempos y modos para la constitución de nuevas empresas, pese a que ya existen cosas como los VUE (ventanilla única empresarial) que ha agilizado en parte estas gestiones, los costes y asesoramientos siguen siendo muy limitados, ¿cuanto cobra un notario por echarle tres firmas a unos documentos de constitución? ¿no podría dicha firma y revisión ser realizada por un fedatario público dentro del propio VUE?. - favorecer la economia social, en este ambito no solo hay que seguir recorriendo los caminos del cooperativismo sino que el estado tiene que ayudar de forma activa a distintos proyectos. Uno de los obstáculos (uno de muchos) es la cuestón de la gestión. Normalmente la unión de personas en un proyecto común no implica que ninguna de ellas tenga capacidad o conocimientos de gestión, para muchos esto hace que formar una cooperativa sea "mucho lio y mucho riesgo" , la opció actual es poner gran parte de la gestión en manos externas ¿que coste tiene esto para la cooperativa y que confianza y riesgo es dejar tus cuentas en manos externas?, ¿no sería planteable o más confiable el que existiese un organo público de gestión de este tipo de empresas de economía social?.
3º reforma de la financiación de nuevas empresas. En el caso de nuevas empresas obtener financiación pasa por la mano de los bancos (entidades privadas que han cerrado el grifo de la finaciación privada a la pequeña empresa y que mal gestionan la concesión de la finaciación pública de los ICOs). Esto hace casí imposible el emprender desde cero, lo que limita las posibilidades a clases sociales ancladas en el apacalantamiento económico, o dicho de otro modo solo emprenden los que ya tienen y los que no lo hacen a un coste a veces insoportable.
Reforma de la fiscalidad empresarial.
1º Generar un impuesto de sociedades mucho más progresivo que grave más a las empresas con grandes beneficios que a los pequeños empresarios.
2º Penalizar y prohibir el uso de sociedades interpuestas para desviar la fiscalidad a otros paises con más flexibilidad fiscal. Más allá de que esto sea en sí un timo o un fraude de ley, genera que mientras que las grandes empresas pueden hacer estas obras de ingenieria financiera internacional, los pequeños empresarios soportar proporcionalmente una presión fiscal superior.
3º reforma del IVA tanto como carga tributaria para el contribuyente como propia figura tributaria. No solo es necesaria una reducción de este impuesto en bienes esenciales (comida, energía y suministros, vivienda (entendamos que no es lo mismo un piso de lujo o una segunda vivienda que la casa de una familia). En referencia a los servicios o bienes autoproducidos y comercializados debe de estar en correlación con el volumen de facturación (esto haría asumible en costes este impuesto para la pequeña economía evitando el recurso a la economía sumergida).
Regulación de la auditoría de empresas insertas en el mercado de valores y de empresas con presentación de cuentas negativas.
1º Como pueden las auditorias de empresas estar en manos privadas, o por decir de otro modo como nadie va a creer que la empresa a la que pagas una millonada por auditarte no te va a tratar "con cariño" para pasar por alto tus oscuridades... hemos tenido ejemplos múltiples de estos fallos en los últimos años.
2º Cuando una empresa presenta cuentas negativas se genera un riesgo para los trabajadores. A veces la empresa remonta, y otras se lleva por delante la vida de miles de familias. ¿No podría esa misma auditoria públcia ejercer una labor de control e información en estos casos?.
Regulación del fraude de ley, la figura de cesión de trabajadores y la externalización de servicios.
1º El outsourcing a nivel interno implica varias cosas, la primea un falseamiento de las cuentas reales de la empresa, pues en la facturación cruzada se desvían y deducen grandes cantidades de IVA que se distraen en cadenas a veces infinitas. La siguiente es cuando un servicio anteriormente interno en la empresa pasa a contratarse a otra, esto conlleva un proceso de precarización del trabajador de la subcontrata, menos salario y menos estabilidad. El recurso a contratos temporales sujetos al tiempo de la contrata a llevado en la práxis a que empresas como las de telecomunicaciones utilicen de forma circular, en un proceso continuo de cambio de servicios entre empresas. Esto impide la consolidación por una parte de un sindicalismo de base que proteja a dichos empleados en concreto y al sector en general, una precarización de las condiciones laborales, y en última instancia una desprofesionalización de ciertos sectores con los problemas que esto acarrea para el usuario.
3º Prohibición absoluta de la producción o prestación de servicios propios (internos dentro del territorio nacional o de la UE) por empresas de terceros paises que tienen condiciones laborales inferiores a las nuestras. Este punto tiene dos aspectos, destruye empleo interno, y se utiliza por empresariso para hacer fraude de ley, ya que contrata con estos paises cosas que serían ilegales en españa. Pondre un ejemplo concreto, Orange sobre el 2006 contrata renueva su externalización de la plataforma de atención al cliente con Qualitel, esta a su vez abre dos plataformas que se quedan con gran parte del servicio en sudamerica, cual es el caso concreto pues que de tener trabajadores en españa a 38 horas que en muchos casos no llegaban a mil euristas con unos sindicatos cada vez mas organizados y mas experiencia, pasan a tener trabajadores en en sudamerica a 12 horas con un salario inferior a 600 € (mucho menos), casí sin ninguno de los derechos laborales conseguidos en el sector y además sin representación sindical (ni estaba ni se la esperaba si me permitís la expresión. Con lo expuesto antes esto debería constituir un delito contra el derecho de los trabajadores y ser penado con carcel, más allá de su prohibición práctica.
Fomento del I+D, la incubadora de empresas, y medidas de apoyo al joven titulado universitario.
1º Preparación de un sistema de becas/trabajo (hay que reformar el estatuto del becario público como tal) mediante el cual gran parte de nuestros universitarios que pasan directamente a engrosar las listas del paro y vienen de carreras técnicas o de ciencias, controlado por el Centro de investigaciones cientificas, para el desarrollo de nuevos, materiales, tecnologias. Con una duración de uno o dos años según funcionamiento y proyecto.
2º Creación de una incubadora de empresas generado por el mismo sistema de becario/trabajo por nuestros estudiantes, de economicas, empresariales, derecho, publicidad, marketing, que coja los resultados positivos de los cientificos y prepare el plan de viavilidad empresarial de cada producto o cuestión para poder presentarlo a una etapa final de financiación y desarrollo.
3º creación de una convención nacional de dichos proyectos empresariales que puedan optar con el apoyo público a la financiación pública o privada, bien mediante la asunción como propia por el estado de productos referentes de sectores estratégicos, bien al crédito privado o a la formula de startups para el resto.
La verdad es que este campo hay muuuucho por hacer y decir y discutir... pero esto es lo que se me ocurre a mi. (se agredece la crítca para mejorar y seguir aprendiendo)
submitted by istamar1 to podemos [link] [comments]


Negociacion de deuda vs Consolidacion de deuda Parte (1/2) ¿EN QUE CONSISTE LA CONSOLIDACIÓN DE DEUDAS? - YouTube Consolidacion de deuda Bono Proveedores: Esperan Si legislativo para emitir deuda por $ 1800 M ¿Debemos consolidar las deudas de tarjetas de crédito? Testimonios conversatorio de maestros beneficiados por la consolidación del alivio de deuda 20-ene Crédito de consolidación  ¿Cuándo consolidar tus deudas ...

Servicios de Consolidacion de Deuda - Abogado

  1. Negociacion de deuda vs Consolidacion de deuda Parte (1/2)
  2. ¿EN QUE CONSISTE LA CONSOLIDACIÓN DE DEUDAS? - YouTube
  3. Consolidacion de deuda
  4. Bono Proveedores: Esperan Si legislativo para emitir deuda por $ 1800 M
  5. ¿Debemos consolidar las deudas de tarjetas de crédito?
  6. Testimonios conversatorio de maestros beneficiados por la consolidación del alivio de deuda 20-ene
  7. Crédito de consolidación ¿Cuándo consolidar tus deudas ...

Orlando Montiel de Paz Economica explica en que consiste la consolidación de deudas. ' La consolidación es simplemente un término financiero utilizado para d... Negociacion de deuda vs Consolidacion de deuda Parte (1/2) - Duration: 6 ... 6:25. COMO SALIR DE DEUDAS RAPIDO - EL EFECTO BOLA DE NIEVE DE LA DEUDA - Duration: 7:34. Ideas de Grandeza 159,069 ... Luego están las companias de Negociacion de Deudas las cuales son con fines de lucro y se dedican a negociar la deuda de un individuo con consecuencias mucho mas drasticas para el consumidor. Testimonios conversatorio de maestros beneficiados por la consolidación del alivio de deuda 20-ene Casa Presidencial Honduras ... Presidente en Alivio de deuda con el sector cooperativas Parte2 ... Un crédito de consolidación puedes liberarnos de las deudas fácilmente. Sin embargo, si no lo haces bien puede llevarte a otra catástrofe financiera. Hay alg... El presidente de frente oficialista en la Cámara de Diputados, sincera la expectativa por la aprobación de la Consolidación de deudas que permitirá refinanciar $ 1500 M de la deuda flotante de ... Negociacion de deuda vs Consolidacion de deuda Parte (1/2) - Duration: 6:25. ... La Realidad De La Crisis Hipotecaria Del 2020, ¿Cómo Sobrevivirla y Cuándo Deberías Invertir?